¿Que es Enfermedad?

Una enfermedad es una condición anormal que afecta a un organismo vivo. Por lo general se entiende que las enfermedades son condiciones médicas que implican un proceso patológico asociado a un conjunto específico de síntomas. Las enfermedades localizadas afectan a partes específicas del cuerpo; las enfermedades diseminadas se propagan a otras partes del cuerpo; y las enfermedades sistémicas afectan a todo el cuerpo.

La afirmación de la Organización Mundial de la Salud de que la salud es «un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no meramente la ausencia de enfermedades o dolencias» (OMS, 1946) ha sido elogiada por adoptar un punto de vista holístico, e igualmente condenada enérgicamente por ser salvajemente utópica: el historiador Robert Hughes señaló que era «más realista para un bovino que un estado de existencia humana» (Hudson, 1993).

«La enfermedad…

es un proceso patológico, la mayoría de las veces físico como en la infección de garganta, o el cáncer de los bronquios, a veces de origen indeterminado, como en la esquizofrenia. La cualidad que identifica la enfermedad es una desviación de una norma biológica. Hay una objetividad sobre la enfermedad que los médicos son capaces de ver, tocar, medir, oler. Las enfermedades son valoradas como los hechos centrales en la visión médica…

«Malestar…

es un sentimiento, una experiencia de insalubridad que es totalmente personal, interior a la persona del paciente. A menudo acompaña a la enfermedad, pero la enfermedad puede ser no declarada, como en las primeras etapas del cáncer o la tuberculosis o la diabetes. A veces la enfermedad existe donde no se puede encontrar ninguna enfermedad. La educación médica tradicional ha hecho que el silencio ensordecedor de las enfermedades en ausencia de enfermedad sea insoportable para el clínico. El paciente no puede ofrecer al médico nada para satisfacer sus sentidos…

«Dolencia o Padecimiento…

es el modo externo y público de la insalubridad. Una dolencia es un papel social, un estatus, una posición negociada en el mundo, un acuerdo entre la persona llamada «enferma» y una sociedad que está preparada para reconocerla y sostenerla. La seguridad de este papel depende de un número de factores, no menos importante la posesión de ese regalo tan preciado, la enfermedad. Una dolencia basada sólo en un malestar es un estado muy incierto. Pero incluso la posesión de la enfermedad no garantiza la equidad en el padecimiento. Los que tienen una enfermedad crónica son mucho menos seguros que los que tienen una aguda; los que tienen una enfermedad psiquiátrica que los que tienen una quirúrgica … . Lo mejor es una enfermedad física aguda en un joven determinada rápidamente por la recuperación o la muerte, cualquiera de las dos cosas se considera igual. «

Cada proceso patológico tiene un origen o etiología, pero algunas enfermedades pueden presentar síntomas diferentes o confusos, lo que dificulta su diagnóstico o determinación. Los síntomas físicos de la enfermedad pueden ir acompañados de síntomas emocionales, y algunas enfermedades que afectan a los equilibrios químicos del sistema nervioso pueden manifestarse en síntomas físicos.

Las categorías de enfermedades incluyen las autoinmunes, bacterianas, sanguíneas, de cáncer, digestivas, cardíacas, nerviosas (o neurodegenerativas), de transmisión sexual o de tiroides. Las enfermedades pueden ser transmisibles o no transmisibles. Las fuentes externas que pueden causar la enfermedad incluyen virus o bacterias adquiridas, y las causas internas de la enfermedad incluyen la disfunción autoinmune o genética. Algunas enfermedades son crónicas, lo que significa que están continuamente presentes y pueden presentarse sintomáticamente durante una larga duración.

Más en Nanova ||  15 Avances Tecnológicos que los Científicos están Esperando para el 2021

¿Envejecimiento normal o enfermedad?

Lo que cuenta como una enfermedad también cambia a lo largo del tiempo histórico, en parte como resultado de las crecientes expectativas de salud, en parte debido a los cambios en la capacidad de diagnóstico, pero sobre todo por una mezcla de razones sociales y económicas.

Un ejemplo es la osteoporosis, que después de ser reconocida oficialmente como una enfermedad por la OMS en 1994 pasó de ser una parte inevitable del envejecimiento normal a ser una patología (OMS, 1994). Esto tiene consecuencias para la percepción de los enfermos de si son «normalmente viejos» o «enfermos», pero más concretamente para su capacidad de que los proveedores de servicios de salud les reembolsen el tratamiento. Otro ejemplo muy conocido es la homosexualidad, que ha viajado en la dirección opuesta a la osteoporosis, a través del territorio médico, y por el otro lado.

Tras ser redefinida durante el siglo XIX como un estado más que como un acto, en la primera mitad del siglo XX la homosexualidad fue considerada como una perturbación endocrina que requería un tratamiento hormonal. Más tarde su identidad patológica cambió al ser recategorizada como un desorden mental orgánico tratable por electrochoque y a veces por neurocirugía; y finalmente en 1974 fue oficialmente des-patologizada, cuando la Asociación Americana de Psiquiatría la eliminó de los estados de enfermedad enumerados en el Manual de Diagnóstico y Estadística IV (Bayer & Spitzer, 1982).

Otros cambios fisiológicos que ocurren en la edad avanzada, como la caída de los niveles de testosterona en los hombres, pueden no beneficiarse del estado de la enfermedad. Pero eso no ha impedido que algunos expertos en salud traten de crear una nueva condición llamada «la andropausia». Hasta ahora, sin embargo, la resistencia a reconocer este cambio como una enfermedad ha sido fuerte.

Todo lo anterior demuestra que decidir qué es o no una enfermedad no es fácil, pero esperamos que usted esté mejor preparado para hacer algunas preguntas críticas como, ¿quién se beneficia de esta nueva definición? ¿Y tienen mis mejores intereses en el corazón? La respuesta a esta última pregunta suele ser sí, pero no siempre.

Los seres humanos generalmente asocian la enfermedad con el dolor, la angustia o los problemas sociales. Las variaciones atípicas de estructura y función, los comportamientos desviados, las discapacidades, los trastornos, las lesiones, las infecciones y los síndromes pueden ser los signos de la enfermedad o pueden confundirse con los procesos reales de la enfermedad.

La enfermedad puede prevenirse o evitarse utilizando una serie de estrategias, incluyendo la sanidad adecuada, la nutrición apropiada, el ejercicio frecuente y la vacunación. Los tratamientos para las enfermedades van desde la medicación y los dispositivos médicos hasta la cirugía y el autocuidado. Las enfermedades pueden curarse simplemente con el tiempo, mientras que otras requieren un conjunto de tratamientos que reviertan los procesos de la enfermedad o pongan fin al problema médico de raíz de forma permanente. Es posible que algunas enfermedades no se curen, en cuyo caso los síntomas de la enfermedad pueden tratarse mediante la terapia de control del dolor o los cuidados paliativos.

Comparte en:
Amelia Santos

Investigador asociado: temas biocombustibles, nanomateriales, Olimpiadas Nacionales de Química.