Robots subacuáticos, qué son y cómo funcionan

En el campo de la robotica submarina, un robot subacuático es un robot sumergible teledirigido capaz de funcionar a profundidades a menudo inaccesibles al ser humano. Controlado a distancia por barcos o plataformas petrolíferas, el robot subacuático se utiliza distintas areas: desde la extracción de petróleo hasta la vigilancia del fondo marino para la salvaguarda del mismo, pasando por la recuperación de restos de naufragios e incluso la detección de minas y otros dispositivos subacuáticos, como naufragios. Con cámaras de vídeo y luces para poder ver el lecho marino, el robot subacuático puede equiparse con sonar, magnetómetros, brazos mecánicos o instrumentos de muestreo de agua.

Robotica Submarina, diferencia entre Rov y Auv

Hay dos tipos de robots subacuáticos: Rov y Auv. Un Rov – acrónimo de Remotely operated vehicle – es un robot submarino que sólo funciona si está conectado por cable al punto de referencia remoto. El Auv o Autonomous Underwater Vehicle es un robot capaz de transmitir datos y vídeo en tiempo real a través de una conexión inalámbrica.

Robots submarinos: el Rov de la serie Pluto

Gracias a un Rov de última generación, en el 2012 un equipo de arqueólogos identificó en los abismos del Golfo de Asinara, al norte de Cerdeña, el naufragio del Corazzata Roma, un buque de guerra hundido por la Fuerza Aérea Alemana el 9 de septiembre de 1943. El descubrimiento, de importante valor histórico, se debe a la utilización del robot submarino Plutopalla producido por la empresa Gaymarine. Conectado a un cable umbilical, pesa 60 kg y puede alcanzar los mil metros de profundidad en tan sólo 15-20 minutos. Recientemente, el Plutópalla también fue utilizado en las aguas frente a Toscana, donde descubrió -a una profundidad de más de 400 metros- un yacimiento de ánforas que se remonta al siglo I D.C.

El mini robot subacuático de RovBuilder

Los robots de buceo no sólo atraen a institutos de investigación, compañías petroleras y marinas militares. RovBuilder, por ejemplo, produce una gama de mini robots submarinos para centros de buceo, escuelas de buceo y piscifactorías. Distribuidos en Europa y Estados Unidos por la empresa Sandy Air Corp, alcanzan hasta los 400 metros de profundidad con costes que oscilan entre 2700 y 45 mil dolares, dependiendo del equipo elegido.

OpenRov ,  un drone de código abierto

OpenRov ha creado un kit para construir un robot submarino de código abierto, desarrollado por una comunidad de ingenieros, aficionados y expertos en informática. Dotado de luces a bordo, láser y cámara, se controla con un mando joypad y puede llegar hasta los 100 metros de profundidad. En la tienda oficial cuesta 1695 dolares.

 OpenRov diseñó este robot para la cartografía 3D del fondo marino. En Kickstarter el proyecto recaudó fondos por 815 mil dólares, muy por encima de la meta mínima de 50 mil. El Trident es un dron de 40 cm de largo que pesa 2,9 kg, se mueve a una velocidad de dos metros por segundo y tiene un alcance de tres horas, que incluso lo puedes ahora reservar aqui.

Robots de buceo autónomos

Menos comunes que los Rov, los robots submarinos autónomos están diseñados principalmente para los sectores científico y militar. Auv Ecomapper, por ejemplo, es un dron que puede ser utilizado para medir la calidad del agua o inspeccionar áreas contaminadas por derrames tóxicos.

Hugin es uno de los principales robots submarinos de la empresa noruega Kongsberg. Ideal para actividades de control, reconocimiento e inteligencia del fondo marino, puede alcanzar los seis mil metros de profundidad. Para conocer mas detalles del Hugin, dirigete al sitio oficial de Kongsberg.

Entre los subrobots en circulación, cabe destacar los realizados por la empresa Ocean Technology Server, utilizados principalmente para la monitorización del medio marino costero. En particular, se han vendido más de 200 robots de la serie Iver en todo el mundo.

 

Iniciamos con nuestra pagina de Facebook, apoyanos