¿Cómo se prepara físicamente un astronauta para ir al espacio?

El ejercicio físico es fundamental para una vida sin gravedad. Rafael Lecca, especialista en deportes y CEO de Fitforbeach, afirma que una larga estancia en el espacio ocasiona atrofia y pérdida de masa muscular, así como problemas cardiovasculares y pérdida de densidad ósea. “Los profesionales del espacio deben enfrentarse a la gravedad, por ello, es imperativo que realicen rutinas de entrenamiento para fortalecer su musculatura”, acota.

Pero, los astronautas, o los aspirantes a esta profesión, no solo se ven obligados a cuidar su físico, sino también a desarrollar su intelecto.

La preparación de los aspirantes a astronauta de la Agencia Espacial Europea (ESA)

Según la web oficial de ESA, su programa de entrenamiento para ir al espacio se divide en los siguientes puntos: entrenamiento básico, entrenamiento avanzado y asignación de una misión.

El entrenamiento básico dura aproximadamente un año. Se centra en fortalecer tanto la capacidad física del futuro astronauta como su desarrollo intelectual. Por ejemplo, aprende técnicas de submarinismo, cursa materias como tecnología espacial, adquiere conocimientos médico básicos y estudia a profundidad el funcionamiento de la Estación Espacial Internacional (ISS, por sus siglas en inglés). Adicionalmente, estudian un idioma extranjero que no sea inglés, pues este ya es un requisito obligatorio.

Seguidamente, realizan un curso de nivel avanzado en el que aprender sobre los vehículos de transporte, los experimentos y la intervención del control terrestre en las diferentes misiones.

Al finalizar ambos períodos de instrucción, el aspirante a astronauta recibe una misión. A su vez, continúa poniendo en práctica estrategias de cooperación con la tripulación y participa en vuelos parabólicos. A través de una prueba de centrífuga humana, la entidad declara apto o no apto para un vuelo espacial. Cabe señalar que la preparación no solo es física, sino también psicológica.

La rutina de entrenamiento de un astronauta de la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA)

De acuerdo con los datos proporcionados por la misma NASA, una misión de 10 a 14 días requiere de un entrenamiento extenso, aproximadamente entre cinco y ocho años. Este entrenamiento está diseñado minuto a minuto en base al tipo de misión que se desarrollará. Asimismo, elaboran rutinas enfocadas en cómo actuar durante una emergencia, como sería la despresurización de la cabina.

Más en Nanova ||  La permanencia en el espacio cambia la forma en que el cuerpo maneja el sodio

Los astronautas de la NASA deben estudiar el funcionamiento y la estructura de la ISS. El objetivo es que comprendan los sistemas de propulsión, el control de temperatura y los sistemas para la supervivencia como la administración de oxígeno.

Para la NASA, es importante reforzar la cultura de cooperación y equipo. Por ello, durante esta fase de entrenamiento, el astronauta comparte extensos períodos con otros integrantes del equipo. En conjunto realizan vuelos con aviones de entrenamiento T-38.

Adicionalmente, estudian materias como mecánica orbital o astronomía. Y, aunque no lo creas, también realizan cursos de oratoria para aprender a hablar en público. Por supuesto, desarrollaron módulos de primeros auxilios, procedimientos médicos y practican simulacros de emergencia.

Gracias al sistema Precision Air-Bearing Floor, ejercitan su capacidad de fricción y rozamiento. Esto facilita el desplazamiento de objetos y les brinda más control sobre sus movimientos en el espacio. Además, desarrollan entrenamientos en piscinas. Esta área simula condiciones sin gravedad y se considera un importante entrenamiento para la actividad extravehicular.

Comparte en: