Biosensores pueden ser implantados en silicona porosa ahora para una mayor comodidad en los Wearables

Investigadores americanos han logrado crear biosensores en silicona porosa. Permiten que la piel respire más fácilmente y no afectan a la captura de datos biométricos a través del sudor.

Los sensores que miden el ritmo cardíaco, el nivel de oxígeno en la sangre u otros datos de aptitud física, que se utilizan principalmente para los deportes, suelen ser incómodos. El sudor se acumula en estos sensores, lo que puede llevar a un sobrecalentamiento. Esta falta de transpiración de la piel también afecta a la exactitud del análisis debido a la degradación de los datos recogidos.

Para abordar esta preocupación, los científicos están trabajando en materiales que la piel tolera mejor. Las últimas investigaciones en esta área son prometedoras en la Universidad de Binghamton. Dirigido por Matthew S. Brown, el equipo de investigación ha utilizado silicona porosa para mejorar la recopilación de datos y al mismo tiempo permitir que el sudor se escape durante las actividades. El material se llama polidimetilsiloxano (PDMS).

Los vendajes de silicona porosa mañana

Esto no es una novedad porque este biosensor se utiliza a menudo por su buena tolerancia a la piel humana y su flexibilidad. La diferencia es que normalmente este material no es poroso y dificulta la transpiración de la piel cubierta. Para resolver el problema, los investigadores han replicado el funcionamiento de la epidermis humana con una forma porosa de PDMS. El principio es el de la electrospección.

Los fluidos son extraídos por un campo eléctrico que los descompone en pequeñas fibras. De esta manera, el material puede adherirse a la epidermis y al mismo tiempo permitirle evacuar el sudor de manera natural.

Durante sus experimentos, los científicos pudieron comprobar que la señal no perdía intensidad durante la actividad física. Pero el material puede hacer más que proporcionar una mejor comodidad y mantener un registro de datos estable. Según los investigadores, también podría abrir las capacidades de los sensores para recuperar otros datos biométricos, como el control del oxígeno y el dióxido de carbono. De hecho, el equipo descubrió que su PDMS poroso también permite el paso de pequeñas moléculas y gases.

Más en Nanova ||  Como el microbiota influye en la salud de las personas

Como otras pistas, también están considerando el uso médico de este material, en particular para mejorar la curación de las heridas.

Comparte en: