Imprimir un auténtico microscopio en casa, ¡es ahora posible!

Investigadores han desarrollado un microscopio de laboratorio de código abierto que puede ser impreso en 3D por menos de 17 euros. El objetivo es hacer que la ciencia sea accesible al público en general y a las instituciones con recursos limitados. La impresión en 3D se está convirtiendo en una parte cada vez más importante del sistema de salud, proporcionando equipos de emergencia de forma rápida y barata.

Cualquiera podrá convertirse pronto en un investigador biológico, gracias al microscopio desarrollado por ingenieros de la Universidad de Bath en el Reino Unido. Han diseñado un microscopio impreso en 3D y disponible por sólo 17 euros. Completamente automatizado, puede observar objetos tan pequeños como 100 nanómetros, el tamaño de un virus como la gripe. Llamado OpenFlexure, el dispositivo fue diseñado para ser fácil de usar, con una interfaz de software intuitiva y procedimientos de alineación simplificados.

Descrito en la revista Biomedical Optics Express, el microscopio OpenFlexure es especialmente ventajoso por su costo: apenas 15 libras (unos 17 euros), donde los microscopios científicos se venden por más de diez mil euros. Este precio incluye el costo del plástico impreso, la lente de la cámara del smartphone y los sujetadores. Sus creadores también han desarrollado una versión más elaborada que incluye una lente de microscopio real y una computadora integrada de Frambuesa Pi, que puede hacerse por «unos pocos cientos de euros».

Imágenes obtenidas con el microscopio OpenFlexure: a) Frotis de sangre fina teñido con Giemsa, aumento 100x. b) Copos de grafeno, aumento 40x. c) Gotas de cristales líquidos 5CB, aumento 40x. d) Fluorescencia del rizoma incoloro del lirio de los valles (convallaria majalis) a dos longitudes de onda diferentes, aumento 40x. El microscopio utilizado aquí incluye un objetivo Sony IMX219 (aproximadamente 80 euros). Joel Collins y otros, Biomedical Optics Express, 2020

Un microscopio imprimible en pocas horas para los países en desarrollo

«Queremos poner estos microscopios a disposición de las escuelas, laboratorios de investigación, clínicas privadas y el público en general que quiere descubrir la ciencia», dice Joel Collins, co-creador del microscopio e investigador de física de la Universidad de Bath. Ya se han impreso más de 100 microscopios, algunos de los cuales se han utilizado en Tanzanía y Kenya para la detección del paludismo.

Más en Nanova ||  El grafeno como portador de micronutrientes fertilizantes

Los médicos han podido detectar el protozoo Plasmodium falciparum en muestras de sangre, lo que ha permitido un rápido diagnóstico y un mejor tratamiento de los pacientes en los hospitales. «Nuestros socios tanzanos, STICLab, han modificado el diseño del microscopio para adaptarlo mejor a su mercado local, lo que demuestra otra de las principales ventajas de nuestro hardware de código abierto: la capacidad de personalizar, mejorar y apropiarse de un producto», dice Richard Bowman, otro co-creador.

La impresión en 3D para ayudar al brote de Covid-19

Desde el comienzo de la pandemia y la contención de Covid-19, el interés por la impresión en 3D ha sido una verdadera locura. Un respirador artificial impreso en 3D fue validado el pasado mes de marzo, permitiendo una rápida respuesta a situaciones de emergencia. El fabricante de materiales de impresión 3D, Copper3D, ha puesto en línea un modelo de código abierto de la máscara N95. En París, se han instalado 60 impresoras 3D en el hospital Cochin para producir equipo médico. Y si no tienes una impresora 3D, siempre puedes construir tu microscopio… en Lego. Desarrollado por un ingeniero de IBM que ha puesto en línea las instrucciones para su montaje, incluye un mini ordenador Raspberry Pi y un chip Arduino. Precio de coste: 280 euros.

Comparte en:
Maria Biesheuvel

Ex directora de contenidos de UnoRide Estudió marketing en la Universidad Internacional de Florida Tiene una obsesión malsana con el viejo Saabs