Los pacientes de Coronavirus pronto serán rastreados por teléfono móvil

Después de haber presionado a los principales actores del mundo del espectáculo e Internet para limitar las velocidades y evitar que la red se sature durante la crisis sanitaria, el Comisario Europeo de Mercado Interior y Agenda Digital, Thierry Breton, tiene un nuevo caballo de batalla: la vigilancia de los pacientes con coronavirus a través de sus teléfonos inteligentes. Más precisamente, según Reuters (en Frances), la idea es rastrear a las personas que han estado en contacto con alguien que ha dado positivo, pero también seguir los posibles movimientos de las personas portadoras del virus.

Tras su entrevista con Thierry Breton, Orange, Vodafone, Deutsche Telekom y otros cinco operadores de telefonía móvil, entre ellos Telecom Italia, han acordado compartir con la Comisión Europea sus datos de geolocalización recogidos a través de los teléfonos móviles. La Comisión se encarga de agregar y compilar estos datos para tomar medidas que contengan la propagación del virus. Gracias a los chips del GPS, es posible ver la «migración» de las personas infectadas a través del país, y así anticipar los picos de contaminación en ciertas regiones.

La CNIL exige el anonimato de los datos recogidos.

Por supuesto, este «seguimiento» de los pacientes a través del chip GPS de su teléfono inteligente no está exento de problemas, y la Comisión Nacional de Informática y Libertades Civiles (CNIL) pide a las autoridades que «privilegien el procesamiento de datos anónimos» según los correos electrónicos internos que Mediapart ha leído. En Francia, más concretamente, el Estado ha creado la Care, una comisión integrada por investigadores y médicos, una de cuyas misiones se refiere a «la conveniencia de aplicar una estrategia digital para identificar a las personas que han estado en contacto con personas infectadas».

Corona 100 ha estado en línea durante un mes y muestra los movimientos de personas infectadas en Corea del Sur, permitiendo a los usuarios evitar determinados barrios © CNN

Por parte de la Comisión Europea, se asegura que los datos recogidos serán destruidos una vez que la crisis sanitaria haya terminado, y es Europa, y no los operadores, la que garantiza el cumplimiento del GDMP. Evidentemente, los operadores de telefonía móvil, uno por país, no serán sancionados por el posible incumplimiento de los datos personales.

Más en Nanova ||  Las observaciones durante los eclipses solares revelan los misterios de la corona solar.

En Asia, el smartphone se está convirtiendo en un «brazalete electrónico»…

Las primeras imágenes de la futura aplicación de la OMS. Aplicación colectiva de Covid

Esta iniciativa no es nueva ante la crisis del coronavirus, ya que Corea del Sur, Rusia y recientemente Israel también han optado por aprovechar la geolocalización de los teléfonos inteligentes para rastrear a los enfermos, y sobre todo vigilarlos. En Asia, va aún más lejos, ya que los habitantes tienen que instalar una aplicación. En Taiwán o Singapur, por ejemplo, el teléfono inteligente de una persona en cuarentena tiene todas las características de un brazalete electrónico, ya que una aplicación permite comprobar que la persona se queda en casa, y en caso de infracción, se impone la multa y se expone el nombre de la persona al público en general.

En China, cada ciudad tiene su propia aplicación, y cada mañana los residentes tienen que tomar su temperatura y dar información sobre su estado de salud. Una vez en la calle, las autoridades escanean su smartphone, y los datos se registran e identifican. Es evidentemente lo que temen algunas asociaciones en Europa, pero Europa asegura que todo permanecerá en el anonimato, y Francia ya ha advertido que no se trata de crear una solicitud. En cuanto a la OMS, tiene previsto crear su propia aplicación que proporciona asesoramiento, pero que también permite a una persona averiguar la tasa de pacientes en su vecindario o región.

Comparte en:
Miguel Moya

Miguel Ángel Nuñez Moya se unió a la revista en el 2017. Cubre la investigación y las políticas ambientales con un enfoque en los recursos naturales y la sostenibilidad. Sus temas incluyen agricultura, silvicultura, pesca, biología de la conservación y temas relacionados.