Los perros, junto con los gatos, son una de las mascotas más comunes en el mundo. Casi todos los aman, pero cuando estas divertidas criaturas estropean muebles o zapatos , los propietarios les gritan y los castigan. Según científicos portugueses, es absolutamente necesario no ofender a sus mascotas, ya que instantáneamente experimentan estrés, lo que afecta negativamente su estado de salud. Para probar esto, realizaron un experimento, cuyos resultados se publicaron en el archivo de documentos científicos bioRxiv.

En el curso del estudio, los científicos estudiaron en detalle cómo la actitud negativa y positiva de los dueños afecta la salud de los perros. La autora del trabajo científico fue una bióloga llamada Ana Katarina Vieira de Castro. Ella y sus colegas involucraron a 42 perros de tres escuelas especializadas en el experimento, donde son entrenados con recompensas por el éxito en diferentes ejercicios. Además, 50 perros de cuatro escuelas participaron en el trabajo científico, donde son entrenados con el «método del látigo», es decir, son castigados por fallar.

¿Los perros experimentan estrés?

Al comienzo del estudio, los científicos tomaron muestras de saliva de perros domésticos no participantes, que todo el día descansan y se dedican a sus asuntos. Gracias a su saliva, los investigadores descubrieron qué nivel de hormona del estrés es nulo.

Entonces los científicos comenzaron a estudiar perros entrenados. Después de una sesión de entrenamiento de 15 minutos, se tomaron muestras de saliva de ambos grupos de perros. Resultó que los perros entrenados con el «método del látigo» experimentaron un nivel de estrés mucho mayor que los perros que recibieron una recompensa por su éxito. Al menos, esto se evidenció por un mayor nivel de cortisol, que aumenta más precisamente en situaciones estresantes. Los científicos también notaron que cuando los regañaban, los perros a menudo bostezaban y se lamían los labios, y esto es un claro indicador de un comportamiento estresante.

¿Por qué no puedes regañar a los perros?

Un mes después del primer día  del experimento, los científicos decidieron descubrir cómo el estrés experimentado influyó en el comportamiento del perro en el futuro. Los mismos perros participaron en otro experimento, donde necesitaban buscar un plato de comida . Inicialmente, se les dijo a los perros que los platos con la comida estaban a un lado de la habitación y que el recipiente vacío estaba ubicado en la otra esquina. Luego, los científicos colocaron los cuencos en otros lugares y comenzaron a controlar con qué entusiasmo los perros buscarían el premio.

Más en Nanova ||  Hyundai ha probado exitosamente un convoy de camiones autónomos

Resultó que los animales que experimentaron estrés esperaban encontrar comida sabrosa mucho menos que los perros sanos. Podemos decir que el primer grupo de perros se volvió más pesimista y, por lo tanto, más infeliz. Entonces, si desea que su mascota siempre esté de buen humor y sea feliz, intente tomar sus travesuras con más calma. Después de todo, somos responsables de aquellos a los que hemos domesticado y sabemos muy bien que las mascotas pueden repararnos «sorpresas» en forma de muebles en mal estado.

Si quieres saber más información interesante sobre perros, te recomiendo ver un el documental de la  BBC: Secretos del perro del año 2010. El punto más interesante de esta película es una comparación de la inteligencia de un perro con las habilidades mentales de un niño pequeño. Los resultados del estudio, sin ninguna exageración, son sorprendentes.

Encontré que mi punto clave cubriendo la industria automovilística y realizando ocasionalmente pruebas de carretera de motocicletas al trabajar para un distribuidor. Esto llevó a 5 años de hacer una crónica del auge de los fabricantes de motocicletas y del mundo de la tecnología aplicada al transporte. También me encantan los temas científicos y grandes avances en la técnica e industria.