Incluso las partes más profundas y frías del océano se están calentando.

Según los termómetros de aguas profundas situados justo encima del suelo marino en el Océano Atlántico, incluso las aguas casi congeladas del fondo del océano se calientan, – escribe sciencenews.org.

Aún no está claro si el ligero aumento de la temperatura es el resultado del cambio climático.

Los termómetros amarrados en el fondo del Océano Atlántico han registrado un aumento medio de la temperatura de unos 0,02 grados centígrados en la última década, según informaron los investigadores en cartas de fecha 28 de septiembre sobre investigaciones geofísicas. Este calentamiento puede ser el resultado del cambio climático causado por la actividad humana, que ha provocado un aumento de la temperatura del océano en la superficie, pero esto no está del todo claro, porque se sabe muy poco sobre las partes más profundas y oscuras del océano.

«El océano más profundo – 2.000 metros – no es muy visible», dice Chris Mainen, un oceanógrafo de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de EE.UU. en Miami. Las profundidades marinas son tan difíciles de acceder que las temperaturas en cualquier parte del estudio se miden generalmente sólo una vez por década. Pero el equipo de Mainen tomó medidas de temperatura cada hora desde 2009 hasta 2019 usando sensores del suelo marino en cuatro lugares de la cuenca argentina frente a la costa uruguaya.

Los registros de temperatura de los dos puntos más profundos mostraron una clara tendencia al calentamiento durante la década. La temperatura del agua a 4.540 metros por debajo de la superficie se situó en un promedio de 0,209°C a 0,234°C, mientras que la temperatura del agua a 4.757 metros de profundidad descendió de 0,232°C a 0,248°C. Este calentamiento es mucho más débil que en la parte superior del océano, dice Mainen, pero también observa que a medida que el agua caliente sube, se necesitará mucho calor para causar incluso ese pequeño calentamiento a esta profundidad.

Más en Nanova ||  Los huesos se fortalecen con calor y una buena microbiota.

Según Mainen, es demasiado pronto para juzgar si la actividad humana o el cambio natural es la causa. La observación continua y la comparación pueden ayudar a aclarar la situación.

Comparte en: