|

Como la ortodoncia y la estética facial pueden ayudar a corregir problemas bucales

La ortodoncia puede ser necesaria para corregir graves problemas bucales que comprometen la masticación e ingesta de alimentos, como son los derivados de malformaciones; o bien para solucionar desalineamientos u otros defectos en la dentadura que se producen por el paso del tiempo,  factores externos u otros  implícitos en la persona. 

Hoy en día y gracias a la ortodoncia invisible, se ha dejado atrás el estigma que creaba en ocasiones el usar el  llamado “aparato”  que, además trastocar la higiene bucal, por eso de quitárselo y ponérselo dependiendo de las circunstancias, era algo antiestético. 

Estética y ortodoncia

La salud de la boca no está reñida en absoluto con la estética, solo hay que fijarse en las dentaduras perfectas reconstruidas a base de aparatología invisible y que lucen muchas personas a los que jamás se les ha visto un alambre, ni nada parecido, en la boca.

Una buena planificación estética dental puede, además de dotar a la persona de una sonrisa espléndida, dotarla del equilibrio facial adecuado al realizar los procedimientos odontológicos que son necesarios.

Otros artículos interesantes que puedes leer

Para seguir un plan de reconstrucción bucal mediante ortodoncia que, además, permita embellecer la boca del paciente, hay que seguir una serie de pasos para que el resultado final sea el esperado.

En primer lugar, es necesario que el especialista haga una serie de fotografías y radiografías de la boca para que una vez procesada por un software especializado puedan verse con el paciente las posibilidades de corrección que hay, tanto en tejidos blandos como en hueso.

A posteriori se hacen a medida bracktes y se colocan en la cara interna de los dientes, con lo cual ni impiden hablar bien ni resultan visibles, además si es necesario proceder también a la alineación de los dientes. El uso de alineadores transparentes bioactivos son compatibles con los brackets, además de muy fáciles de usar y limpiar.

Los resultados se van viendo en 3D de cara a que el odontólogo pueda ir ajustando las mediciones para que no haya desviaciones que ralenticen el final del tratamiento y que el equilibrio facial sea correcto.

Además de la corrección estructural, la planificación estética incluye también los procedimientos para igualar el color de los dientes, borrar manchas y eliminar en profundidad la acumulación de placa.

La tecnología de hoy en día permite que se trabaje sobre resultados previstos y reales consensuados por dentista y paciente, lo cual es una gran ventaja frente a los tratamientos más tradicionales. 

Otra de las ventajas de este tipo de ortodoncias “previsibles” es el aumento de confianza que genera en la persona que debe someterse a ella, ya que en ningún momento se le van a ofrecer imposibles. 

Por ello, cuando se trata de cuidar y embellecer la dentadura, no se debe recurrir ni a tratamientos caseros, como los de blanqueamiento o prótesis de alineación estándar; ni mucho menos ponerse en manos de clínicas que carezcan de un equipo multidisciplinar de profesionales que lleven a cabo todos y cada uno de los pasos con todas las garantías.