¿Cuales son las ventajas y desventajas de los alimentos transgénicos en la salud de las personas, así como en el medio ambiente?

Los alimentos modificados genéticamente o alimentos transgénicos, también conocidos como alimentos GM (GM = Genéticamente Modificados), se refieren a los alimentos como animales o plantas cuya composición genética ha sido alterada para hacerlos crecer, mantenerse frescos y otros beneficios que harán la vida humana más sencilla. El concepto de alimentos genéticamente modificados (GM) ha existido durante muchos años. El cruce de plantas, como diferentes tipos de maíz, se ha aplicado anteriormente con el propósito de transferir un rasgo deseable de una especie vegetal a otra (Whitman, 2000). Sin embargo, se requiere una cantidad sustancial de tiempo para obtener un resultado específico. Esto se debe a que todos los genes se unen y se requieren numerosos intentos para producir descendientes con el rasgo preferido. Los tomates son el primer cultivo transgénico introducido en el mundo. Los tomates desarrollados por Monsanto entraron en el mercado en 1994 después de la aprobación de la FDA de EE.UU.

En 2008, los «procedimientos de consulta» de la FDA de los Estados Unidos sobre los alimentos modificados genéticamente se completaron con un total de 111 productos alimenticios modificados genéticamente. Según Grocery Manufacturers of America, las plantas genéticamente modificadas son los ingredientes de entre el 70 y el 75 por ciento de todos los alimentos procesados disponibles en las tiendas de comestibles de EE.UU. (centerforfoodsafety.org, s.d.). Los defensores de los alimentos genéticamente modificados, como los economistas, científicos e investigadores, proceden de diversos sectores, así como de las industrias agrícolas y alimentarias.

Aunque los alimentos modificados genéticamente suscitan muchas preocupaciones en cuanto a su seguridad y a las consecuencias de su consumo, la verdadera pregunta que se plantea la sociedad es si estos alimentos modificados genéticamente deben prohibirse en beneficio de la humanidad.

Aunque se sabe que los alimentos transgénicos desencadenan reacciones alérgicas y toxicidades, son peligrosos para el medio ambiente y costosos, no deberían prohibirse porque se ha confirmado que son beneficiosos para la salud humana, respetuosos con el medio ambiente y capaces de mejorar la calidad y la cantidad de los rendimientos.

Este informe se centra principalmente en los beneficios de los alimentos modificados genéticamente para la humanidad. Las razones por las que los alimentos GM no deberían ser prohibidos son las que se exponen en este informe. Los comentarios y opiniones personales de numerosos profesionales se incluyen en este informe para mostrar los evidentes beneficios de los alimentos GM. Este informe no se limita a ninguna región o país en particular, sino que se evalúa desde un punto de vista global. Esto se debe a que los alimentos GM están presentes en casi todos los países del mundo. Además, para satisfacer las necesidades cada vez mayores de los seres humanos, los cultivos convencionales están siendo reemplazados genéticamente por cultivos GM.

Beneficios para la salud humana

Los alimentos transgénicos traen muchas ventajas a la humanidad. En primer lugar, los alimentos GM que fueron diseñados genéticamente son capaces de mantener una salud humana favorable y enriquecer el bienestar de sus consumidores. Esto se debe a que pueden eliminar el problema de malnutrición que enfrenta el mundo actual y los cultivos transgénicos pueden ser modificados para convertirse en vacunas comestibles y reducir así la vulnerabilidad a las enfermedades. Los problemas de malnutrición pueden resolverse introduciendo alimentos genéticamente modificados enriquecidos con nutrientes de los que carecen los seres humanos, como la vitamina D y el hierro, que causarán raquitismo en los niños u osteoporosis en los adultos de edad avanzada, así como deficiencia de hierro. La susceptibilidad a una determinada enfermedad puede reducirse si se añaden vacunas comestibles a los alimentos modificados genéticamente, como el plátano modificado genéticamente (Whitman, 2000). La hepatitis B puede prevenirse comiendo estos plátanos modificados genéticamente.

