La emergencia climática y la pandemia del Covid-19

Sólo tomó unas pocas semanas de cuarentena para redescubrir el aire. Lo echamos de menos porque estamos encerrados en la casa, y nos sorprende porque en unos días se limpia, como el aire de la montaña. Pero también es motivo de preocupación: la ciencia también dice que el aire contaminado hace que las sociedades urbanas sean más vulnerables a las infecciones. Al mismo tiempo, está más claro que la advertencia del mundo científico de que hay que tener cuidado porque el cambio climático nos hará aún más vulnerables a estos y otros eventos es real y no remota.

Este momento de apertura hacia la ciencia, al que pedimos que resuelva el problema de la pandemia lo antes posible, puede ser una oportunidad para reflexionar sobre cómo seguir haciendo frente a la emergencia climática, que no habrá pasado desde la emergencia de Covid-19. Por otro lado, el calentamiento global es una especie de pandemia en cámara lenta.

Los medios de comunicación hacen rebotar las noticias de las agencias o proponen estudios sobre el impacto de este cambio forzado de estilo de vida en las emisiones de gases que alteran el clima o en la contaminación del aire. Si bien no hay nada bueno en la actual emergencia, este cambio repentino puede mostrarnos algo sobre la eficacia de la acción colectiva para resolver un problema mundial, como una pandemia.

En este punto es necesaria una reflexión: no sólo el mundo científico insiste en el vínculo entre el calentamiento global, el aumento de la penetración antropogénica de los ecosistemas naturales y el aumento de las pandemias, sino también el mundo financiero y productivo.

¿Qué sabemos en este momento del estado de la atmósfera y qué podemos esperar al final de la emergencia?

Los efectos de la cuarentena

«Las emisiones de CO2 han bajado definitivamente, pero el conteo de gases de efecto invernadero es complicado. Es una nueva situación que nos afecta desde hace unos meses, en algunas regiones desde hace semanas, y por ahora no es posible responder con precisión. Según la organización Carbon Brief, sólo se necesitaron unas pocas semanas para detener las actividades en China para reducir las emisiones en un 25 por ciento, mientras que el consumo de carbón en las centrales eléctricas ha disminuido en un 36 por ciento.

«El calentamiento global, sin embargo, no puede ser resuelto con unas pocas semanas de cierre de los servicios públicos e industrias. El dióxido de carbono tiene una permanencia en la atmósfera de cien años y más, por lo que seguiremos teniendo una historia de emisiones pasadas», dice. Así que tendremos que esperar antes de que podamos cuantificar los impactos positivos o negativos en la concentración de gases de efecto invernadero. Por el momento, cualquier consideración de esto es una especulación.

«Otro tema es el de los contaminantes que se estratifican en la parte baja de la atmósfera, como las PM2.5, PM10, y especialmente los llamados NOx (óxidos de nitrógeno), o carbono negro, una materia particulada muy tóxica que también se genera por el desgaste de los neumáticos y el asfalto. Todo esto, aunque de diferentes maneras por razones meteorológicas y de conformación de la tierra, ciertamente ha disminuido», dice de nuevo Giacomin. La caída de NO2 fue tan repentina que fue detectada inmediatamente por el satélite Sentinel-5P de la ESA.

Mapa satelital de la contaminación en China antes de Covid-19 (Procesamiento de datos: ESA; CC BY-SA 3.0 OIG)
Europa Esa

En una situación tan difícil, están en peligro importantes reuniones para definir la conservación de la biodiversidad o las estrategias climáticas, como la reunión de la Cop26 para las negociaciones sobre el clima y la reunión de la Cop15 para el Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB) en China en octubre.

Ahora, por supuesto, estas reuniones pasan a un segundo plano, aunque es precisamente a la luz de la emergencia del Covid-19 y el redescubrimiento de un bien que damos por sentado, el aire, que es urgente decidir qué estrategias adoptar para conservar la biodiversidad y frenar el cambio climático.

«Debemos alejarnos de la perspectiva común en la que el clima impacta en el medio ambiente natural y eso es todo. También tiene repercusiones económicas y sanitarias. Tenemos que dejar claro que abordar y encontrar soluciones para la emergencia climática significa encontrar soluciones para nuestra propia salud», dice Giacomin. La ciencia en esto es clara.

Que es lo que dice «Lancet» en la cuenta atrás anual de Lancet sobre la salud y el cambio climático: el clima es «el mayor problema del siglo». Un problema que no sólo concierne a las megalópolis congestionadas de los países emergentes, sino también a Italia. Según el Informe sobre la calidad del aire de 2019 elaborado por la Agencia Europea del Medio Ambiente (AEMA), Italia, con 14.600 muertes, ocupa el primer lugar en cuanto a las muertes tempranas por dióxido de nitrógeno y el segundo, con 58.000 muertes, en cuanto a las causadas por el exceso de partículas. Cifras que esperamos no alcanzar con el Covid-19.

Covid-19 pasará, ¿y luego qué?

Gracias al esfuerzo colectivo, el Covid-19 pasará, pero la degradación del clima y del medio ambiente podría continuar: los esfuerzos en apoyo de la energía renovable para ayudar a Europa a alcanzar sus objetivos climáticos podrían dejarse de lado en nombre de una reactivación económica de los países.

