Las máscaras faciales evitaron miles de casos de COVID-19

El uso de mascarillas puede haber evitado decenas de miles de infecciones por COVID-19 en la ciudad de Nueva York e Italia después de que ambas zonas aplicaran políticas de uso de mascarillas para el público, según un estudio de modelización.

Proyectando el número de infecciones en base a los datos anteriores al uso de las mascarillas, el estudio estimó que el uso de mascarillas en la ciudad de Nueva York redujo el número de infecciones en más de 66.000 entre el 17 de abril y el 9 de mayo, según Renyi Zhang, PhD, de la Universidad de Texas A&M en College Station, y sus colegas.

Además, se estima que las coberturas faciales obligatorias han reducido el número de infecciones en Italia en más de 78.000, entre el 6 de abril y el 9 de mayo, según escribieron los autores en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias.

Fueron un paso más allá, argumentando que la transmisión aérea del virus representa en realidad «la ruta dominante de la infección». Debido a que el distanciamiento social, la cuarentena y el aislamiento minimizan la transmisión por contacto, pero no protegen contra la transmisión por aire, y debido a que los EE. UU. estaban bajo encierro a principios de abril, «la transmisión por aire representa la única ruta viable para la propagación de la enfermedad, cuando no se implementa el cubrimiento de la cara obligatorio», escribieron los investigadores.

Los CDC recomiendan «cubrirse la cara con tela» en público, y la agencia reiteró su apoyo a esas y otras intervenciones no farmacéuticas, como el distanciamiento social y la higiene de las manos, el viernes en la primera sesión informativa pública de los funcionarios de la agencia desde el 9 de marzo.

El director de los CDC, Robert Redfield, MD, dijo que aunque el país ha hecho «grandes progresos», es necesario seguir centrándose en la ralentización de la transmisión de COVID-19, y que «las personas asintomáticas o presintomáticas pueden contribuir a la propagación».

«Sigue siendo extremadamente importante que adoptemos las recomendaciones de distanciamiento social, de lavarse las manos y de usar un protector facial cuando estamos en público», dijo.

También el viernes, el Departamento de Transporte de EE.UU. dijo que enviará 100 millones de cubiertas faciales de tela a los sectores de la aviación, el tránsito y el transporte de prueba de pasajeros para uso de los pasajeros, con unos 87 millones distribuidos en los aeropuertos.

En la sesión informativa, los funcionarios de los CDC analizaron los resultados de una encuesta en línea publicada en Morbidity and Mortality Weekly Report, realizada del 5 al 12 de mayo en la ciudad de Nueva York, Los Ángeles y una cohorte nacional, que encontró un fuerte apoyo público a las intervenciones recomendadas, así como a las órdenes de permanencia en el hogar emitidas por los estados individuales.

Alrededor de tres cuartos de los encuestados dijeron que usaban «cubiertas de tela en público», mientras que el 88% apoyó el distanciamiento social, y en general, el 80% apoyó las órdenes de quedarse en casa y los cierres de negocios no esenciales.

Más en Nanova ||  Conoce a Nikola Motors, el desarrollador de vehículos eléctricos que los inversionistas creen que es tan valioso como Ford

En el estudio de modelado del PNAS, Zhang y sus colegas señalaron que estudios previos de otros virus, como la gripe, el SARS y el MERS, indicaban un «papel significativo de los aerosoles». El equipo señaló además cómo las investigaciones recientes muestran la carga viral más alta en el tracto respiratorio superior antes de la aparición de los síntomas, «lo que sugiere el pico de infecciosidad en el momento de la aparición de los síntomas o antes de ella y una transmisión asintomática sustancial para el SARS-CoV-2».

Los investigadores examinaron los datos del 23 de enero al 9 de mayo, para obtener la «tendencia de la pandemia en todo el mundo», utilizando informes de la Comisión de Salud Municipal de Wuhan, los CDC europeos y el gobierno de la ciudad de Nueva York para determinar «infecciones confirmadas acumulativas» en Wuhan, Italia y la ciudad de Nueva York. Los investigadores estimaron un «número de infecciones evitadas debido a la cobertura facial» como la «diferencia entre los valores proyectados y los notificados».

Los investigadores también analizaron los casos de COVID-19 en los EE. UU. del 1 de marzo al 9 de mayo, que encontraron un aumento más lento de los casos después del orden de permanencia en el hogar, pero después del 3 de abril, señalaron, «las únicas medidas regulatorias entre la ciudad de Nueva York y los Estados Unidos radican en la cobertura facial el 17 de abril en la ciudad de Nueva York».

Examinando el número de casos del 5 de abril al 9 de mayo en los Estados Unidos, y del 17 de abril al 9 de mayo en la ciudad de Nueva York, los investigadores encontraron que la tasa de nuevas infecciones diarias en la ciudad de Nueva York disminuyó, con una pendiente negativa de 106 casos por día después del 17 de abril, lo que se traduce en un -3% por día. Por el contrario, los EE.UU. excluyendo a la ciudad de Nueva York tuvieron una pendiente positiva de 70 casos por día después del 4 de abril, o alrededor de +0,3% por día.

«El recubrimiento facial obligatorio … previno eficazmente la transmisión por aire al bloquear la atomización y la inhalación de aerosoles portadores de virus y la transmisión por contacto al bloquear el desprendimiento de gotas virales», escribieron los investigadores.

Reprendieron tanto a la Organización Mundial de la Salud, que recientemente se puso en marcha por sus comentarios que minimizaban el papel de la propagación asintomática, como a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), diciendo que ambos habían hecho hincapié en la prevención de la transmisión por contacto, pero «ignoraron en gran medida la importancia de la vía de transmisión aérea».

«El uso de máscaras faciales en público corresponde a los medios más eficaces para prevenir la transmisión interhumana», escribieron Zhang y sus coautores.

Comparte en:
Andrea Rodriguez

Investigador asociado: temas biocombustibles, nanomateriales, Olimpiadas Nacionales de Química