Se descubrieron tres nuevas especies de pterosaurios que habitaban en Africa

Hace 100 millones de años, la zona que rodea lo que hoy es Marruecos no era un desierto como el que conocemos hoy en día, sino una zona fértil y verde, atravesada por ríos y poblada por dinosaurios y otras criaturas prehistóricas.

Entre ellas, se acaba de anunciar en un estudio publicado en Cretaceous Research, que también había al menos tres especies de pterosaurios, enormes reptiles voladores que se alimentaban de peces y que van a enriquecer el catálogo de especies prehistóricas descubiertas en los últimos años en el desierto del Sahara.

El paraíso de los paleontólogos. El descubrimiento se realizó en la zona de las formaciones geológicas de los lechos de Kem Kem, en la frontera entre el sudeste de Marruecos y Argelia, que especialmente en los últimos años está resultando ser un verdadero paraíso para los paleontólogos. Las tres nuevas especies de pterosaurio, que se suman a las seis ya conocidas (así como una gran cantidad de restos de dinosaurios), pertenecen a tres géneros ya descritos: Anhanguera (hasta ahora sólo se encuentra en el Brasil), Ornithocheirus y Coloborhynchus (hasta ahora sólo presente en Europa y Asia central). Las consideraciones geográficas son importantes, porque, como explicó el primer autor del estudio Megan Jacobs, «los fósiles de pterosaurio son raros y se encuentran generalmente en Europa o América del Sur»: las tres nuevas especies son, por lo tanto, «una importante mirada a los pterosaurios de África».

Donde había hierba… ¿Pero dónde y cómo vivieron estos enormes reptiles voladores, los primeros animales que evolucionaron (antes que las aves y los murciélagos) una forma de vuelo activo? Con una envergadura de 3 a 4 metros y una boca llena de dientes, eran pescadores experimentados, comparables según el estudio a los albatros modernos por su capacidad de recorrer enormes distancias cada día para conseguir comida.

¿Y qué hay de lo que estaba debajo de ellos, en el suelo? Según David Martill, otro de los autores del estudio, «estos depredadores volaron sobre un mundo dominado por los depredadores, incluidos los parientes de los cocodrilos y los dinosaurios carnívoros. Había muy pocos herbívoros […] y los depredadores pudieron alimentarse gracias a una sobreabundancia de peces».

Comparte en:
Jasper Bueno

Soy licenciado en Ciencias de la Comunicación porque de niño siempre quise ser locutor y cubriré la parte ecológica en Nanova.