No hay pruebas de que las mascotas transmitan el coronavirus a los humanos.

El caso de un perro que dio «débilmente positivo» para el nuevo virus en Hong Kong a finales de febrero, cuando su dueño se infectó, planteó dudas sobre las infecciones entre humanos y animales. Por ello, la ANSES (Agencia Nacional de Seguridad Alimentaria, Ambiental y Laboral) convocó a un grupo de expertos «de emergencia» para examinar esta cuestión y la cuestión conexa de la contaminación por ingestión de carne.

«A la luz de los conocimientos científicos disponibles, no hay pruebas de que las mascotas y los animales de granja desempeñen un papel en la propagación del virus del SARS-CoV-2», concluye el ANSES. Aunque el nuevo coronavirus SARS-CoV-2, que causa la enfermedad Covid-19, probablemente se originó en murciélagos antes de pasar a través de otra especie y luego se transmitió a los seres humanos, su paso «de los seres humanos a otra especie animal parece actualmente poco probable», dicen los expertos.

En particular, señalan que nunca se ha detectado en un animal doméstico «ningún virus» del mismo grupo que este nuevo coronavirus. En efecto, si en algunas especies está presente el receptor al que se adhiere el SARS-CoV-2 para entrar en las células, esta presencia no es suficiente para permitir que el virus se replique, explica la ANSES, recomendando sin embargo que se lleven a cabo más estudios para identificar los factores que permiten esta replicación.

No hay contaminación a través del tracto digestivo

Los expertos también consideran que la detección del virus en las cavidades nasales y orales del perro de Hong Kong no es una prueba de la infección del animal, lo que plantea la posibilidad de una «contaminación pasiva» (supervivencia del virus en una membrana mucosa sin replicación). Sin embargo, piden más estudios sobre este punto.

Dado que excluye la contaminación de un animal de granja, la ANSES también excluye la posibilidad de transmisión del virus por comer carne de tal animal. Para los expertos, la única vía posible de contaminación de los alimentos es a través de la manipulación por parte de una persona enferma. Según el estado actual de los conocimientos, se descarta la contaminación a través del tracto digestivo, afirma el informe. Por otra parte, una infección de las vías respiratorias durante la masticación «no puede excluirse».

Más en Nanova ||  La hierba siempre tiene color verde en todas partes

El organismo aboga por las buenas prácticas de higiene y señala que cocinar a 63°C durante cuatro minutos puede reducir el riesgo de contaminación de un producto alimenticio en un factor de 10.000.

Comparte en: