Coronavirus: el misterio de su origen animal se hace más difícil de descubrir

El 3 de marzo de 2020, el brote de Covid-19 rompió la marca de 90.000 en el mundo. Si bien el número de nuevos casos diarios nunca ha sido tan bajo en China, la cuna de la epidemia, otros países están viendo cómo la enfermedad se propaga como un incendio forestal. Ante esta nueva enfermedad, que ya no perdona ningún continente habitado, los científicos trabajan para comprender el coronavirus CoV-2 de Sars, el agente etiológico de Covid-19. Y la cuestión de su origen está lejos de ser resuelta.

Murciélagos, serpientes, pangolines, varias especies animales que transitan por el mercado de Wuhan – el punto de partida de la epidemia – han sido cuestionados por los investigadores como un reservorio natural o un huésped intermedio para el coronavirus.

Pero cada publicación archivada sobre Biorvix fue acompañada por otra posterior que la cuestionaba. Como recordatorio, el sitio de Biorvix es un sitio de pre-publicación, las obras referenciadas no siguieron el camino de la publicación científica clásica, es decir, una revisión por pares en la que se plantean errores de metodología o interpretación y luego son revisados por los autores. Es un proceso largo, pero que refuerza el valor de los resultados publicados. Por otra parte, la prepublicación, aunque tiene sus limitaciones, es muy útil para comunicar rápidamente los resultados científicos en una situación que evoluciona tan rápidamente como una epidemia.

El huésped intermedio del coronavirus del SARS-CoV-2 esta en discusión

A principios de febrero, investigadores chinos afirmaron que el Sars-CoV-2 y un coronavirus aislado de pangolín compartían el 99% de su genoma. Su estudio, publicado el 20 de febrero en Biorvix, revela que se trata, de hecho, sólo del dominio de unión al receptor de la proteína de superficie S, que es sólo un aminoácido diferente del dominio de la proteína S del coronavirus S-CoV-2. Esto está muy lejos del 99% de coincidencia genética entre los dos virus.

Otros dos estudios, publicados el mismo día, sugieren que el virus responsable del Covid-19 comparte el 90,23% y el 91,02% de su genoma con las cepas aisladas de las pangolinas probadas. Esta similitud no es suficiente para hacer del pangolín un huésped del virus.

En el caso de la epidemia de Sars de 2002-2003, el CoV de Sars compartió el 99,8% de su genoma con un coronavirus aislado de las civetas, lo que convierte a este pequeño mamífero félido en el huésped intermedio del virus y en el vínculo entre su reservorio natural y los seres humanos.

Un coronavirus aislado del murciélago, aquí la especie Rhinolophus sinicus, es el vínculo genético más cercano a Sars-CoV-2, el agente etiológico de Covid-19. Instituto Entomológico de Guangdong

El murciélago, una seria pista en la aparición de la epidemia

Los murciélagos siguen siendo considerados la fuente más probable de CoV-2 de Sars. Un coronavirus aislado del mamífero volador es el más cercano genéticamente al virus que circula entre los humanos, siendo el 96% del material genético común. ¿Podría el virus haber pasado de los murciélagos a los humanos sin un huésped intermedio?

Las diferencias entre los famosos dominios de unión de receptores de los dos virus sugieren que el coronavirus del murciélago no podría haber infectado a los humanos sin un huésped intermedio, según los investigadores.

¿Pero quién es este huésped intermedio que los científicos no pueden identificar? La literatura sobre el tema plantea más preguntas de las que resuelve. La investigación aún promete ser larga.

Se sospecha que el pangolín es el eslabón perdido

El pangolín es la especie más escalfada del mundo, muy por delante de los elefantes o los rinocerontes. Víctima del tráfico ilegal, este pequeño mamífero, amenazado de extinción, es muy apreciado por su carne, escamas, huesos y órganos en la medicina tradicional asiática. Podría ser el animal que transmitió el virus, según los investigadores chinos, mientras que otros piden precaución.

