La influencia gravitacional mutua entre las lunas de Júpiter es incluso más fuerte que la del planeta

No solo sería Júpiter el que infundiría una fuerte influencia gravitacional en sus lunas, sino que las lunas mismas también tendrían fuertes efectos gravitacionales entre sí. Eso es lo que sugiere un nuevo estudio del investigador de la Universidad de Arizona Hamish Hay cuando escribió el estudio, que luego se publicó en Geophysical Research Letters, y ahora en el Jet Propulsion Laboratory.

Y lo sorprendente estaría en el hecho de que estos efectos gravitacionales entre una luna y otra serían incluso más fuertes, en términos de fuerzas de marea gravitacionales, que los que impresiona el propio gigante gaseoso.

El investigador modeló las interacciones gravitacionales entre las cuatro lunas principales de Júpiter: Io, Europa, Calisto y Ganímedes.

Según lo que sugieren los modelos, estas lunas galileanas tendrían una influencia gravitacional «enorme» entre sí gracias a un efecto llamado «resonancia de marea», esencialmente una especie de sincronización de los efectos gravitacionales de Júpiter entre una luna y otra, sincronización que refuerza aún más el efecto.

Por ejemplo, los investigadores calcularon que Io debería infundir un fuerte efecto gravitacional en el océano que se encuentra debajo de la superficie de Europa, un entorno en los últimos años cada vez más estudiado por los científicos, ya que se cree que podría ser adecuado para la vida.

De hecho, la misma resonancia de las mareas entre las lunas de Júpiter podría usarse para establecer la profundidad de este océano que, según algunas estimaciones, podría tener más de 70 km de profundidad.

«Si puede medir qué tan rápido se mueve la superficie de la luna hacia arriba y hacia abajo, entonces esta sería una forma de decirle qué tan grueso podría ser el océano», explica Hay.

Comparte en: