¿Puede haber fraude electoral en los Estados Unidos?

El presidente Donald Trump y algunos aliados republicanos han afirmado repetidamente, sin pruebas, que un aumento de la votación por correo en medio de la pandemia del coronavirus conducirá a un fraude masivo en las elecciones de noviembre.

Los expertos dicen que el fraude electoral es cada vez menos frecuente en los Estados Unidos, donde casi uno de cada cuatro votantes ya ha emitido un voto por correo o en ausencia en 2016. Aquí está una mirada a las medidas de seguridad que los estados tienen para asegurar la integridad del voto.

¿QUÉ TAN RARO ES EL FRAUDE ELECTORAL?

Muchos investigadores se han centrado en el fraude de suplantación de identidad, en el que un votante pretende ser otra persona en las urnas, porque tales afirmaciones han sido utilizadas por los estados para justificar leyes de identificación de votantes más estrictas.

Justin Levitt, profesor de derecho de la Facultad de Derecho de Loyola que hace un seguimiento de estos casos, identificó sólo 31 incidentes de suplantación de identidad entre 2000 y 2014 en todo el país, de más de 1.000 millones de votos emitidos.

Cinco estados – Colorado, Hawai, Oregon, Utah y Washington – celebran sus elecciones principalmente por correo y no han documentado casi ningún caso de engaño. Oregón, por ejemplo, ha enviado más de 100 millones de boletas de voto por correo desde 2000 y ha informado de alrededor de una docena de casos de fraude comprobado.

¿QUÉ TAN SEGURO ES EL VOTO POR CORREO?

Hay múltiples capas de seguridad para las votaciones por correo, que también se conocen como votos «ausentes» en muchos estados.

Los 50 estados y el Distrito de Columbia requieren que el votante firme una declaración o declaración jurada cuando vota por correo, y algunos también requieren información personal como fechas de nacimiento, direcciones y números de licencia de conducir. La firma se puede comparar con la firma del votante en el archivo, generalmente de un formulario de registro de votantes.

Ocho estados también requieren la firma de un testigo, mientras que tres estados requieren la notarización, según la Conferencia Nacional de Legislaturas Estatales (NCSL). Alabama tiene quizás las normas más estrictas, que ordenan a los votantes a presentar copias de sus documentos de identidad, así como firmas de un notario o de dos testigos.

Los sobres de retorno son típicamente abiertos por un grupo diferente de trabajadores de los que escanean las boletas. Se permite que observadores externos, a menudo designados por un partido político o una campaña, vigilen los procedimientos posteriores a las elecciones, como el recuento de votos. Todos los estados excepto cuatro -Carolina del Norte, Kansas, Maine y Florida- permiten explícitamente a los observadores de los partidos políticos observar algunos procesos post electorales, según el NCSL.

Además, las papeletas varían mucho en apariencia, no sólo de un estado a otro sino también de un condado a otro e incluso de una ciudad a otra, porque la mayoría de los votantes no sólo eligen al presidente de los Estados Unidos sino también a los cargos locales. Cualquier boleta que no se ajuste al formulario adecuado será rechazada por los funcionarios electorales.

Más en Nanova ||  En video, simulación en 3D de un agujero negro supermasivo que deforma el espacio-tiempo

Muchas jurisdicciones utilizan códigos de barras en los sobres de las boletas que pueden utilizarse para ayudar en el procesamiento de las mismas, según el Centro Brennan de Justicia de la Universidad de Nueva York, un instituto de política pública. Los códigos de barras también permiten a los votantes rastrear sus boletas para asegurarse de que han sido recibidas.

¿QUÉ TAL SI VOTAMOS DOS VECES?

Trump causó un gran revuelo la semana pasada cuando animó a sus partidarios en Carolina del Norte, un estado clave en el campo de batalla, a votar por correo y luego presentarse el día de las elecciones para emitir otro voto en persona. Votar dos veces en la misma elección es un crimen en los Estados Unidos.

Como otras formas de fraude electoral, el doble voto parece ser excepcionalmente raro, según múltiples estudios.

Los funcionarios electorales rechazaron 8.247 votos en ausencia en las elecciones presidenciales de 2016 porque el votante también había emitido un voto en persona, según las cifras recogidas por la Comisión de Asistencia Electoral de los Estados Unidos, aunque la gran mayoría no parecen haber sido intentos intencionados de fraude.

Todos los estados tienen medidas para evitar que los votantes emitan dos votos, según los expertos.

En Carolina del Norte, por ejemplo, los libros electrónicos de votación registran quién ha votado ya. El día de las elecciones, a las 6:30 a.m., todos los votantes cuyos votos en ausencia ya han llegado son retirados de los libros de votación, y a quienes intenten votar en persona no se les permitirá hacerlo, según una declaración que los funcionarios electorales dieron a conocer tras los comentarios de Trump.

Cualquier voto ausente recibido el día de la elección no se cuenta hasta después del cierre de las urnas, para asegurar que no haya doble votación, dijeron los funcionarios.

Pensilvania y Florida, que también son campos de batalla cruciales, tienen sistemas electrónicos similares que indican a los trabajadores electorales si un votante ha solicitado una boleta de voto por correo, y si esa boleta ya ha sido recibida.

«Con la tecnología moderna, sabemos en seis segundos cuándo se actualizan nuestras bases de datos», dijo Mark Earley, supervisor de elecciones en el condado de Leon, Florida.

Earley dijo que su oficina vio un puñado de intentos de «dobles votos» en cada elección – generalmente de votantes de edad avanzada que han olvidado que votan por correo.

Comparte en: