El virus COVID-19 puede atacar las células beta pancreáticas y causar diabetes según un estudio

Basado en el caso de un joven de 19 años que llegó a un hospital con un nivel severo de diabetes desarrollado recientemente debido a una deficiencia de insulina, un equipo de investigadores de la Universidad de Kiel, Alemania, concluyó que el virus SARS-CoV-2 , portador de la enfermedad COVID-19 que causó la pandemia en curso, además de atacar los pulmones y varios otros órganos, también puede dañar las células beta del páncreas y por lo tanto causar diabetes. El estudio fue publicado en la revista Nature Metabolism.

Las células beta del páncreas son las que se encargan de producir el nivel necesario de insulina. Como encontraron los investigadores, el nuevo coronavirus puede, al menos aparentemente, interrumpir esta función y esto puede conducir a la condición clásica de diabetes. El grupo de estudio estuvo dirigido por el profesor Matthias Laudes, experto en endocrinología, diabetología y medicina nutricional, además de otros miembros de su equipo.

El joven de diecinueve años que llegó cerca de la clínica demostró que recientemente había contraído diabetes debido a una deficiencia de insulina: “Una diabetes de este tipo, es decir, la diabetes tipo 1, generalmente se desencadena por una respuesta autoinmune, en la que el sistema inmunológico por error identifica las células beta del páncreas como extrañas y las ataca. Pero esta respuesta autoinmune no estuvo presente en este paciente. Suponemos que en este caso el propio virus SARS-CoV-2 atacó las células beta ”, explica Laudes en el comunicado de prensa.

El vínculo también se explicaría por el hecho de que las células beta se caracterizan por la presencia de un receptor ACE2, el receptor preferido por el virus SARS-CoV-2 que lo usa para unirse y entrar en las células.

Tim Hollstein, un médico joven y autor principal del estudio, cree que estos hallazgos muestran cuán crítico es realizar caracterizaciones clínicas y químicas detalladas de los pacientes con COVID-19. De hecho, análisis más precisos podrían permitir establecer la existencia de todos los posibles vínculos con otras patologías que, en un primer análisis, podrían parecer desconectadas.

Comparte en:
Ana Villanueva

Doctora en Educación por la Universidad de Chile en el año 2010. Subdirectora del Departamento Interfacultativo de Psicología Evolutiva y de la Educación. Experto profesional en E-learning 2.0: educación por internet y formación on-line; me fascina las ciencias de la salud.