Una aplicación móvil podría ayudar a detener el virus de la coronación sin recurrir a la vigilancia china

El enfoque de China de combatir COVID-19 con la ayuda de software para móviles fue criticado por aprovechar la vigilancia de la nación y las grandes redes de datos, pero un grupo de científicos dice que la idea de utilizar las características comunes de los teléfonos inteligentes durante una crisis de este tipo todavía puede tener mérito.

A medida que el novedoso coronavirus continúa propagándose en todo el mundo, un equipo de científicos vinculados a la Universidad de Oxford ha sugerido que sería factible diseñar una aplicación centralizada para teléfonos inteligentes que alerte a la gente de que ha estado cerca de una persona que más tarde ha dado positivo en la prueba de la enfermedad respiratoria.

A principios de este mes, The New York Times informó que una aplicación china estaba asignando a los ciudadanos un color dependiendo de su salud, con el resultado de determinar si podían viajar.

Junto con los datos telefónicos, parecía estar sacando conclusiones de una variedad de fuentes de datos y compartiendo información con la policía local. Fue lanzado por expertos en derechos digitales.

Los expertos de la universidad -el epidemiólogo Prof. Christophe Fraser, el científico clínico David Bonsall y el especialista en ética Prof. Michael Parker- reconocieron en sus conclusiones que la herramienta de China, integrada en la aplicación WeChat, fue examinada por motivos de «protección de datos y privacidad», y dijeron que trataban de crear una «versión ampliamente aceptable».

Dijeron que la mayoría de los casos de COVID-19 hasta ahora se han identificado mediante pruebas a personas con síntomas, pero señalaron que el rastreo de víctimas adicionales a menudo se basa en la memoria, que es poco fiable y consume mucho tiempo.

Aquí es donde una aplicación para móviles podría ser útil, si se maneja con cuidado, dijeron. Tendría que ser un sistema centralizado, construido con la opción de solicitar una prueba de COVID-19 y registrar el resultado.

Teóricamente, las personas que acepten usar la aplicación podrían ser rastreadas usando la localización basada en GPS con otros usuarios y escaneando los códigos QR en lugares de alto tráfico, como las estaciones de tren.

Si una persona solicitaba una prueba de COVID-19 con la aplicación y ésta daba positivo, la aplicación activaba automáticamente una notificación instantánea a las personas que habían estado en contacto cercano. La aplicación también enviaría consejos sobre los procedimientos de aislamiento y descontaminación.

Más en Nanova ||  Se desarrolla un tratamiento Ultra Efectivo contra el Cáncer

El documento dice: «Una alternativa [a la versión china] podría implementarse con un algoritmo que es tan simple… pero que se muestra matemáticamente que es factible contener las epidemias. La funcionalidad principal es reemplazar una semana de trabajo de rastreo manual de contactos con una señal instantánea transmitida desde y hacia un servidor central [de la computadora].

«La aplicación está en modo verde durante las horas normales. La aplicación es el centro de acceso a todos los servicios de salud, información e instrucciones de COVID-19, [es] el mecanismo para solicitar pruebas si un usuario es sintomático [y es] un mecanismo para solicitar entregas de alimentos durante el auto-aislamiento (código rojo.)»

El documento continúa: «El resultado positivo de una prueba se comunica instantáneamente al servidor, y establece medidas de cuarentena y de distanciamiento social en aquellos que se sabe que son posibles contactos».

Los resultados de los datos, que fueron publicados en GitHub, aún no han sido revisados por pares, Fraser tweeteó ayer. Dijo que el documento se publicó antes porque «parece apropiado tener un debate más amplio dada la cuestión general de los enfoques basados en aplicaciones y los estudios de viabilidad en curso».

En el momento de escribir este artículo, ha habido más de 185.000 infecciones confirmadas de COVID-19 en todo el mundo. Ha causado más de 7.300 muertes, de acuerdo con un mapa alojado en la Universidad Johns Hopkins.

El equipo de científicos de Oxford subrayó la importancia de la transparencia si alguna aplicación se saca para uso público, y dijo que necesitaría supervisión y se construiría sobre un algoritmo auditable.

«La aplicación propuesta… ofrece el potencial de un importante beneficio tanto para la sociedad como para los individuos, ofreciendo la posibilidad tanto de reducir el número de casos como de permitir a las personas continuar con sus vidas de una manera informada, segura y socialmente responsable», dice el documento de análisis conjunto.

«El sistema que se propone aquí puede, en teoría, proporcionar protección a la manada con mucha menos perturbación que el encierro… ya que la mayoría de los usuarios podrán continuar con sus actividades habituales la mayor parte del tiempo», añade.

Comparte en: