Científicos corrigen el gen de los perros para arreglar la distrofia muscular.

La distrofia muscular de Duchenne es la enfermedad genética más común entre las diversas patologías del sistema muscular. Es causado por una rotura del gen de la distrofina (mutación del gen DMD) localizado en el cromosoma X (uno de los dos cromosomas que determinan el sexo de una persona).

La distrofia muscular de Duchenne es una enfermedad mortal causada por el agotamiento del tejido muscular.

La enfermedad se presenta principalmente en los hombres y se caracteriza por una debilidad progresiva de los músculos proximales causada por la degeneración de las fibras musculares. La enfermedad afecta a uno de cada 3500 niños y causa debilidad muscular en la primera infancia.

En la adolescencia, los chicos con enfermedad de Duchenne ya tienen restringido el movimiento y tienen que desplazarse en sillas de ruedas, lo que suele provocar una muerte prematura por ataque cardíaco o asfixia respiratoria.

No hay un tratamiento específico para la distrofia de Duchenne.

Pero una solución genética que ha sido probada en perros puede dar a estos pacientes nuevas esperanzas de recuperación.

La enfermedad es causada por mutaciones genéticas. En la distrofia de Duchenne, estas mutaciones conducen a una grave escasez de distrofeno, una proteína de la membrana de las células musculares que ayuda a los músculos a reflejar el choque y los protege de la degradación.

En un estudio reciente, los científicos han aplicado la tecnología de corrección de la distrofia muscular CRISPR/Cas9 (Cluster Short Polyndrome Repeaters separated by regular intervals) para elevar los niveles de proteína muscular en cuatro perros que padecen la enfermedad de Duchenne. El posible éxito acelerará los ensayos clínicos de este tratamiento y de los humanos.

Un equipo de investigadores del Centro Médico del Suroeste de la Universidad de Texas trabajó con sabuesos jóvenes criados para desarrollar la enfermedad de Duchenne.

Los científicos alteraron quirúrgicamente las células musculares de los perros para eliminar la principal barrera para el aumento de la producción de proteínas – el corto y problemático segmento de ADN que codifica las proteínas y que se encuentra tanto en los perros como en los humanos.

Durante unos dos meses, los perros mostraron una mayor producción de distrofeno; los niveles de distrofeno en los músculos esqueléticos variaron hasta el 90% de los niveles normales, según el tipo de músculo y la dosis utilizada. (Algunos perros produjeron significativamente menos distrofeno.) En el músculo del corazón, el músculo más importante en el tratamiento, los niveles de distrofeno se elevaron hasta el 92% en comparación con lo normal.

Más en Nanova ||  Las personas mayores que usan Internet están más satisfechas y menos deprimidas todos los días

Los investigadores de la Universidad de Texas, publicaron los resultados del experimento en agosto en la publicación científica «Science» (Ciencia) e informaron de que no encontraron cambios involuntarios en relación con otras áreas del genoma -como se sabe, esta es la principal preocupación de los científicos que trabajan con la tecnología en el campo de la ingeniería genética- y no hubo signos de que la tecnología utilizada condujera al deterioro de los perros enfermos.

Con el fin de consolidar el éxito de la tecnología sobre los músculos de los perros, el autor principal Eric Olson, biólogo molecular de la Universidad del Sudoeste de Texas, y sus colegas inventaron virus que actuarían como vehículos de transporte para la tecnología y que separarían algunos de los virus de su propio ADN, liberando espacio para la mecánica de la ingeniería genética.

Entonces algunos de los virus fueron cargados con la enzima Cas9, que funcionó como una «tijera» molecular.

Este método se utilizó para eliminar una serie de enlaces de ADN que impiden la producción de distrofeno en las células musculares. Otros virus transportaron la molécula, un navegador para ayudar a la enzima Cas9 a determinar dónde realizar los cortes requeridos.

Incluso antes, el equipo de Olson demostró cómo el CRISPR podía ser usado para tratar la enfermedad de Duchenne, que afectaba a roedores y células humanas, en un entorno de laboratorio.

El nuevo trabajo fue una indicación del primer éxito en el tratamiento de grandes mamíferos. Para consolidar el éxito del trabajo, el equipo se centró sólo en la medición de la recuperación del nivel de proteínas. Pero no se estudió cómo un procedimiento así podría cambiar el comportamiento de los perros o su vida cotidiana.

Del mismo modo, no está claro cuánto tiempo podría funcionar una sola inyección con el sistema CRISPR diseñado genéticamente en una persona con enfermedad de Duchenne.

Olson y sus colegas esperan que el efecto de la inyección sólo pueda ser lo suficientemente prolongado con una sola dosis, pero el equipo necesita obtener resultados adicionales para presentar claramente el cuadro de la intervención y tener una idea más precisa para el trabajo.

«Si los pacientes necesitaran un tratamiento a largo plazo durante un período más largo, no podrían utilizar el mismo vehículo viral», dice Elizabeth McNally, genetista y cardióloga que dirige el Centro de Medicina Genética de la Universidad Northwestern.

Comparte en: