Restos del antiguo cúmulo estelar globular destruido por la Vía Láctea descubierto por los astrónomos

Los restos de un antiguo cúmulo estelar de tipo globular desgarrado por la gravedad de la Vía Láctea, un proceso iniciado hace 2.000 millones de años, fueron identificados por un equipo de investigadores dirigido por Ting Li y Alexander Ji de la Carnegie Institution for Science.

El estudio, publicado en Nature, será muy útil para comprender cómo se forman estas agrupaciones espectaculares de estrellas.

Los cúmulos estelares globulares (o cúmulos) pueden definirse como «pequeñas galaxias dentro de galaxias». Son esferas formadas por muchas estrellas, a veces incluso más de 1 millón, que se agrupan debido a su gravedad.

En la Vía Láctea se han identificado más de 150 y varios de ellos forman una especie de halo que envuelve a toda la galaxia.

Sobre la imagen: La impresión de un artista de la delgada corriente de estrellas arrancadas del cúmulo globular de Phoenix, que envuelve nuestra Vía Láctea (izquierda). Para el estudio, los astrónomos apuntaron a las brillantes estrellas Gigantes Rojas, para medir la composición química del desbaratado cúmulo globular Fénix (derecha). La ilustración es cortesía de James Josephides (Swinburne Astronomy Productions) y la Colaboración S5. Imagen superior derecha: Impresión artística de la delgada corriente de estrellas arrancada del cúmulo globular Fénix, que envuelve nuestra Vía Láctea (izquierda). Para el estudio, los astrónomos apuntaron a las brillantes estrellas Gigantes Rojas, para medir la composición química del desbaratado cúmulo globular Fénix (derecha). La ilustración es cortesía de James Josephides (Swinburne Astronomy Productions) y la Colaboración S5.

Los investigadores identificaron un flujo de estrellas en el hemisferio sur, en la constelación del fénix. Esta corriente, nombrada por los investigadores de Phoenix Stream, en realidad representa los restos globulares de las estrellas que han quedado «desgarradas» debido a la gravedad de la Vía Láctea que, con el tiempo, ha «robado» las estrellas del cúmulo que forma el flujo que vemos hoy. .

Al analizar la composición química de las estrellas en este flujo y medir la abundancia de los elementos más pesados, los investigadores llegaron a la conclusión de que varias generaciones de estrellas han «sembrado» el material que forma el flujo.

«Nos sorprendió mucho descubrir que Phoenix Stream es claramente diferente de todos los otros cúmulos globulares de la Vía Láctea», explica Zhen Wan de la Universidad de Sydney, el autor principal del estudio. «Aunque el grupo fue destruido hace miles de millones de años, aún podemos decir que se formó en el universo primitivo».

Según los investigadores, Phoenix Stream es «el último de su tipo», eso es lo que queda de una población de cúmulos globulares estelares nacidos en una fase primordial, un entorno cósmico muy diferente de lo que vemos hoy, como explica Ting Li.

Más en Nanova ||  Coronacheck, el primer sitio web que verifica las noticias sobre el Coronavirus

Algunos de estos antiguos cúmulos globulares, desgarrados y gravitacionalmente destruidos por la Vía Láctea, pueden sobrevivir como flujos débiles que luego se pueden descubrir antes de disolverse.

Comparte en:
Victor Alvarado

Ingeniero de sistemas, me gusta viajar, leer y pasar el tiempo con mi familia, investigar y escribir artículos de divulgación científica.