Desde los seis días de edad, los niños identifican rostros y lugares entre otros objetos.

Utilizando la resonancia magnética, psicólogos de la Universidad de Emory (EE.UU.) observaron la corteza visual de los niños en los primeros días de su vida. Resultó que el cerebro de un niño de seis días ya funciona como el de un adulto: puede distinguir caras y lugares entre otros objetos, informa EurekAlert! con referencia al servicio de prensa de la Universidad de Emory. Los resultados del estudio han sido publicados en la revista PNAS.

La corteza visual de los adultos contiene dos áreas que trabajan juntas para procesar la información sobre las caras, y otras dos áreas colaboradoras que procesan la información sobre los lugares. Trabajos más recientes muestran que el córtex visual de los niños pequeños ya está «afinado» para que las dos redes trabajen juntas. En 2017, Daniel Dilks y sus colegas descubrieron que esta diferenciación neural se observa en niños de tan sólo cuatro meses de edad.

Ahora el equipo de Dilks ha descubierto que este límite de edad es aún más bajo: la corteza visual funciona tanto en los recién nacidos como en los adultos, lo que significa que lo más probable es que esta característica no se forme experimentalmente, y se «cose» en el cerebro desde el nacimiento.

El último experimento involucró a 30 niños de 6 a 57 días. Para ver cómo funciona el córtex visual de los niños, los científicos pudieron usar imágenes de resonancia magnética (MRI), inofensivas para el niño. La tecnología no invasiva utiliza un imán gigante para escanear el cuerpo y registrar las propiedades magnéticas de la sangre. Puede medir el aumento del flujo sanguíneo en el área del cerebro, indicando que el área es más activa. Durante la exploración, todos los bebés estaban dormidos: estaban envueltos en un » superfilme » inflable, similar a una bolsa de transporte, que mantiene los movimientos del bebé en su lugar y los hace sentir seguros.

Comparte en:
Ariadna Moreno

Ariadna Moreno Marín ha sido escritora y blogger de de numerosas revistas online desde 2008. Comenzó cubriendo la ciencia ambiental, desde ranas deformadas hasta el derretimiento de las plataformas de hielo de la Antártida.