Las observaciones durante los eclipses solares revelan los misterios de la corona solar.

Investigadores del Instituto de Astronomía de la Universidad de Hawai trabajan en el estudio de la corona solar – la atmósfera más exterior del Sol, que se expande en el espacio interplanetario – escribe eurekalert.org, citando la revista Astrophysical Journal.

Las propiedades de la corona solar son el resultado del complejo campo magnético del Sol, que se crea dentro del Sol y se extiende hacia el espacio.

Benjamin Bo, graduado de la Universidad de Hawai, realizó un nuevo estudio que utilizó observaciones de eclipses solares totales para medir la forma del campo magnético coronal con una resolución espacial más alta y un área más grande que nunca antes.

La corona es más fácil de ver durante un eclipse total de sol, cuando la luna está justo entre la Tierra y el Sol, bloqueando la luz solar. Los importantes avances tecnológicos de las últimas décadas han llevado a la mayoría de las investigaciones a trasladarse a las observaciones espaciales en longitudes de onda de luz no accesibles desde la superficie de la Tierra – a grandes telescopios terrestres como el Telescopio Solar Daniel K. Inouye en la isla de Maui. A pesar de estos avances, algunos detalles de la corona solar sólo pueden ser estudiados durante eclipses solares completos.

Bo consultó a Manoa Shadia Habbal, Profesora de Astronomía de la Universidad de Hawai, experta en la investigación de la corona solar. Habbal dirigió a los sherpas del viento solar, un grupo de científicos cazadores de eclipses que han realizado observaciones científicas durante los eclipses solares durante más de 20 años. Estas observaciones condujeron a avances en la revelación de algunos de los secretos de los procesos físicos que determinan la existencia de la corona.

«La corona ha sido observada durante los eclipses solares totales durante más de un siglo, pero nunca antes se han utilizado las imágenes de los eclipses para cuantificar su estructura de campo magnético», explicó Bo. – Sabía que sería posible extraer mucha más información aplicando técnicas modernas de procesamiento de imágenes a los datos del eclipse solar.

Bo trazó la ley de distribución de las líneas de campo magnético en la corona, utilizando un método de trazado automático aplicado a las imágenes de la corona obtenidas durante 14 eclipses en las últimas dos décadas. Estos datos permitieron estudiar los cambios en la corona a lo largo de dos ciclos magnéticos de 11 años del Sol.

Más en Nanova ||  Obteniendo energía de las corrientes marinas

Bo descubrió estructuras muy pequeñas en toda la corona. Las imágenes de mayor resolución mostraron estructuras a menor escala, lo que sugiere que la corona está aún más estructurada de lo que se informó anteriormente. Para cuantificar estos cambios, Bo midió el ángulo del campo magnético en relación con la superficie del Sol.

Durante los períodos de mínima actividad solar, el campo de la corona vino casi directamente del Sol cerca del ecuador y los polos, mientras que salió en diferentes ángulos en las latitudes medias. Durante los períodos de pico, el campo magnético coronal estaba mucho menos organizado y era más radial.

«Sabíamos que habría cambios durante el ciclo solar, pero nunca esperábamos lo vasto y estructurado que sería el campo coronal», explicó Bo. – Los futuros modelos tendrían que explicar estas características para comprender plenamente el campo magnético coronal.

Estos resultados desafían las suposiciones actuales utilizadas en las simulaciones coronales, que a menudo suponen que el campo magnético coronal es radial más allá de una distancia de 2,5 radios solares. Nuevos trabajos han demostrado que el campo coronal a menudo no era radial dentro de al menos 4 radios solares.

Este trabajo tiene otras implicaciones en otras áreas de la investigación de la energía solar, incluyendo la formación del viento solar, que afecta al campo magnético de la Tierra y puede afectar a la Tierra, como los cortes de energía.

«Estos resultados son de particular interés en la formación del viento solar. Aparentemente, las ideas principales sobre cómo simular la generación de viento solar no están completas, y por lo tanto nuestra capacidad de predecir y proteger contra el clima espacial puede ser mejorada», dijo Bo.

Bo ya planea participar en las próximas expediciones de su equipo. El próximo está programado para América del Sur en diciembre de 2020.

Comparte en:
Victor Alvarado

Ingeniero de sistemas, me gusta viajar, leer y pasar el tiempo con mi familia, investigar y escribir artículos de divulgación científica.