¿Que es el Internet de las Cosas?

Hablamos de la Internet de las cosas (un acrónimo de IoT). La definición de la Internet de las cosas se refiere a la extensión a las cosas de los beneficios de la utilización de la Internet hasta ahora limitada a las personas, permitiendo que los objetos interactúen con otros objetos y, por lo tanto, con las personas de manera cada vez más digital. La Internet de las cosas permite poner a disposición los datos necesarios para comprender mejor el mundo real, extraer información útil para los procesos de adopción de decisiones y ayudar a las empresas a emprender vías de innovación empresarial digital. Veamos a continuación cuál es la definición de IoT en detalle, cómo funciona, cómo se hace más segura, dónde se utiliza y qué impactos tiene en el mercado.

Internet de las cosas: qué es y para qué sirve

¿Qué es la tecnología IoT? La Internet de las Cosas ( IoT) en la definición general La Internet de las Cosas nace de la convergencia entre los sensores, el procesamiento y la comunicación en red de dispositivos digitales especializados diseñados para ser utilizados dondequiera que sea necesario reunir y procesar información, automatizar o integrar el funcionamiento de diferentes dispositivos.

En comparación con los sistemas incorporados de los que da testimonio la IoT, el significado de la Internet de las cosas (IoT) desarrolla al más alto nivel los conceptos de comunicación en red para permitir la interacción entre los objetos, por ejemplo, entre el equipo de producción destinado a funcionar conjuntamente, entre el equipo y los sistemas empresariales utilizados para la planificación, la seguridad y el mantenimiento.

La capacidad de comunicación actual permite el uso de servicios en la nube para el procesamiento sofisticado de datos o para la integración en procesos empresariales complejos. El Internet de las cosas permite que las «cosas» se computaricen y se conecten en red, tal como las computadoras personales, los pads y los teléfonos inteligentes lo han hecho con las personas. Gartner estima que para el 2020 el número de dispositivos de IoT en la red se elevará a 20.400 millones gracias a la conexión de las cosas. El año pasado fueron 8.400 millones.

Cómo nació el Internet de las cosas

Los primeros conceptos detrás de la IoT fueron esbozados en 1982, cuando los investigadores de la Universidad Carnegie Mellon aplicaron sensores y redes a un dispensador de bebidas de la Universidad para averiguar cómo funcionaba. Unos años más tarde, los conceptos fueron retomados en un artículo popular por Mark Weiser, Jefe Científico de Xerox Parc, El ordenador del siglo XXI publicado en Scientific American y, más rigurosamente, por Reza Raji en 1994 en la revista técnica del Ieee. En este último artículo, Raji menciona la posibilidad de conectar en red y automatizar una amplia gama de cosas, desde los electrodomésticos hasta las fábricas.

La importancia actual de la Internet de las cosas de IoT acompaña a los primeros desarrollos de la tecnología de identificación por radiofrecuencia (RFID), diseñada para facilitar la gestión de los objetos por las computadoras. Finalmente, su uso se extiende a cualquier objeto capaz de interactuar en la red, participando así en la creación de procesos digitalizados, flexibles e inteligentes.

Cómo funciona el Internet de las cosas

La Internet de las cosas amplía la capacidad de reunir, procesar e intercambiar datos en red típicos de las computadoras a objetos del mundo real, lo que permite mejorar la vigilancia, el control y la automatización. La Internet de las Cosas se beneficia de los avances en electrónica y comunicación inalámbrica para permitir capacidades digitales y de comunicación en electrodomésticos, cámaras, termostatos, sistemas de fábricas, vehículos, dispositivos de IoT y sanitarios vestibles y más.

Esto aprovecha las tecnologías de IoT patentadas y abiertas, plataformas estándar como Arduino o Rapsberry, Wi-Fi, Bluetooth o ZigBee (otro estándar de comunicación inalámbrica) dependiendo de la potencia de procesamiento local requerida, la cantidad de datos a transferir, la distancia o las limitaciones de potencia (por ejemplo, en los sensores de IoT alimentados por baterías).

Dependiendo de las aplicaciones de IoT, puede ser necesario el uso de dispositivos de IoT de proximidad, Edge Computing, para realizar la agregación y el procesamiento de datos en tiempo real y luego para la interacción con servicios de nube capaces de realizar análisis sofisticados sobre grandes datos, aprendizaje por máquina e inteligencia artificial. Los marcos dedicados y el software de middleware facilitan el desarrollo de aplicaciones de IoT que se extienden a lo largo de los diversos componentes, integrando la gestión de eventos y los protocolos de comunicación.

Ejemplos de IoT y principales aplicaciones actuales

¿Cuáles son las principales áreas de aplicación de la IoT en la actualidad? ¿Cómo puede la Internet de las cosas y las máquinas ayudar a aumentar la productividad y la eficacia de las empresas, cualquiera que sea la industria a la que pertenezcan? Aquí están las principales aplicaciones de la Internet de las Cosas que puedes apreciar ahora mismo.

Internet de las cosas ejemplos en la industria y nuevos modelos de negocio

La IoT es un componente tecnológico clave en los proyectos de Industria 4.0 para hacer máquinas y líneas de producción inteligentes mediante la integración de sensores, actuadores y componentes informáticos de la IoT para el procesamiento en tiempo real y el posterior inicio de procesos automáticos y alarmas.

Los datos operativos, seleccionados y sintetizados por los sistemas Edge, se ponen a disposición para su posterior procesamiento, como la alimentación de los tableros para el control de la fábrica, la alimentación del aprendizaje de máquinas externas y los sistemas de IA útiles para el mantenimiento predictivo, la optimización de la producción.

El aumento de la disponibilidad de información y de las capacidades de control permite una previsión más fiable, beneficios de flexibilidad y equilibrio energético, y reducción de los desechos. Las capacidades de IoT integradas en los electrodomésticos, las oficinas y la infraestructura crítica permiten reducir el consumo de energía, introducir el mantenimiento predictivo en nuevas áreas, crear nuevos servicios de valor añadido en los entornos de los profesionales y los consumidores de posventa.

Áreas de aplicación de la Internet de las Cosas

La Internet de las cosas es un paradigma que no conoce, potencialmente, límites de aplicación: desde el automóvil que dialoga con la infraestructura vial para prevenir accidentes, hasta los electrodomésticos que se coordinan para optimizar el compromiso energético; desde las plantas de producción que intercambian datos con los productos para la gestión de su ciclo de vida; desde los dispositivos médicos que se ubican en una sala de emergencias, hasta los esquíes que envían información sobre el estado de la nieve, o la gravedad de una caída.

Si bien es cierto que todos los objetos pueden llegar a ser «inteligentes» al conectarse a la red e intercambiar información sobre sí mismos y su entorno, también es cierto que este proceso no se produce en todos los ámbitos a la misma velocidad: ello depende de la existencia de soluciones tecnológicas establecidas, del equilibrio competitivo en un mercado determinado y, en última instancia, del equilibrio entre el valor de la información y el costo de crear la red de objetos inteligentes.

AUTOMÓVIL INTELIGENTE

Conexión de los automóviles para comunicar información en tiempo real al consumidor, conexión entre los vehículos o entre éstos y la infraestructura circundante para la prevención y detección de accidentes

CIUDADES INTELIGENTES

La vigilancia y la gestión de los elementos de una ciudad (por ejemplo, el transporte público, el alumbrado público y el aparcamiento) y del entorno circundante para mejorar la habitabilidad, la sostenibilidad y la competitividad.

RESIDENCIAS INTELIGENTES

Soluciones para la gestión automática y/o remota de sistemas y objetos conectados en el hogar, con el objetivo de reducir el consumo de energía y mejorar el confort, la seguridad y la protección del hogar y de las personas que lo habitan.

MEDIDORES INTELIGENTES

Contadores conectados (Smart Meters) para la medición de los consumos (electricidad, gas, agua, calor), su correcta facturación y la gestión a distancia.

INTERNET DE LAS COSAS INDUSTRIAL

Adopción de Sistemas Físicos Cibernéticos, conexión de maquinaria, operadores y productos para permitir una nueva lógica de gestión de la producción

Internet de ejemplos de cosas en el transporte y los coches

Entre los sectores que más se benefician de las tecnologías IoT están el automóvil y el transporte. Entre los ejemplos de aplicaciones de IoT se encuentran el control remoto de la ubicación y el estado de funcionamiento de los vehículos, la protección de los ocupantes en caso de accidente, los seguros y los servicios de alquiler. Las unidades de control montadas en los vehículos comerciales y privados permiten recoger datos útiles para el servicio, la optimización del funcionamiento del vehículo y, a largo plazo, mejoras constructivas y de seguridad. La capacidad de conexión de la red con los centros de servicio permite adaptar las primas de seguro a los kilómetros recorridos y al estilo de conducción de quienes están al volante, y responder de forma rápida y automática a las emergencias.