Resuelve los problemas de malnutrición

Los alimentos modificados genéticamente pueden eliminar los problemas de malnutrición a los que se enfrenta la humanidad hoy en día. Se pueden insertar vitaminas y minerales en los cultivos genéticamente modificados, como el arroz genéticamente modificado, para que los seres humanos sean más saludables. El arroz modificado genéticamente contiene grandes cantidades de vitamina A en comparación con el arroz no modificado genéticamente. El aumento de la vitamina A en el arroz transgénico podrá facilitar considerablemente el tratamiento de la diarrea en los lactantes y reducir las posibilidades de que se diagnostique ceguera nocturna en los seres humanos (Gola, 2005).

El otro problema de malnutrición al que suelen enfrentarse los seres humanos es la deficiencia de hierro. Según la Organización Mundial de la Salud (2009), aproximadamente 2.000 millones de personas dan positivo en las pruebas de deficiencia de hierro. Por ello, los investigadores han invertido en arroz modificado genéticamente intensificando el contenido de hierro en el arroz pulido para resolver el problema de la deficiencia de hierro. Los genes que se insertaron en los alimentos GM tienen un efecto positivo en la acumulación de hierro en el grano de arroz, lo que hace que el arroz GM contenga 6 veces más hierro que la variedad original (ScienceDaily, 2009).

Algunos cultivos transgénicos tienen ventajas médicas

Algunos cultivos transgénicos se modifican para convertirse en vacunas comestibles que pueden reforzar el sistema inmunológico de los humanos. Algunos cultivos GM se han insertado con secuencias de ADN que codifican los anticuerpos en su genoma (Dickinson, 2009). Esto permite que los cultivos produzcan antibióticos en sus células. Los cultivos transgénicos como el plátano, el tomate y la patata han sido alterados para contener antígenos bacterianos o de rotavirus. Se pueden hacer vacunaciones a gran escala introduciendo vacunas comestibles para los pacientes, lo que hace que las vacunaciones de estas enfermedades sean considerablemente más fáciles, indoloras y accesibles. Por sí mismos, los anticuerpos contenidos en esos alimentos modificados genéticamente podrán mejorar el sistema inmunológico de los cuerpos humanos para combatir los patógenos cuando se consumen por vía oral. Por lo tanto, no será raro en un futuro próximo cuando los humanos puedan simplemente ingerir tomates GM en lugar de esperar en fila para ver a un médico.

Peligros para la salud humana

Los opositores a los alimentos transgénicos afirman que éstos son potencialmente peligrosos para la salud humana. Afirman que los alimentos transgénicos desencadenarán alergias en el cuerpo humano si se comen. Existe la posibilidad de que se cree un nuevo alérgeno y que los individuos susceptibles presenten síntomas de reacciones alérgicas cuando se introduce un gen extraño en un cultivo. Aunque así sea, esta afirmación es débil.

Los alimentos transgénicos están diseñados genéticamente para eliminar las proteínas que causan alergias. Como tales, no contienen proteínas potencialmente dañinas en comparación con los alimentos no modificados genéticamente, como los cacahuetes, los cereales y los huevos. La producción de alimentos transgénicos hipoalergénicos sería un producto deseado, ya que estos alimentos poseerán la capacidad de disminuir notablemente el peligro de reacciones adversas. Esto ofrece la posibilidad de que las personas sensibles a los alérgenos los consuman, lo que les permite disfrutar del placer de poder comer alimentos a la par que las personas normales (Herman, 2003).

Además, los cultivos GM reducirán los herbicidas en los cultivos que puedan causar reacciones en nuestro cuerpo. Los cultivos GM que se modifican para ser resistentes a los insectos reducirán la cantidad de herbicidas utilizados por los agricultores que causarán problemas de salud. Se ha descubierto que la señalización hormonal en las células humanas está alterada por un herbicida común en los Estados Unidos (ScienceDaily, 2008). En otro caso reivindicado por Gammon (2009), se ha descubierto que un herbicida muy vendido, el Roundup, magnifica la toxicidad en las células humanas. Por lo tanto, los cultivos genéticamente modificados que aumentan la resistencia a las plagas pueden eliminar completamente el uso de herbicidas y herbicidas, protegiendo así a los consumidores de las enfermedades inducidas por los herbicidas.

Amigable con el medio ambiente

Uno de los beneficios de la introducción de alimentos GM es que la plantación de cultivos GM es favorable para el medio ambiente. En la actualidad, nuestro mundo se ve afectado por el problema de la contaminación. Para rectificar este problema, los cultivos GM se modifican para que sean resistentes al ataque de insectos y plagas, así como a los herbicidas. Además, otro proceso que se aplica en un esfuerzo por hacer que los cultivos GM sean respetuosos con el medio ambiente es la fitorremediación. Por lo tanto, la contaminación puede reducirse en gran medida y finalmente eliminarse por completo.

Resistencia a los insectos y plagas

Los cultivos transgénicos pueden ser modificados genéticamente para mostrar resistencia a las plagas. Los cultivos transgénicos pueden ser alterados genéticamente para contener un gen que codifica para una proteína específica que es tóxica para las plagas. Los agricultores suelen utilizar muchas toneladas de pesticidas químicos anualmente. Los consumidores no desean consumir alimentos que han sido tratados con plaguicidas debido a los posibles riesgos para la salud, y el exceso de residuos debido al uso agrícola de plaguicidas y fertilizantes podría contaminar y dañar el medio ambiente.

La aplicación de plaguicidas químicos puede eliminarse mediante el cultivo de plantas modificadas genéticamente, como el maíz B.t. El maíz B.t. está diseñado para poseer en su composición genética genes que codifican la creación de la toxina B.t., que sólo responde específicamente a determinadas especies de larvas de insectos y no afectará a otras formas de vida. Otras características ecológicas de las toxinas de B.T. incluyen la biodegradabilidad y la seguridad para otros organismos vivos. Las variedades de remolacha azucarera así como las semillas oleaginosas de invierno que han sido modificadas para inducir la tolerancia a herbicidas específicos fueron examinadas por el proyecto Bright (Black, 2004).

Fitorremediación

La fitorremediación se define como la rectificación de los problemas ambientales mediante el uso de plantas que alivian el problema ambiental sin necesidad de reubicar y eliminar los materiales contaminantes en otro lugar. Los cultivos de alimentos genéticamente modificados pueden ser alterados genéticamente para que presenten características preferibles, especialmente la capacidad de ciertas plantas llamadas hiperacumuladores para bioacumular, degradar o hacer inofensivos los contaminantes del suelo, el agua o el aire (Wikipedia, 2010).

Más en Nanova ||  ¿Bacterias para ser utilizadas en electrónica? No es una posibilidad lejana

Por ejemplo, los genes de los árboles pueden ser manipulados y conformados para absorber más gas de dióxido de carbono, CO2 y por lo tanto, reduciría el riesgo de calentamiento global. La contaminación por metales pesados en suelos y aguas subterráneas contaminadas también puede ser mitigada por el uso de tales plantas. Citando a Kochian (2004), «Los suelos y las aguas contaminados plantean importantes problemas ambientales, agrícolas y de salud humana en todo el mundo. Estos problemas pueden resolverse parcialmente mediante una nueva tecnología emergente: la fitorremediación».

Contaminación y contaminación del suelo

Quienes se oponen a los alimentos genéticamente modificados afirman que los cultivos resistentes a los herbicidas sólo alentarán a los agricultores a aumentar la cantidad de herbicida utilizada, ya que los cultivos ya son inmunes al herbicida utilizado y no se verán afectados. Con el fin de matar las plagas que dañarán los cultivos, aumentan la cantidad del determinado herbicida utilizado para erradicar las plagas de forma extensiva. Esto da lugar a la contaminación del suelo debido al uso excesivo de herbicidas para matar las plagas a un ritmo más rápido para reducir el daño infligido a los cultivos, con lo que el terreno se vuelve infértil o que los cultivos que se cultivan en él pueden contener trazas de contaminantes y es peligroso en caso de que se consuman.

Sin embargo, esa afirmación es sólo una suposición. Como ha declarado Monsanto (s.f.), la aplicación de cultivos resistentes a los herbicidas puede reducir el número de pulverizaciones de herbicidas necesarias para mantener a raya las plagas y esto promoverá el uso de herbicidas ambientalmente fiables, incluso cuando se utilicen con moderación. En el caso de algunos cultivos, no resulta rentable eliminar las malas hierbas por medios físicos como la labranza, por lo que los agricultores suelen pulverizar grandes cantidades de diferentes herbicidas (herbicidas para eliminar las malas hierbas) para destruir las malas hierbas, un proceso largo y costoso que requiere cuidado para que el herbicida no dañe la planta del cultivo o el medio ambiente. Las plantas de cultivo diseñadas genéticamente para ser resistentes a un herbicida eficaz podrían ayudar a prevenir el daño ambiental reduciendo la cantidad de herbicidas necesarios.

Por ejemplo, Monsanto ha creado una cepa de soja genéticamente modificada para que no se vea afectada por su producto herbicida Roundup. Un agricultor que cultive esta soja sólo necesitará un tipo de herbicida en cantidades moderadas en lugar de varios tipos, reduciendo así el costo de producción y limitando los peligros de la escorrentía de desechos agrícolas.

Mejorar la calidad y la cantidad

Dado que la población del mundo crece sustancialmente cada año, se ejerce una presión considerable sobre los recursos de tierras aptas para la plantación, el agua, la energía, así como sobre otras reservas biológicas para suministrar alimentos suficientes y mantener al mismo tiempo la coherencia del ecosistema. Como han afirmado el Banco Mundial y las Naciones Unidas, aproximadamente entre 1.000 y 2.000 millones de seres humanos sufren de malnutrición, lo que significa un signo de escasez de alimentos, bajos ingresos y escasa asignación de los suministros de alimentos (Pimentel, Huang, Cordova, Pimentel, 1996). La introducción de alimentos modificados genéticamente ha aliviado en gran medida el problema. Los cultivos GM se modifican para producir mayores cantidades de rendimiento y aumentar el valor nutritivo de los alimentos derivados de los cultivos.

Solución para la crisis alimentaria mundial

Cantidades sustanciales de rendimiento son capaces de resolver la crisis alimentaria mundial. Las súplicas desesperadas para que los países más ricos y prósperos utilicen la ingeniería genética para dilucidar las hambrunas son el resultado de que miles de personas pierdan la vida diariamente y millones estén al borde de la inanición. Al revisar la composición genética de las cepas vegetales, la biotecnología podrá reducir notablemente el hambre en el mundo. Los cultivos pueden ser diseñados para resistir a las enfermedades, resultando en que la cantidad de rendimiento sucumba a las enfermedades para disminuir. En otro caso, los cultivos resistentes al frío pueden beneficiar a los países que soportan el invierno durante todo el año. En esos países se pueden cultivar variantes extremadamente limitadas de cultivos debido a las condiciones extremas del medio ambiente presente. Al asimilar un gen que permite que el cultivo resista a temperaturas tan bajas, se aumenta la gama de cultivos plantados y se reduce la cantidad de cultivos que mueren a causa del frío.

Aumentar la calidad de los cultivos

La calidad de los cultivos genéticamente modificados es considerablemente mayor que la de los no modificados debido a su mayor vida útil. Cuando un cultivo madura, las bacterias y los hongos son atraídos, catalizando aún más el proceso de descomposición. Por ejemplo, los tomates más firmes poseen una mayor relación sustancia/agua, lo que hace que se pudran a un ritmo más lento y mucho más retrasado. Además, el aspecto exterior y el sabor de la fruta no se ven afectados, la fruta es capaz de soportar transportes más largos que requieren más tiempo, y la cosecha del cultivo GM puede hacerse simultáneamente.

