Ahora se pueden extraer células madre de la cadera para regenerar los huesos de la mandíbula y poder injertar implantes dentales

El descubrimiento realizado por un equipo de investigadores de la Universidad de Bergen (UiB) podría ser muy útil para las personas que están parcialmente desdentadas y carecen de hueso para la colocación de implantes dentales. Descubrieron que las células madre de los propios pacientes pueden usarse para desarrollar tejido óseo nuevo.

El descubrimiento, realizado dentro del proyecto Maxibone, coordinado por Pierre Layrolle, de la Universidad de Nantes, y por Kamal Mustafa, de UiB, implica el uso de células madre mesenquimales para regenerar huesos de forma «personalizada» para aquellos pacientes con los que Faltan partes de los huesos de la mandíbula, lo que puede ocurrir como resultado de enfermedades como el cáncer o como resultado de accidentes de tráfico.
Y el mismo biomaterial utilizado para crear estas nuevas piezas de hueso no se construye sintéticamente en el laboratorio, sino que proviene de las propias células madre de los pacientes.

Ya se está preparando un estudio aleatorizado en 150 pacientes para comprender la utilidad real de un enfoque revolucionario como este que implica el uso de células madre en cultivo autólogo y algunos biomateriales de fosfato cálcico para proporcionar ese aumento óseo alveolar necesario para algunos pacientes antes. el injerto de implantes dentales.

Las células madre se extraen de la médula ósea de la cadera del paciente y luego se manipulan en el laboratorio. Luego se mezclan con los biomateriales antes mencionados y luego se injertan en las crestas óseas maxilares y mandibulares para aumentar su volumen óseo.

Al final, se inserta una membrana sintética no absorbible para cubrir los injertos pero sobre todo para guiar la propia regeneración tisular.

Luego de cinco meses, se realiza la evaluación para comprender la posibilidad de insertar el implante dental mediante tomografía computarizada, biopsias e histología.

El innovador experimento se llevará a cabo en centros de Noruega, España, Dinamarca, Alemania y Francia. Los mismos investigadores esperan que el nuevo método de regeneración ósea para las mandíbulas y las mandíbulas esté disponible para todos dentro de cuatro años.

Comparte en: