La nieve que se derrite en la primavera acelera la fusión del hielo en el Ártico

Un equipo de investigadores de la Universidad Estatal de San Diego descubrió un nuevo efecto preocupante que causa una aceleración del derretimiento del hielo en el área del Ártico y, por lo tanto, nuevas y más pesadas emisiones de CO2 al medio ambiente.

Según los investigadores, el agua que se deriva del derretimiento de las nieves de primavera se infiltra en el suelo, desencadenando un proceso que ve una mayor emisión de dióxido de carbono a una velocidad, entre otras cosas, más alta que nunca antes calculada.

Por supuesto, este proceso solo acelera la fusión del hielo en sí y el calentamiento global en curso en una reacción en cadena.

Los investigadores, liderados por Kyle Arndt y Donatella Zona, analizaron específicamente el área de Utqiagvik, Alaska. Recogieron varias muestras de suelo y descubrieron que los gases de efecto invernadero atrapados escaparon una vez que el hielo se derritió y que, durante el deshielo de primavera, hubo un excedente significativo de producción de carbono.

En el estudio, publicado en Global Change Biology, llegaron a calcular que el deshielo de primavera representa la causa de casi la mitad de todas las emisiones de carbono que pueden ser absorbidas por las plantas.

«Anteriormente no teníamos estos datos, pero ahora que los tenemos, vemos que estos ecosistemas se están calentando rápidamente», explica Arndt. «Muchos modelos ya predicen que el Ártico se convertirá en una fuente de CO2, pero podrían subestimar el tamaño de la fuente si este proceso de primavera no se tiene en cuenta».

Comparte en:
Jasper Bueno

Soy licenciado en Ciencias de la Comunicación porque de niño siempre quise ser locutor y cubriré la parte ecológica en Nanova.