Los ejercicios aeróbicos mejoran la memoria al aumentar el flujo de sangre al cerebro

Científicos han descubierto que el ejercicio aumenta el flujo sanguíneo en dos áreas clave del cerebro asociadas con la memoria», eurekalert.org informa citando el Journal of Alzheimer’s Disease.

Los científicos han reunido una gran cantidad de pruebas que vinculan el ejercicio con la salud del cerebro, y algunos estudios muestran que la aptitud física puede incluso mejorar la memoria. ¿Pero qué sucede durante el ejercicio para inducir estos beneficios? Un nuevo estudio del Centro Médico de la Universidad de Texas Southwest, que mapeó los cambios del cerebro después de un año de ejercicio aeróbico, reveló un proceso potencialmente crítico: el ejercicio aumenta el flujo sanguíneo en dos áreas clave del cerebro asociadas con la memoria. Notablemente, el estudio mostró que este flujo sanguíneo puede ayudar incluso a las personas mayores con problemas de memoria a mejorar la función cognitiva, lo que los científicos creen que podría guiar la investigación futura de la enfermedad de Alzheimer.

«Algún día podremos desarrollar un medicamento o un procedimiento que dirija con seguridad el flujo sanguíneo a estas áreas del cerebro», dice Binu Thomas, investigador principal de neuroimágenes del Centro Médico del Sudoeste de la Universidad de Texas. – Pero estamos empezando a explorar la combinación correcta de estrategias para ayudar a prevenir o retrasar los síntomas del Alzheimer. Necesitamos una mejor comprensión del cerebro y de los procesos de envejecimiento».

El flujo sanguíneo y la memoria

El estudio documentó cambios en la memoria a largo plazo y en el flujo sanguíneo cerebral en 30 participantes de 60 años o más con problemas de memoria. La mitad de ellos tenían un programa de entrenamiento aeróbico regular de un año; el resto sólo tenía estiramientos.

El grupo que realizó los ejercicios mostró una mejora del 47% en la memoria después de un año en comparación con los cambios mínimos de los marcadores de estiramiento. La visualización cerebral de los participantes del grupo de ejercicio, realizada en reposo al principio y al final del estudio, mostró un aumento del flujo sanguíneo en la corteza cingulada anterior y en el hipocampo, las zonas nerviosas que desempeñan un papel importante en la función de la memoria.

Otros estudios ya han documentado los beneficios de los ejercicios aeróbicos también para los adultos cognitivamente normales. Estudios anteriores de Thomas han demostrado que los atletas mayores tienen un mejor flujo sanguíneo en la corteza que los adultos sedentarios. Pero el nuevo estudio es significativo porque muestra una mejora durante un período más largo en adultos con alto riesgo de padecer la enfermedad de Alzheimer.

«Hemos demostrado que incluso cuando la memoria comienza a desvanecerse, se puede afectar añadiendo ejercicio aeróbico a su estilo de vida», dice Thomas.

La búsqueda de medidas para combatir la demencia es cada vez más urgente: más de 5 millones de estadounidenses sufren de Alzheimer y se espera que para 2050 su número se triplique.

Las investigaciones recientes han ayudado a los científicos a comprender mejor la génesis molecular de la enfermedad, incluido el descubrimiento en 2018 en el Instituto Peter O’Donnell de la Universidad Júnior del Sudoeste, que trabajó para detectar la enfermedad antes de que aparecieran los síntomas. Sin embargo, los miles de millones de dólares gastados en la investigación sobre la forma de prevenir o frenar la demencia no han dado lugar a ningún tratamiento de eficacia comprobada que permita un diagnóstico temprano para los pacientes.

Los científicos de la Universidad Southwestern están entre muchos equipos de todo el mundo tratando de determinar si el ejercicio puede ser la primera intervención de este tipo. Cada vez hay más pruebas de que pueden desempeñar un papel en el retraso o la reducción del riesgo de la enfermedad de Alzheimer.

Por ejemplo, un estudio realizado en 2018 encontró que las personas con niveles más bajos de aptitud física experimentaban un deterioro más rápido de las fibras nerviosas vitales del cerebro, llamadas materia blanca. Un estudio publicado el año pasado mostró que el ejercicio se correlacionaba con un deterioro más lento del hipocampo.

En cuanto a la importancia del flujo sanguíneo, Thomas dice que algún día podría utilizarse junto con otras estrategias para preservar la función cerebral en personas con un deterioro cognitivo leve.

«El flujo sanguíneo cerebral es parte del rompecabezas y tenemos que seguir resolviéndolo», dice Thomas. – Pero ya hemos recibido suficientes datos para saber que el lanzamiento de un programa de acondicionamiento físico puede beneficiar a nuestro cerebro y corazón durante toda la vida.

Únete al debate..

MAS EN NANOVA

5 Tendencias Tecnológicas para esta nueva decada

1. Los consumidores exigirán cada vez más privacidad"En lo que respecta a la cuestión de la privacidad del...

Una supercomputadora descubre que los humanos son los culpables de la extincion de los Neardentales

La competencia por los recursos entre los Neandertales y el Homo sapiens fue la razón de la desaparición de nuestros antiguos parientes,...

Los científicos proponen un método nuevo con la capacidad de suprimir eficazmente el VIH

Los investigadores han desarrollado un método de un solo paso para obtener compuestos de fullereno solubles en agua con importantes propiedades biológicas,...

HOY

Apple Glass: todo lo que sabemos sobre las futuras gafas de realidad aumentada de Apple

Aunque probablemente tengamos que esperar hasta finales de 2021, o incluso 2022, para verlas en las tiendas, la Apple Glass nos ofrece...

iPhone 12 : 128 Go minimum

Varias fuentes fidedignas detallan las especificaciones técnicas del próximo iPhone 12. Se han anunciado cuatro versiones del smartphone de Apple, con algunos...

Récord de velocidad en Internet: 44,2 terabits por segundo

Un equipo de investigadores australianos ha establecido un nuevo récord al alcanzar los 44,2 Tbps en una sola fibra óptica. Usando un...

Materiales Aislantes

Los materiales aislantes abarcan desde materiales de fibra voluminosos como fibra de vidrio, lana de roca y escoria, celulosa y fibras naturales, hasta tableros de espuma rígida y láminas...