Se descubre la primera fuga activa de metano en el fondo marino

Los científicos han identificado lo que se cree que es el primer ejemplo de fuga de metano del fondo del mar.

Descubierta por un equipo de investigadores de la Universidad Estatal de Oregón, la fuga está situada cerca de los Conos de Ceniza en el estrecho de McMurdo en el Mar de Ross, en la Antártida, como se describe en la revista científica Phys.

El calentamiento global se atribuye típicamente a los gases de efecto invernadero producidos por la actividad humana, como la contaminación industrial y los gases de escape de los automóviles, sin embargo también se cree que hay grandes cantidades de metano encerradas bajo el lecho marino – el resultado de la descomposición de las algas bajo el sedimento.

Se teme que si los océanos se calientan lo suficiente, este metano atrapado podría ser liberado, produciendo un efecto de calentamiento desbocado que sería imposible de detener o revertir.

Sin embargo, en este caso particular, la fuga de metano no está situada en una región del océano que haya experimentado este efecto de calentamiento, dejando la razón del fenómeno como un misterio.

Una de las cosas más inquietantes del hallazgo es que, en circunstancias normales, cuando el metano comienza a filtrarse desde el fondo del mar, los microbios se mueven y lo consumen, lo que impide que finalmente llegue a la superficie y se abra paso hasta la atmósfera.

En este caso, sin embargo, por alguna razón desconocida, no hay señales de estos microbios.

«El ciclo del metano es absolutamente algo de lo que nosotros, como sociedad, debemos preocuparnos», dijo a The Guardian el líder del estudio Andrew Thurber de la Universidad Estatal de Oregón.

«Lo encuentro increíblemente preocupante».

Comparte en:
Jasper Bueno

Soy licenciado en Ciencias de la Comunicación porque de niño siempre quise ser locutor y cubriré la parte ecológica en Nanova.