El asteroide que mato a los dinosaurios cayo justo como tenia que caer

Hace más de 66 millones de años, un asteroide del tamaño del Monte Everest golpeó la Tierra y envió nubes, borrando el sol y matando a muchas criaturas que vivían en el planeta. Nuevas investigaciones sugieren que este asteroide que mató a los dinosaurios llegó en el ángulo más mortal posible.

Los científicos descubrieron recientemente nuevas pruebas sobre el asteroide que casi arrasó con la población mundial hace 66 millones de años. La nube ardiente que surgió del cráter arrasó con todo en un radio de cientos de kilómetros, desencadenando un «invierno nuclear» que acabó con los dinosaurios y otros seres vivos del planeta. Si la aproximación del asteroide hubiera sido más superficial o más empinada, habría un resultado totalmente diferente.

El Dr. Gareth Collins del Colegio Imperial de Londres dirigió la primera simulación computarizada en 3D del impacto. Según Collins, «Para los dinosaurios, el peor escenario posible es exactamente lo que sucedió».

El sitio del impacto dejó un cráter de 1200 millas de ancho que vaporizó la roca y envió miles de millones de toneladas de azufre y dióxido de carbono a la atmósfera durante la era prehistórica. Esto inició un cambio en el clima del planeta casi instantáneamente, causando que las temperaturas se desplomaran y que la lluvia ácida cayera, lo que resultó en la extinción de más del 75% de la vida.

«Esto probablemente empeoró por el hecho de que golpeó en uno de los ángulos más mortíferos posibles. Nuestras simulaciones proveen evidencia convincente de que el asteroide golpeó en un ángulo empinado, tal vez 60 grados sobre el horizonte, y se acercó a su objetivo desde el noreste. Sabemos que este fue uno de los peores escenarios para la letalidad del impacto porque puso más desechos peligrosos en la atmósfera superior y los esparció por todas partes – lo mismo que llevó a un invierno nuclear», dijo Collins.

¿Cómo se les ocurrió la simulación?

Collins y sus colegas usaron un modelo que consideraba diferentes ángulos de la trayectoria del asteroide. Utilizaron los datos geofísicos del sitio de impacto de hace millones de años llamado Chixculub para replicar todo el evento en la simulación.

Más en Nanova ||  9 de Agosto : Día de los Pueblos Indígenas 2020

También incluyeron resultados recientes de una expedición de perforación en alta mar que fue capaz de sacar a la luz rocas que contenían evidencia de las fuerzas extremas que se generaron en ese momento. El objetivo era averiguar el ángulo y la dirección del impacto y su relación entre los centros del cráter y su «anillo de pico». Un anillo del pico es un círculo de montañas fuertemente fracturadas localizadas dentro de las rocas de rima y manto enviadas 20 millas bajo tierra.

El ángulo del asteroide que impactó en la Tierra fue de casi 60 grados. Era el peor ángulo posible que podía causar el máximo daño catastrófico.

El Dr. Auriol Rae de la Universidad de Friburgo en Alemania dijo. «A pesar de estar enterrado bajo casi un kilómetro de rocas sedimentarias, es notable que los datos geofísicos revelen tanto sobre la estructura del cráter… suficiente para describir la dirección y el ángulo del impacto».

Comparte en:
Victor Alvarado

Ingeniero de sistemas, me gusta viajar, leer y pasar el tiempo con mi familia, investigar y escribir artículos de divulgación científica.