¿Es el pangolín, un pequeño mamífero en peligro de extinción, el animal que transmitió el nuevo coronavirus a los humanos? Los investigadores chinos plantearon esta hipótesis el viernes, pero otros científicos piden cautela a la espera de una confirmación definitiva.

El animal, que alberga un virus sin estar enfermo y puede transmitirlo a otras especies, se llama «reservorio». En el caso del nuevo coronavirus, es ciertamente el murciélago: según un estudio reciente, los genomas de este virus y los que circulan en este animal son 96% idénticos. Pero como el virus de los murciélagos no está equipado para unirse a los receptores humanos, probablemente pasó a través de otra especie para adaptarse a los humanos.

Un bebé pangolín con su madre acurrucada, en los bosques de Palawan en las Filipinas. © Shukran888, Wikimedia Commons, CC by-sa 4.0

¿Qué amenazas pesan ahora sobre el Pangolín?

Casi 100.000 pangolines son víctimas cada año en Asia y África del tráfico ilegal, convirtiéndose en la especie más cazada furtivamente en el mundo, muy por delante de los elefantes y los rinocerontes, según la ONG WildAid. Su delicada carne es muy apreciada por los gastrónomos chinos y vietnamitas, al igual que sus escamas, huesos y órganos en la medicina tradicional asiática.

En 2016, la Convención Internacional sobre el Comercio de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES) votó para añadir los pangolines a su Apéndice 1, que prohíbe estrictamente su comercio. A pesar de esta medida, el tráfico de pangolines sólo ha aumentado, según las ONG. «Es el contacto entre animales salvajes y humanos lo que causa estas transmisiones, por lo que deberíamos dejar a los animales salvajes donde están», dice el profesor Fontanet.

En la conclusión de un estudio publicado el lunes en la revista médica Nature, los investigadores chinos recomendaron «la introducción de una legislación estricta contra la cría y el consumo de animales salvajes». Ya se ha adoptado una medida de transición: a finales de enero, China prohibió el comercio de todos los animales salvajes hasta el final de la epidemia.

«Cada vez, intentamos apagar un incendio y, cuando se apaga, esperamos al siguiente», se lamenta François Renaud, investigador del CNRS. Según él, sería necesario «cartografiar todo lo que es potencialmente capaz de transmitir agentes infecciosos a los seres humanos», aunque admite que este «inventario de riesgos» a escala mundial sería una tarea enorme y requeriría una financiación importante.

Más en Nanova ||  Cientos de elefantes mueren en Botswana y nadie sabe por qué

Se cree que los murciélagos son el reservorio del nuevo virus en China…

Los científicos se esfuerzan por caracterizar mejor el Covid-19, una nueva cepa de coronavirus que está sacudiendo a China. Una primera hipótesis sobre su reserva se planteó hace unos días, y aquí hay una segunda que favorece a los murciélagos. También acerca el Covid-19 al agente del SARS.

A medida que pasan los días, el coronavirus Covid-19 revela más y más de sus secretos. En un artículo publicado ayer, discutimos el reservorio del virus: serpientes vendidas en el mercado de Wuhan, según los primeros elementos recogidos por investigadores de la Universidad Médica de Pekín. Los científicos que están detrás del estudio sugieren que Covid-19 es el resultado de una recombinación entre dos coronarívoros, uno de los cuales es específico de los murciélagos.

Un nuevo estudio, pre-publicado en bioRvix, realizado por investigadores de la Academia China de Ciencias, parece confirmar la relación entre los murciélagos y Covid-19. Además, se cree que pertenece a la misma especie que el SARS-CoV, el agente responsable de una epidemia mortal de neumopatía hace 18 años.

Covid-19 está cerca del SARS-CoV

La labor de secuenciación del genoma se llevó a cabo utilizando virus aislados de cinco pacientes diferentes en una etapa temprana de la enfermedad. Por comparación de todo el genoma, parece que Covid-19 y una cepa de virus de murciélago son 96% idénticos.

Otra novedad es que también se cree que Covid-19 es un primo cercano de CoV-SARS, cuyo reservorio son los murciélagos. Estos dos virus comparten el 79,5% de su genoma, pero también comparten la misma proteína, la ACE2, que sirve de puerta de entrada a las células de la mucosa respiratoria.

