Las máscarillas médicas son un problema de Salud Pública

Las máscaras -como los guantes, las toallas de papel, los pañuelos y otros residuos domésticos- tienen muchas probabilidades de estar infectadas por virus y de ser recogidas por los trabajadores de la basura, los conserjes o las personas que recogen materiales reciclables de los contenedores de basura y viven de ellos.

Durante una pandemia, la eliminación de los desechos sanitarios y el equipo de protección personal requiere un enfoque especial. Además, el coronavirus, como han descubierto los científicos, permanece viable en algunas superficies hasta tres semanas.

Las instituciones médicas tienen un procedimiento especial para recoger y eliminar los desechos generados directamente por los pacientes. Existen normas especiales para el manejo de los desechos médicos, que están consagradas en los protocolos de eliminación de desechos médicos.

Pero ahora, debido a la pandemia, cualquier edificio residencial, oficina o empresa puede producir desechos médicos. Y no hay un «protocolo especial» para ellos.

Se deberian poner las mascarillas, pañuelos de papel y otros residuos sanitarios y domésticos en bolsas de plástico, preferiblemente en dos, y bien atadas. En esta forma, estos residuos pueden ser puestos en un recipiente especial.

Cuando el número de pacientes infecciosos en un asentamiento es mucho mayor que el habitual, los problemas con la basura también son mucho mayores.

En Wuhan, por ejemplo, se tuvo que construir no sólo nuevos hospitales, sino también una planta adicional para reciclar los desechos médicos. Además, en el pico de las enfermedades, funcionaban allí unas 50 estaciones móviles de purificación, que permitían la desinfección de los desechos médicos directamente en el lugar, antes de su transporte para el reciclaje.

La OMS ha explicado el orden de tratamiento de los desechos médicos en relación con la propagación de la infección por coronavirus. «La gestión de los desechos se lleva a cabo de conformidad con los requisitos sanitarios y epidemiológicos para el tratamiento de los desechos médicos de clase B. Es inaceptable cualquier tipo de utilización de los desechos de la clase B que difiera de la especificada en los protocolos».

Más en Nanova ||  La Biotecnologia en su maxima expresión : Corales impresos en 3D.

Los desechos médicos de clase B son :

– Materiales que han estado en contacto con pacientes con enfermedades infecciosas.

– Desechos de laboratorios, industrias farmacéuticas e inmunobiológicas que trabajan con microorganismos de 1-2 grupos de patogenicidad.

– Desechos de las unidades de tratamiento y diagnóstico de hospitales físiacos (dispensarios) contaminados con esputo de pacientes, desechos de laboratorios microbiológicos.

Las máscaras médicas, sin las cuales la gente trata de no salir a la calle, en su mayor parte pueden ser consideradas como desechos médicos de clase B: materiales que han estado en contacto con pacientes con enfermedades infecciosas.

La gente común, por supuesto, no puede tratarlos como basura comun, así, se debe recordar que una mascarilla medica usada puede ser peligrosa para otros. No es un envoltorio de caramelo o una taza de yogur.

Ahora, un envoltorio y un vaso pueden ser peligrosos y potencialmente contaminantes.

Comparte en:
Ana Villanueva

Doctora en Educación por la Universidad de Chile en el año 2010. Subdirectora del Departamento Interfacultativo de Psicología Evolutiva y de la Educación. Experto profesional en E-learning 2.0: educación por internet y formación on-line; me fascina las ciencias de la salud.