Las personas que tienen Sangre Tipo A podrían ser más susceptibles al Coronavirus

Se han identificado varios factores de riesgo para el Covid-19. Por ejemplo, la tasa de mortalidad aumenta bruscamente en los ancianos, los pacientes con enfermedades respiratorias y cardiovasculares crónicas. La diabetes, la hipertensión, la obesidad o el tabaquismo también promueven formas graves de la enfermedad. Un nuevo estudio publicado en la página web de MedRxiv destaca un nuevo parámetro: el grupo sanguíneo.

Grupo sanguíneo A: tasa de mortalidad un 20% más alta que la del coronavirus

Wang Xinghuan y sus colegas de los hospitales de Wuhan y Shenzhen examinaron a 2.173 pacientes con CoV-2-SARS y calcularon que las personas con el grupo sanguíneo A tenían una tasa de mortalidad un 20% más alta que las personas con otros grupos. Por el contrario, los pacientes del grupo O tienen una tasa de mortalidad un 33% menor. Incluso si se tienen en cuenta la edad y el género, estas diferencias permanecen. «Los pacientes del grupo sanguíneo A infectados con CoV-2-SARS deben ser monitoreados con una vigilancia extra», dicen los investigadores.

El efecto protector de los anticuerpos anti-A

Este hallazgo ya se había hecho en anteriores investigaciones sobre el SRAS en 2003. Un estudio realizado en 2005 demostró que los pacientes con el grupo sanguíneo O tenían menos probabilidades de contraer la enfermedad. Esto podría explicarse por la presencia de anticuerpos anti-A (ausentes en los pacientes del grupo A y AB), que bloquean la interacción entre la proteína de superficie del virus y la enzima convertidora 2 que actúa como receptor de la célula. «Los anticuerpos anti-A proporcionan así una protección natural contra el virus», explica un equipo de investigadores del Inserm (Francia), en otro estudio publicado en 2008 en Glycobiology.

Número de casos y duración de la epidemia. A: Ningún efecto del polimorfismo ABO; B: Efecto moderado del polimorfismo ABO y C: Efecto fuerte del polimorfismo ABO. Patrice Guillon y otros, Glycobiology, 2008

También construyeron un modelo matemático teniendo en cuenta los diferentes grupos sanguíneos y encontraron que el polimorfismo ABO «puede reducir significativamente la propagación del virus, afectando tanto al número de personas infectadas como a la cinética de la epidemia». Esto se debe a que los grupos sanguíneos O y B (con antígenos anti-A) son mayoritarios en la población (aunque la frecuencia varía mucho según la región y el tipo étnico). En Francia, por ejemplo, el 42% son del grupo O, el 44% del grupo A, el 10% del grupo B y el 4% del grupo AB.

Más en Nanova ||  COVID-19 y la conferencia climática: la COP26 se pospone hasta el 2021
En todo el mundo, la distribución de los grupos sanguíneos O, A, B y AB es 45%, 40%, 11% y 4% respectivamente. Humdan, Adobe Stock, C.D

¿Anticuerpos en la sangre, un remedio preventivo para las epidemias de coronavirus?

Sin embargo, el nivel de antígenos anti-A y anti-B tiende a disminuir con el tiempo en los países desarrollados, «posiblemente debido a la mejora de la higiene», sugiere el estudio. Por consiguiente, tal vez valga la pena aumentar los niveles de anti A o anti B en todas las poblaciones a fin de frenar y limitar la propagación de algunos patógenos emergentes. Esta podría ser una estrategia de prevención eficaz no sólo para el SRAS sino también para otros coronavirus, que causan una proporción importante de resfriados comunes y pueden contribuir a infecciones más graves de las vías respiratorias. El estudio, que se publicó en 2008, está demostrando ser premonitorio.

 

Cosas para recordar

  • Las personas con el grupo sanguíneo A tienen una tasa de mortalidad más alta que los coronavirus.
  • Por el contrario, las personas con el grupo sanguíneo O parecen estar protegidas.
  • Esto podría deberse a la presencia de anticuerpos anti-A, que inhiben la unión entre la proteína viral y el receptor de la célula.
  • Es probable que este efecto protector frene considerablemente la epidemia.
Comparte en: