Bosch desarrolló una prueba rápida para detectar el COVID-19.

El virus Coronavirus SARS-CoV-2 plantea graves problemas a los sistemas de atención de la salud y a las instituciones médicas de todo el mundo. Su capacidad para diagnosticar rápidamente el virus proporciona una ayuda inestimable para contener su propagación exponencial en muchos países. La nueva prueba rápida COVID-19 de Bosch, totalmente automatizada, puede ayudar a las instalaciones médicas como hospitales, laboratorios y centros médicos a diagnosticar rápidamente el virus. Los diagnósticos moleculares acelerados se realizan con el instrumento de análisis Vivalytic de Bosch Healthcare Solutions. «Queremos que la prueba COVID-19 de Bosch empiece a ayudar a contener la pandemia de coronavirus lo antes posible. Esto acelerará la identificación y el aislamiento de los pacientes infectados», dice el Dr. Volkmar Denner, Presidente del Consejo de Robert Bosch GmbH.

Mayor certeza, difusión más lenta

Desarrollada en sólo seis semanas, la prueba rápida puede detectar la infección por coronavirus SARS-CoV-2 en pacientes en menos de dos horas y media desde el momento de la toma de la muestra hasta el resultado. Otra ventaja de la prueba rápida es que puede realizarse directamente en el punto de atención. Esto elimina la necesidad de transportar las muestras, lo cual lleva un tiempo valioso. También significa que los pacientes reciben rápidamente información fiable sobre su estado de salud y que las personas infectadas pueden ser identificadas y aisladas inmediatamente. Al realizar las pruebas que se utilizan actualmente, los pacientes suelen esperar uno o dos días para obtener los resultados. «El tiempo es esencial en la lucha contra el coronavirus. Un diagnóstico fiable y rápido in situ sin interrupciones es la principal ventaja de nuestra solución, que vemos como otro ejemplo de tecnología ‘diseñada para la vida'», dice Denner.

Diagnóstico diferencial: diagnóstico simultáneo de diez patógenos respiratorios

La prueba Bosch Express es una de las primeras pruebas de diagnóstico molecular totalmente automatizadas del mundo que puede utilizarse en todas las instalaciones médicas del lugar. Además, puede analizar una muestra no sólo para la COVID-19 sino también para otras nueve enfermedades respiratorias, incluyendo la gripe A y B, simultáneamente. «Una característica especial de la prueba de Bosch es que ofrece diagnósticos diferenciales, lo que ahorra a los médicos el tiempo extra necesario para la investigación. Además, permite realizar rápidamente un diagnóstico fiable para poder iniciar rápidamente un tratamiento adecuado», dice Mark Mayer, presidente de Bosch Healthcare Solutions GmbH. La nueva prueba estará disponible a partir de abril en Alemania, así como en otros países de Europa y del mundo.

Más en Nanova ||  Hacer crecer plantas en el espacio sera posible muy pronto

El test rápido COVID-19 de Bosch es el resultado de la colaboración entre Bosch Healthcare Solutions, una subsidiaria de Bosch, y los Laboratorios Randox Ltd. de Irlanda del Norte, una empresa de tecnología médica. «Junto con nuestro socio Randox, fuimos capaces de desarrollar esta innovadora prueba rápida en muy poco tiempo y ahora podemos ofrecerla al mercado. El dispositivo analítico Vivalytic de Bosch evalúa la prueba de forma fiable y segura directamente en el hospital, en el laboratorio o en la consulta del médico, garantizando una protección óptima para los pacientes y el personal médico», dice Mayer. «La empresa está estudiando actualmente cómo puede ayudar a los médicos y al personal médico de instalaciones médicas como el Hospital Robert Bosch a hacerse las pruebas lo antes posible para que puedan seguir trabajando sin riesgo de infectar a otros.

Facilidad de uso en entornos de atención de la salud

En varias pruebas de laboratorio, la prueba del SARS-CoV-2 de Bosch mostró resultados con una precisión de más del 95 por ciento. La prueba rápida cumple las normas de calidad de la Organización Mundial de la Salud (OMS). La muestra se toma de la nariz o la garganta del paciente usando un tampón. Un cartucho, que ya contiene todos los reactivos necesarios para la prueba, se introduce en el dispositivo Vivalytic para su análisis. Durante el análisis, el personal médico también puede realizar otras tareas como el tratamiento de los pacientes. El analizador Vivalytic está diseñado de tal manera que incluso el personal médico no capacitado puede realizar el análisis de manera fiable. El Bosch Vivalytic puede realizar hasta diez pruebas en 24 horas. Esto significa que sólo se necesitan 100 unidades para evaluar hasta 1000 pruebas por día. Dada la proliferación dinámica del coronavirus del SARS-CoV-2, los laboratorios ya están al límite. De esta manera, Bosch Vivalytic puede ayudarle a aumentar sus capacidades de prueba existentes.

Comparte en:
Eduardo Rizzo

Me gusta escribir y contar hechos. Me ocupo de noticias, tecnología, deportes y televisión. Colaborador de Nanova.