¿Usar un sostén puede afectar la salud?

Hay muchos informes contradictorios sobre si usar un sostén es bueno o malo para la salud. La evidencia científica respalda algunos de estos informes, mientras que otros parecen estar basados ​​en mitos.

Aquí, observamos la evidencia científica sobre los pros y los contras de usar un sostén en comparación con ir sin sujetador. Investigamos qué efecto, si lo hay, cualquiera de las prácticas tiene en la salud de una persona.

Hay poca evidencia científica que sugiera que usar un sostén puede afectar la salud de una persona.

Hay un par de mitos sobre ir sin sostén que no tienen ningún respaldo científico:

Mito 1: ir sin sujetador promueve la flacidez

Un mito acerca de ir sin sostén es que los senos se hundirán sin sostén para sostenerse.

Muchos factores pueden conducir a la flacidez de los senos, que incluyen:

  • genética
  • peso
  • el proceso de envejecimiento natural

Sin embargo, no hay suficiente evidencia científica que sugiera que ir sin sostén hará que los senos se hundan.

Mito 2: ir sin sujetador reduce el riesgo de cáncer de seno

Otro mito sobre ir sin sostén es que podría reducir el riesgo de una persona de desarrollar cáncer de seno.

Este mito se basa en la idea de que usar un sostén afecta el drenaje linfático, que es el proceso que ayuda a eliminar toxinas y productos de desecho del cuerpo. Un problema con el drenaje linfático puede hacer que estas sustancias se acumulen en el torrente sanguíneo, lo que puede aumentar el riesgo de que una persona desarrolle cáncer.

De acuerdo con la Sociedad Americana del Cáncer, no hay evidencia científica para asociar el uso de un sostén con cáncer de seno. Señalan que un estudio del 2014 de 1.513 mujeres posmenopáusicas no encontraron relación entre usar un sostén y el riesgo de cáncer de seno.

Este mito puede provenir del hecho de que las personas con sobrepeso tienden a tener mas grande senos y, por lo tanto, son más propensos a usar un sostén. Tener sobrepeso u obesidad es un factor de riesgo conocido para desarrollar cáncer de seno.

De acuerdo con un estudio del año 2000, usar un sostén u otra prenda ajustada por la noche podría afectar el ciclo de sueño-vigilia de una persona.

Los investigadores encontraron que la presión nocturna de las prendas ajustadas causó un aumento en la temperatura corporal central y una disminución de la melatonina. La melatonina es una hormona que ayuda a regular el ciclo de sueño-vigilia. Una disminución de la melatonina puede afectar la calidad del sueño.

Este estudio a pequeña escala monitoreó a 10 participantes durante un período de 58 horas. Se necesitan más investigaciones que involucren a más participantes y una mayor duración del estudio para respaldar los hallazgos.

No hay evidencia científica que sugiera que usar un sostén que se ajuste correctamente durante el día tiene algún efecto negativo en la salud.

Sin embargo, un sujetador que no le queda bien puede causar dolor en el cuello y los músculos del pecho.

Las correas de hombro excesivamente apretadas también pueden afectar los hombros. En aquellos que usan sostén, las correas de los hombros son uno de los principales soportes para los senos. Durante varios años, esta tensión puede causar un surco permanente en el tejido blando de los hombros.

También puede haber un vínculo entre usar un sostén mal ajustado y buscar una cirugía de reducción mamaria. Un estudio del 2003 descubrió que de 102 mujeres sometidas a este procedimiento, todas habían usado el tamaño incorrecto de sujetador. El uso de un sostén mal ajustado puede empeorar los síntomas que hacen que las personas busquen una cirugía de reducción mamaria.

Los investigadores concluyeron que las personas deben asegurarse de usar un sostén que se ajuste correctamente antes de considerar someterse a una cirugía para reducir el tamaño de sus senos.

Ir sin sujetador o usar el tamaño incorrecto del sujetador puede ser una barrera para hacer ejercicio para algunas personas. La falta de ejercicio puede causar una variedad de problemas de salud.

Más en Nanova ||  Gracias al Covid, se desarrolla un nuevo método de desinfección del agua

En una encuesta del 2013 de 249 mujeres, el 17% informó que sus senos eran una barrera para el ejercicio. Algunas de las razones clave para esto incluyen:

  • vergüenza por el movimiento excesivo de los senos
  • ser incapaz de encontrar el sostén deportivo adecuado
  • Aumento del dolor en los senos debido al ejercicio vigoroso y la falta de apoyo adecuado de los senos

Los investigadores señalaron que un mejor conocimiento de la salud de los senos condujo a un mayor uso de un sostén deportivo, lo que resultó en un mayor nivel de ejercicio entre los participantes.

Al elegir un sostén deportivo, las personas deben buscar opciones que brinden el mayor apoyo. Un estudio del 2015 investigó los efectos de usar un sostén deportivo durante la carrera. Los hallazgos sugieren que los sostenes deportivos que ofrecen un alto nivel de apoyo pueden reducir el dolor en los senos, particularmente en personas con senos más grandes.

El especialista en medicina deportiva Prof. Jean-Denis Rouillon realizó un estudio de 15 años para evaluar si los sostenes causan flacidez. En el estudio participaron 330 mujeres de 15 a 35 años.

Los hallazgos de Rouillon sugirieron que usar un sostén puede debilitar los músculos del tórax, promoviendo así la flacidez. Rouillon concluyó que ir sin sostén alienta a los músculos del pecho a trabajar más para elevar los senos.

No hay un estudio publicado oficialmente de los hallazgos de Rouillon ni una revisión por pares. Como tal, no es posible evaluar la validez de la investigación.

Marco Klinger, Jefe de la Unidad Operativa de Cirugía Plástica en Hospital de Investigación Humanitas en Italia, afirma que el estudio es demasiado pequeño para ser una representación precisa de la flacidez de los senos en la población general.

Según Klinger, es probable que una amplia gama de variables afecte la flacidez de los senos. Éstos incluyen:

  • envejecimiento
  • genética
  • cambios de peso
  • fases hormonales normales
  • el embarazo

En general, no hay suficiente evidencia científica para sugerir que usar un sostén o ir sin sujetador tiene algún efecto sobre la flacidez.

Sin embargo, para las personas con senos más grandes, apoyar los tejidos conectivos de los senos con un sostén puede ayudar a reducir la tasa de flacidez.

De acuerdo a un estudio del 2013, los senos grandes están asociados con los siguientes síntomas:

Muchas personas con senos grandes afirman que sus senos son la causa de su dolor de espalda. Sin embargo, de acuerdo con el Instituto de Investigación de Salud de la Mujer de la Universidad Northwestern, incluso los senos grandes rara vez son la causa principal del dolor de espalda.

En cambio, el dolor de espalda puede deberse a:

  • usar un sostén que le queda mal
  • tener sobrepeso u obesidad
  • lesión de los músculos de la espalda
  • irritación de los nervios espinales
  • osteoporosis o debilitamiento de la columna vertebral
  • el embarazo

Usar un sostén que le quede bien puede ayudar Mejorar la postura y prevenir el dolor de espalda, especialmente en personas con senos más grandes.

Las personas que continúan experimentando dolor de espalda deben consultar a un médico. El dolor de espalda crónico podría indicar un problema de salud subyacente.

No hay suficiente evidencia científica para confirmar si el uso de un sostén o no puede provocar que los senos se hundan o cambien de forma.

Tampoco hay pruebas suficientes para sugerir que usar un sostén que se ajuste correctamente tiene efectos negativos en la salud. De hecho, las personas con senos más grandes pueden encontrar que usar un sostén que se ajuste correctamente mejora su postura y reduce el dolor de espalda. En contraste, usar el tamaño incorrecto de sostén puede causar dolor e incomodidad.

Un sostén deportivo que se ajuste correctamente puede ayudar a sostener los senos y reducir el dolor en los senos durante la actividad física, lo que puede alentar a una persona a hacer más ejercicio. El ejercicio regular puede ayudar a las personas a mantener un peso moderado, reduciendo así el riesgo de desarrollar cáncer de seno.

Comparte en: