Se pueden robar datos de una computadora usando las vibraciones del ventilador del CPU

La brecha de aire consiste en aislar físicamente una computadora de la red local y de la Internet. Esto permite proteger las estaciones de trabajo más críticas, como en una central nuclear, o asegurar datos altamente sensibles. Esta técnica no es perfecta, como han demostrado los investigadores de la Universidad Ben Gurión del Néguev en Israel.

El equipo ha desarrollado una técnica llamada AiR-ViBeR para evitar la protección de la brecha de aire. Utiliza el ventilador de un ordenador aislado para enviar información de forma invisible a un smartphone presente en el lugar. La investigación está a cargo de Mordechai Guri, que ya ha descubierto otras técnicas para transmitir datos desde una computadora desconectada de la red, por ejemplo, modulando el brillo de la pantalla.

La presencia de malware es aun necesaria

El AiR-ViBeR funciona modulando la velocidad del ventilador para codificar los datos. Esta técnica crea vibraciones que pasan a través del escritorio en el que se encuentra el PC, y que pueden ser detectadas por el acelerómetro de un teléfono inteligente colocado en la misma superficie. La transmisión de datos es bastante lenta, ya que los investigadores han alcanzado una velocidad máxima de medio bit por segundo, o 16 segundos para un solo byte.

Una de las principales limitaciones de esta técnica es la necesidad de instalar malware en el PC aislado, lo que implica el acceso físico o tentar a la víctima a utilizar una llave USB infectada. Además, el smartphone debe estar equipado con una aplicación especial para decodificar las vibraciones. Sin embargo, como el acceso al acelerómetro no requiere ninguna autorización especial, el malware podría pasar más fácilmente desapercibido. Sin embargo, es poco probable que el AiR-ViBeR se utilice en la práctica algún día debido a su baja velocidad.

 

Comparte en:
Rubén Navarro Ferrer

Rubén Navarro Ferrer es pasante en Nanova y blogger en 20minutos.es. Con formación en psicología y un máster en inteligencia artificial, se centra en la relación entre ciencia, tecnología y sociedad. En su tiempo libre también le gusta meterse en el bolígrafo y escribir sobre todo en su propia página web.