Preocupación económica

Los adversarios de los alimentos genéticamente modificados afirman que la introducción de alimentos genéticamente modificados dará lugar a preocupaciones económicas. La comercialización de los alimentos GM es cara y lleva mucho tiempo, y las empresas de agro-biotecnología están interesadas en asegurar ingresos rentables para sus inversiones. Como se han patentado numerosas técnicas de manipulación genética y cultivos GM, la violación de los derechos de autor es una de sus mayores preocupaciones. De este modo, el precio de las semillas aumentará hasta el punto de que los pequeños agricultores y los países del tercer mundo no pueden permitirse el coste de estas semillas, ampliando así la brecha entre la población rica y la pobre. Aunque así sea, este argumento es débil y no tiene una base sólida.

Los agricultores tienen la oportunidad de cosechar cantidades exponenciales de beneficios por el cultivo de plantas transgénicas. Se puede ahorrar dinero en la cantidad de pesticidas utilizados, y se requiere un período de tiempo más corto para producir un rendimiento deseable. Los alimentos GM son precisos en su composición, y los genes no deseados pueden ser reemplazados por genes preferidos incorporados con los diversos beneficios y ventajas. Esos cultivos también pueden modificarse para que muestren resistencia a las sequías o tolerancia a la salinidad. Dado que la población mundial aumenta a un ritmo alarmante y que se necesitan más tierras para el desarrollo en lugar de para la plantación, los agricultores pueden plantar cultivos en tierras que antes no eran aptas para el cultivo. Los cultivos transgénicos capaces de prosperar y florecer en condiciones desfavorables y ambientes extremos podrán entonces beneficiar a la humanidad.

Recomendaciones

En primer lugar, los alimentos transgénicos deben ser legalizados y comercializados en todo el mundo. Los gobiernos deberían mostrar su estímulo financiando e invirtiendo en la investigación relativa a la producción y el ensayo de alimentos GM. Los científicos también deben exponer los beneficios y la seguridad del consumo de alimentos GM al público para reconfortar sus dudas respecto a los alimentos GM.

Además, el precio de los alimentos GM debe ser controlado y subsidiado por el gobierno. De esta manera, los alimentos GM pueden ser costeados por la población de la clase trabajadora. Los defensores de los alimentos GM deben mostrar su apoyo a la legalización de los alimentos GM comprando alimentos GM y difundiendo noticias sobre los beneficios de los alimentos GM.

Sin embargo, la investigación y la creación de alimentos GM debe ser monitoreada de cerca para que no se creen productos que puedan dañar a sus consumidores bajo ninguna circunstancia. Se deben llevar a cabo numerosas pruebas y exámenes de seguridad para asegurar que sus efectos secundarios no sean perjudiciales para la salud humana. De este modo, se podrán abrir mejores perspectivas para la humanidad en un futuro en el que la hambruna y la malnutrición en el mundo ya no sean una crisis y en el que la salud humana pueda mantenerse mediante la ingesta de alimentos modificados genéticamente.

Para terminar…

Los alimentos transgénicos han suscitado mucha controversia en muchas naciones del mundo. La gente sigue indecisa en su elección de consumir productos que contienen alimentos GM. Es cierto que las dudas relativas a los alimentos GM estaban muy extendidas cuando se presentaron por primera vez al público, pero a través de muchos años de análisis experimentales, así como de pruebas de seguridad, se ha confirmado que los alimentos GM son seguros para el consumo humano, con numerosos beneficios adicionales. De hecho, los alimentos GM son esenciales ahora para resolver la crisis de hambre y escasez de alimentos en todo el mundo. La aceptación de los alimentos GM está empezando a aumentar significativamente a lo largo de los años, ya que cada vez más personas están convencidas de sus beneficios en términos de costo, salud y naturaleza.

Por lo tanto, no se puede negar que los alimentos GM deben ser legalizados para el beneficio de la humanidad. Como se menciona en el informe, los alimentos GM promueven la buena salud humana, son respetuosos con el medio ambiente y (). Por lo tanto, es irrefutable que sus ventajas superan totalmente sus desventajas y que los alimentos GM son el camino a seguir para asegurar un futuro más brillante para nosotros y para el mundo entero.

Comparte en: