Elon Musk y muchas otras personas famosas de la industria aeroespacial sueñan con enviar personas a Marte y otros planetas lo más rápido posible. Solo que,  antes de eso, necesitan desarrollar naves espaciales confiables y, lo más importante, garantizar la seguridad de la salud de los futuros colonizadores. Si bien a las compañías aeroespaciales les está yendo bastante bien con el desarrollo de naves de viajes espaciales, las cosas no les va tan bien al tratar de crear condiciones cómodas para los tripulantes. El hecho es que, en condiciones de ingravidez, se producen muchos cambios en el cuerpo humano, como el redondeo de la forma del corazón, lo que puede reducir significativamente la vida de una persona. Recientemente en la revista científica JAMA Network Open Se publicaron los resultados de un estudio que reveló el surgimiento de problemas serios con el sistema circulatorio en astronautas.

Estamos hablando de la formación en el sistema circulatorio de astronautas de los llamados coágulos de sangre, mismos que evitan que fluya libremente la sangre a través del sistema circulatorio. Además, se forman dentro de las venas yugulares, que se consideran una de las más importantes venas para la vida humana. El hecho es que se encuentran en el cuello de una persona y juegan un papel importante en el transporte de sangre desde la cabeza hasta la parte inferior del cuerpo. Es de destacar que se forman coágulos de sangre en la vena yugular interna, que es el vaso principal que transporta la sangre desde la cavidad craneal.

¿Qué le pasa al hombre en el espacio?

Se descubrieron coágulos de sangre en 6 de los 11 astronautas que previamente habían pasado tiempo dentro de la Estación Espacial Internacional. Sus identidades están cuidadosamente ocultas al publico, pero se sabe que se formaron coágulos de sangre en solo 50 días de estar en la estación espacial. Antes de regresar a la Tierra, los astronautas tuvieron que ser tratados con anticoagulantes, que son medicamentos para reducir la actividad del sistema de coagulación sanguínea.

Más en Nanova ||  Los problemas de Google en China son mayores que los de Huawei

Los científicos aún no saben exactamente cuáles pueden ser las consecuencias de los coágulos de sangre en la vena yugular interna. Pero no hay nada bueno en la retención de sangre dentro de la cabeza de una persona: si trataste de pararte sobre la cabeza, después de un tiempo probablemente comenzaste a sentirte mal. Al estar en la Tierra, nos sentimos muy bien gracias a la gravedad, que tiene mucho cuidado para garantizar que la sangre de la cabeza se propague a todas las partes inferiores del cuerpo. Pero en condiciones sin gravedad, es imposible sentirse bien, porque la sangre se distribuye de manera desigual en todo el cuerpo.

Según los investigadores, la retención de sangre en la cabeza al menos puede provocar hinchazón de la cara o debilitamiento de los brazos y las piernas. Un estudio adicional de este problema puede revelar que en tal estado del cuerpo, una persona puede morir repentinamente. Por lo tanto, los científicos necesitan desarrollar urgentemente métodos para prevenir la formación de coágulos sanguíneos en las llamadas venas yugulares. O, como mínimo, necesita encontrar una cura efectiva para la trombosis.

De lo contrario, los viajes espaciales pueden ser descartados. Después de todo, será un desastre si, en un vuelo a otro planeta dentro de una nave espacial , la tripulación simplemente  muere. En ausencia de una solución a este problema, la humanidad solo puede enviar robots al espacio.