Más en Nanova ||  Estamos mas cerca de los teléfonos mobiles completamente flexibles

Pero no es necesariamente así. «Espero una serie de planes para relanzar la economía, como fue el caso de la crisis de 2009. En ese momento los Estados Unidos invirtieron 100 mil millones de dólares en energías renovables, infraestructura inteligente, eficiencia energética, trenes, reciclaje de agua. China invirtió 220, el 38% del total invertido», explica Enrica de Cian, directora del Máster de Investigación en Ciencia y Gestión del Cambio Climático de la Universidad Ca’ Foscari de Venecia. «Europa invirtió 24.000 millones en el sector ecológico, es decir, el 60 por ciento de la inversión total para recuperarse de la crisis.

Una vez que la emergencia haya pasado, los países se encontrarán en una encrucijada: «Podrán impulsar sus economías mediante planes ya elaborados, tal vez obsoletos desde el punto de vista de las prioridades ambientales. O pueden aprovechar la oportunidad de acelerar la transición de la energía», dice De Cian. Y añade, como si hubiera leído el pensamiento de Giacomin: «Entre otras cosas, la definición de ‘energía’ es injusta porque es una transición que beneficia la calidad del aire, la calidad del agua, los ecosistemas y el cambio climático, reduciendo la ocurrencia de eventos potencialmente muy dañinos.

Sin embargo, De Cian confía en las decisiones que los gobiernos querrán tomar. Tal vez porque el sector privado ya se está moviendo en esta dirección: «La tendencia de la inversión privada a abandonar el sector de los combustibles fósiles ya está en marcha y sería miope volver atrás. Especialmente a la luz del hecho de que las áreas donde el virus se ha propagado más son las áreas con alta contaminación atmosférica».

La crisis económica de 2009 podría enseñar algo, dice el profesor de economía ambiental de la Universidad del Véneto: «Las emisiones mundiales se redujeron en 460 millones de toneladas de CO2 en un año. Luego, en 2010 registramos un aumento de mil millones de toneladas. Sin embargo, la tasa media de crecimiento anual de las emisiones en los nueve años siguientes fue del 1,7% en lugar del 3% en los nueve años anteriores».

Esto ocurrió sin afectar a la economía, al contrario: en Europa -explica De Cian- la reducción de las emisiones continuó (-23% en el período 1990-2018) a pesar del crecimiento del producto interno bruto (+60%).

El valor de la responsabilidad colectiva

Todo indica que de un drama puedes aprender importantes lecciones para el futuro. «Podríamos consolidar conceptos conocidos por quienes estudian las cuestiones sociales de la salud pública pero también ambientales y difíciles de entender, como el de la responsabilidad colectiva o el de la existencia de bienes públicos mundiales, como las vacunas. Estos conceptos también incluyen la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero: aquí también se requiere un esfuerzo colectivo a escala mundial para ser eficaz».

En el caso de una emergencia sanitaria, el vínculo entre las acciones de uno y la posibilidad de contraer el virus es bastante obvio, pero incluso en este caso, las medidas impuestas desde arriba son necesarias, porque no todo el mundo es consciente de ello. De Cian dice: «Esto nos hace comprender cómo el concepto de responsabilidad colectiva o las acciones con repercusiones globales son difíciles de internalizar.

En las últimas semanas también hemos visto lo que significa moverse en un contexto de incertidumbre y que no se puede hacer frente a situaciones inciertas con medidas a posteriori, sino que se necesitan planes de prevención. Esto es cierto para el manejo de éste y otros virus, pero también lo es para las medidas de mitigación y adaptación al cambio climático.

«La otra cosa que hemos aprendido, incluso en un país como Italia, donde las instituciones no siempre funcionan de manera óptima, es que los gobiernos tienen la capacidad de tomar medidas decisivas para el cambio», dice de nuevo.

Pero al final, ¿cuándo volveremos a la normalidad, a qué normalidad volveremos? «Creo que algunos hábitos permanecerán, como el trabajo inteligente. En esta situación se ha llevado al extremo, pero incluso antes, en una universidad como Ca’ Foscari en Venecia, donde la movilidad pesa más del 50% de las emisiones, en dos años, con el teletrabajo, la universidad ha conseguido reducir las emisiones en un 25%. En nuestro caso, también sería una estrategia importante para hacer frente a los eventos extremos cada vez más frecuentes, como las olas de calor o las altas temperaturas del agua, que aumentarán debido al calentamiento global. Es importante que tengamos planes de emergencia que incluyan el trabajo inteligente».

Esa es otra lección que podemos aprender de esta experiencia. Un reciente estudio de ENEA muestra que un día a la semana de trabajo inteligente para tres cuartas partes de los trabajadores de automóviles públicos y privados sería suficiente para ahorrar más de 2,8 millones de toneladas de CO2, y aligerar nuestros pulmones por 550 toneladas de partículas y 8000 toneladas de óxidos de nitrógeno.

Incluso estas pocas semanas de bloqueo ya nos han enseñado una cosa: «El aire se ha convertido en un refugio, la gente ahora haría cualquier cosa para salir al aire libre», dice Giacomin. «Es una oportunidad para volver y cuidar de nosotros y de lo que nos rodea».

Comparte en:
Andrea Rodriguez

Investigador asociado: temas biocombustibles, nanomateriales, Olimpiadas Nacionales de Química