La Internet de las cosas permite mejorar la gestión de la flota, vigilar el cumplimiento de las normas viales, establecer listas de conductores y evaluar las condiciones del tráfico. Todo ello en beneficio de la optimización del tiempo, la fiabilidad, pero también de la creación de modelos de negocio innovadores en el alquiler y el transporte en general.

Sensores de IoT, aquí están los productos clave de las redes de IoT

Como hemos visto, las principales aplicaciones de la Internet de las Cosas actualmente más extendidas no son muchas, pero los campos en los que ya estamos trabajando y de los que podemos esperar muchas noticias en un futuro próximo son muchos, desde el hogar inteligente y la automatización de viviendas hasta los edificios inteligentes, desde el mundo biomédico hasta todas las áreas de la telemetría, desde la vigilancia hasta la agricultura y la ganadería inteligentes.

Las estrellas indiscutibles de las redes de IoT, por supuesto, los sensores de IoT ¿Pero qué son los sensores IoT?

Son todos aquellos dispositivos que permiten la recolección de datos que luego se utilizan para ser analizados y procesados con el fin de producir el conocimiento necesario para reaccionar y tomar decisiones (ya sea que éstas sean realizadas por los propios objetos así como por la dirección de la empresa).

Hay una amplia gama de dispositivos que pueden ser insertados en una red de IoT: en primer lugar, cámaras de vídeo, pero también detectores de luz, calor, humedad y ondas magnéticas; sensores de movimiento y proximidad, así como sensores de sonido. También hay muchos objetos que ya hoy en día y cada vez más en perspectiva se refieren a lo que se puede llevar puesto.

La seguridad de la Internet de las cosas

La simplicidad de los componentes informáticos integrados en los aparatos y otros objetos habilitados para IoT, junto con los defectos de gestión y actualización, aumentan la vulnerabilidad ante posibles ataques realizados a través de la red. Sólo para mencionar algunos ejemplos: una variante del malware Mirai, llamada OMG, ha llegado a los puntos finales de la IoT en los últimos meses, permitiendo a los atacantes maliciosos llevar a cabo ataques de denegación de servicio a gran escala (los dispositivos infectados han sido reclutados en la generación de tráfico ficticio para saturar sitios y servicios); mientras que OMG explota los accesos no configurados por defecto, otra amenaza, la red de robots Reaper, también conocida como IoT Troop, aplica técnicas de piratería activa en los sistemas operativos utilizados en la IoT para tomar el control.

En los próximos años, las plataformas de IoT corren el riesgo de convertirse en un objetivo de elección para los ciberataques cada vez más sofisticados. Los modos de defensa incluyen la elección de productos de IoT confiables y seguros con protecciones específicas y el cuidado de sus configuraciones, el uso de credenciales de autenticación más seguras (contraseñas) y la garantía de la aplicación de parches, la actualización de los sistemas operativos, los controladores y los programas de gestión. Se pueden aplicar protecciones eficaces a nivel de la red, limitando el ancho de banda y otros servicios accesibles a los dispositivos de IoT a lo estrictamente necesario, para luego detectar e informar a los administradores de las anomalías asociadas a posibles infecciones.

¿Cuánto vale el mercado de los sistemas y productos de IoT?

En la Guía Semestral Mundial de Gasto en Internet de las Cosas publicada en 2019, IDC predijo que el gasto mundial total en proyectos de IoT podría alcanzar los 1,2 billones de dólares en 2022, con un crecimiento anual medio del 13,6% durante los próximos cinco años. El estudio revela que el mayor impulso para la compra de soluciones de IoT proviene de las inversiones en manufactura y transporte (las más significativas para las aplicaciones de IoT globales de hoy en día), que se espera que alcancen aproximadamente 150.000 millones de dólares en 2022.

En detalle, el mayor crecimiento anual medio (29%) se da en los sistemas de IoT para la comunicación de vehículo a vehículo (V2V) y de vehículo a infraestructura (V2I), es decir, plataformas de IoT que conectan los vehículos entre sí y con los centros de servicios. Muchos desarrollos también se refieren a soluciones de IoT en seguridad y salud.

Comparte en: