¿Que es la Tecnologia Disruptiva? Definición y Ejemplos

Cómo definir la tecnologia disruptiva o tambien conocida como «innovación disruptiva«. A menudo se contrasta con la «innovación incremental» y, al hacerlo, no se está necesariamente muy adelantado porque da la impresión de que se trata simplemente de una «gran innovación incremental». Este punto de vista también puede llevar a sobrestimar la naturaleza tecnológica de la innovación de vanguardia o innovación radical.

Tecnología disruptiva, innovacion disruptiva o innovacion radical serian terminos similares.

¿Qué es exactamente la tecnología disruptiva?

Hablar de tecnología disruptiva requiere de algo que se rompa. La idea más aceptada hoy en día es que lo que cambia radicalmente ante una innovación revolucionaria son los usos y hábitos de consumo

1. Esta innovación radical trastorna el mercado y hace que el iniciador de la innovación sea la referencia a seguir

2. Por ejemplo, para saber si la «tarjeta inteligente» es una innovación revolucionaria, no hay que preguntarse si se trata de un rendimiento tecnológico, sino más bien preguntarse: ¿qué ha revolucionado con su adopción los hábitos de los consumidores, los comerciantes y las redes bancarias?

Para tomar otro ejemplo muy clásico, Facebook (y más en general las redes sociales) no nacieron de un avance tecnológico sino de la invención de un nuevo uso que ya era posible gracias al estado de la tecnología en ese momento.

La idea era permitir que los usuarios de Internet utilizaran la Internet y las tecnologías ya disponibles, pero de una manera radicalmente nueva: simplemente iban a poder producir contenidos por sí mismos para compartir, mantener y aumentar la red de sus relaciones.

Los usuarios de Internet ya podían producir su propio contenido (crear un sitio web, espacios personalizados en sitios como MySpace, …) pero se les ofrecían nuevas posibilidades que respondían a una necesidad (contacto, vínculo social, narcisismo, …) y se reforzaban con una ergonomía muy marcada (facilidad de uso).

Por lo tanto, es totalmente posible prever una innovación revolucionaria sin un avance tecnológico. Tenemos que deshacernos completamente de la idea de que la innovación desestabilizadora tiene necesariamente su origen en la investigación y sus resultados, en los ingenieros y los avances tecnológicos.

Una vez dicho esto, podemos intentar calificar y comprender mejor los vínculos entre la innovación disruptiva y las tecnologías disruptivas.

Innovación disruptiva: el papel de la tecnología

Como hemos visto, la innovación radical no es lo mismo que la tecnología radical. El significado de la palabra tecnología es extremadamente amplio y permite afirmar que cualquier proyecto, ya sea innovador o no, se basa en la tecnología (cuando fabricamos un nuevo producto, por supuesto, pero también cuando diseñamos un nuevo servicio o una plataforma web, nos basamos en la tecnología).

El término «tecnología disruptiva» aparece en un libro publicado en 1997, The Innovator’s Dilemma. El autor, Clayton M. Christensen, es ahora mundialmente famoso.

Clayton M. Christensen

Luego publicó un segundo libro (The Innovator’s solution) en el que utiliza el término más genérico de innovación radical porque reconoce que pocas tecnologías son intrínsecamente disruptivas o continuas. Por el contrario, es su uso estratégico lo que tiene un efecto disruptivo.

Para una mejor comprensión del concepto de las tecnologías disruptivas, véase el libro a continuación. El autor trae muchos ejemplos de nuestra vida cotidiana, lo que nos permite comprender los conceptos que desarrolla.

Después de indagar en el concepto de tecnología, el autor ha escrito sobre la «innovación disruptiva» en un segundo libro, concepto que aporta la dimensión del uso y permite liberarse de la ambigüedad inicial entre ambos conceptos (solución del innovador).

El dilema de Christensen se basa en la observación de que las empresas (especialmente las de éxito) a veces hacen demasiado hincapié en la satisfacción de las necesidades actuales de sus clientes. Estas compañías eventualmente serán superadas y fracasarán a menos que sean capaces de anticipar las futuras necesidades de sus clientes. Para ilustrar su punto, el autor cita numerosos ejemplos (computadoras, batidos, mini-molinos). El problema es que la mayoría de las organizaciones rechazarán las innovaciones que aborden las necesidades futuras precisamente porque los clientes no las necesitan hoy y, por lo tanto, no las venderán inmediatamente.

Entre los ejemplos (recientes o no) de tecnologías disruptivas se incluyen :

  • descargar música y compartir archivos vs. disco compacto
  • el libro digital contra el libro de papel
  • El comercio electrónico frente a las tiendas físicas
  • Software libre versus software propietario
  • vídeo a la carta por Internet y televisión por banda ancha en Internet frente a la televisión por aire y por cable
  • La voz sobre IP frente a los teléfonos tradicionales y móviles
  • reproductores portátiles de MP3 contra reproductores portátiles de casetes
  • y CD fotografía digital vs. fotografía tradicional
Más en Nanova ||  La exposición al cadmio en el útero está relacionada con un mayor riesgo de asma y alergias en los recién nacidos

Estos desarrollos tecnológicos no son en sí mismos suficientes para ser llamados innovaciones. Por el contrario, hacen posible, «apoyan» el desarrollo de nuevas ofertas que conquistarán un determinado segmento de clientes. Es este estrecho vínculo el que a veces lleva a la confusión entre los dos conceptos.

¿Cómo funciona?

Los dos tipos de disrupciones

Como se ilustra en el diagrama anterior, las nuevas tecnologías, cuando aparecen, no son todavía óptimas en cuanto a su rendimiento. Por lo tanto, son los clientes que no necesitan todo el rendimiento proporcionado por las tecnologías de la competencia los primeros en interesarse. Esto es lo que Christensen llama la disrupción inferior.

El autor también habla de una disrupción en los nuevos mercados, cuando la innovación permite dirigirse a clientes que antes no eran atendidos por las empresas establecidas (en este caso, se pueden buscar puntos comunes con la estrategia del Océano Azul).

Puedes ver un resumen del libro de Christensen abajo

La disrupción de fondo se produce cuando la tasa de mejora de los productos supera la tasa de aprendizaje y adopción del nuevo rendimiento por parte de los clientes. Así, a partir de cierto punto, el rendimiento del producto excederá las necesidades de ciertos segmentos de clientes. A partir de ese momento, una tecnología de vanguardia puede llegar al mercado y ofrecer productos de rendimiento inferior a los productos basados en la tecnología tradicional, pero que son suficientes para satisfacer a determinados clientes. Así es como la nueva tecnología entra en el mercado.

La empresa desestabilizadora intentará naturalmente mejorar sus márgenes, que en principio son limitados porque se refieren a productos de conveniencia. Así, innovará para satisfacer a los segmentos superiores de la base de clientes. Las empresas establecidas no emprenderán una guerra de precios contra un producto más simple con menores costos de producción, por lo que se centrarán en los segmentos de clientes más exigentes y atractivos. Gradualmente las empresas tradicionales verán reducirse sus cuotas de mercado y cuando la tecnología disruptiva sea capaz de satisfacer los segmentos más exigentes del mercado la tecnología tradicional desaparecerá.

Las perturbaciones del mercado se producen cuando un producto es «inferior» según las medidas de rendimiento tradicionales pero es adecuado para un segmento de mercado emergente, un nuevo mercado o un nuevo uso. En la industria de los disquetes de almacenamiento, por ejemplo, las nuevas generaciones de disquetes más pequeños eran más caras y tenían menos capacidad que los disquetes existentes. Como el tamaño no era un factor importante para las primeras generaciones de computadoras, estas nuevas unidades de disquete se veían peor en todos los aspectos. Pero con el desarrollo de las computadoras personales y portátiles el tamaño se convirtió en un criterio importante y estas unidades dominaron rápidamente el mercado.

Esto es lo que se muestra en el diagrama anterior (nueva ruptura de mercado en marrón y ruptura inferior en la transición de la línea verde superior a la línea verde inferior cuando el rendimiento de la nueva solución alcanza las necesidades y requerimientos del mercado).

Las «cargas» de los jugadores existentes

Sin embargo, hay que tener cuidado de no sistematizar este esquema, que no siempre funciona: no todas las tecnologías disruptivas tienen un rendimiento inferior. Hay muchos casos en los que la nueva tecnología es superior a la existente en términos de rendimiento y, sin embargo, no es adoptada por los principales agentes del mercado.

Los mini-molinos han conquistado un mercado frente a los actores tradicionales frenados por los costos generados por la adopción de esta nueva tecnología.

Esto ocurre cuando se ha invertido un capital importante en la tecnología tradicional (para el aparato de producción, pero también para los recursos humanos, la formación, etc.).

Para cambiar, un actor existente no sólo debe invertir en nueva tecnología sino también reemplazar su infraestructura existente (los costos de desmantelamiento pueden ser significativos). Puede ser más interesante amortizar las inversiones ya realizadas mientras la tecnología disminuye. Esta situación a veces explica la actitud de espera que algunas empresas pueden dar cuando están siendo despedazadas. Los nuevos jugadores no se enfrentan a tal elección.

Según Christensen, los mini-molinos (diagrama de al lado) son un buen ejemplo de una tecnología que se ha vuelto tan eficiente como las tecnologías tradicionales pero que no ha sido rápidamente adoptada por los actores existentes debido a los costos de desmantelamiento e inversión.

Comparte en:
Martín González Soto

Martin González Soto (n. en 1974 en la Santiago de Chile), nacionalizado Español  en 1999, es un profesor de robotica aplicada e informática de la Universidad Libre de Madrid, en España, y un reconocido experto en redes neuronales artificiales e inteligencia artificial.