¿Significa esto que debemos abandonar la hipótesis de la serpiente? Si el reservorio natural de Covid-19 parece ser los murciélagos, las serpientes descritas anteriormente podrían ser el huésped intermedio entre los murciélagos y los humanos. En el caso del virus del SARS, los seres humanos se infectaron a través de un estrecho contacto con las cuñas de palma enmascaradas (Paguma larvata), que también se venden y consumen en los mercados chinos. Por supuesto, esto es sólo una hipótesis.

Virus en China: ¿Las serpientes están causando la epidemia?

Mientras que China está intensificando las medidas sanitarias para limitar la propagación del Covid-19, que ya ha matado a 17 personas, los científicos parecen haber localizado el reservorio animal de este nuevo coronavirus.

La epidemia de neumonía causada por un nuevo coronavirus en China sigue extendiéndose. Al 23 de enero, hay 555 casos confirmados, la mayoría en la provincia de Hubei, donde se encuentra Wuhan, y 17 personas muertas. La epidemia se concentra en la China oriental y los países circundantes, aunque se ha identificado un primer caso en Seattle (Estados Unidos).

El gobierno chino ha introducido medidas drásticas para contener la propagación del Covid-19. Los aeropuertos y las estaciones de tren de Wuhan están cerrados, aislando la ciudad del resto del mundo. La Organización Mundial de la Salud (OMS) está prolongando su reunión debido a la falta de información de China. «La decisión de declarar o no una emergencia de salud pública de interés internacional es una decisión que me tomo muy en serio y estoy dispuesto a tomarla sólo con la debida consideración de las pruebas disponibles», dijo a la prensa en Ginebra (Suiza) el Director de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

La decisión de declarar o no una emergencia de salud pública de interés internacional es muy grave.

Por su parte, los científicos continúan sus investigaciones para comprender mejor esta cepa hasta ahora inédita. Un equipo de investigación de la Universidad Médica de Beijing publicó un estudio en el Journal of Medical Virology el 22 de enero. Estos investigadores creen haber identificado el origen de esta epidemia que preocupa al mundo entero: las serpientes.

Covid-19, de la recombinación, se cree que proviene de las serpientes.

Los coronavirus son bastante comunes en los mamíferos y las aves, especialmente en las especies cercanas a los seres humanos como los cerdos, gatos, ratas y aves de corral. Para rastrear el origen del virus, los científicos chinos han comparado más de 200 genomas de coronavirus que infectan a los animales con el de Covid-19. Al comparar las secuencias genéticas específicas del huésped del virus mediante la bioinformática, parece que las serpientes serían el reservorio más probable entre todas las especies estudiadas.

Además, el genoma del coronavirus de Wuhan nació de la recombinación de dos coronavirus: uno conocido por infectar a los murciélagos y el otro de origen desconocido. Por lo tanto, algunas de estas proteínas difieren de las de sus «padres». Este es el caso de una glicoproteína de superficie que permite al virus entrar en otras células. Esta modificación habría permitido a Covid-19 cruzar la barrera de las especies para infectar a los humanos.

El rayé bongare (Bungarus multicinctus) es una de las dos especies que se venden en el mercado de Wuhan, donde comenzó el brote de Covid-19 © Fearingpredators, CC by-sa 3.0

Covid-19, una zoonosis emergente

El rastro de la zoonosis fue favorecido por los científicos porque el brote se produjo en un mercado de alimentos en Wuhan. Como recordatorio, una zoonosis es una enfermedad animal viral, bacteriana o parasitaria, capaz de infectar a los humanos después de una mutación. ¿Pero qué tienen que ver las serpientes con un mercado de pescado? Según los autores, es común encontrar serpientes para la venta en los puestos de este mercado, especialmente las especies Bungarus multicinctus y Naja atra que viven en la región.

Este es el primer estudio que identifica un potencial reservorio para el coronavirus de Wuhan. También se investigarán otras especies, también abundantes en el mercado de Wuhan.

Comparte en: