Ya se ha dicho mucho sobre los peligros de fumar. Existe suficiente evidencia, así como mucha investigación científica sobre cómo el consumo de tabaco afecta nuestro cuerpo. Sin embargo, casi todos los estudios previos se han centrado principalmente en el estudio de los sistemas respiratorio y cardiovascular. Pero nuevos datos obtenidos por científicos del Reino Unido sugieren que el humo del tabaco puede ser mucho más peligroso de lo que pensábamos.

Cómo fumar afecta al cuerpo

Un nuevo estudio publicado en el sitio web de la Universidad de Bristol sugiere que fumar tabaco puede aumentar el riesgo de depresión y esquizofrenia. Los científicos llegaron a esta conclusión junto con sus colegas del Centro de Investigación Biomédica de Bristol (BRC) y el Departamento de Epidemiología local.

Es bien sabido que el mal hábito de fumar es mucho más común entre las personas con enfermedades mentales, especialmente en pacientes con depresión y esquizofrenia. Sin embargo, la mayoría de los estudios que examinaron esta relación no ayudaron a descubrir cuál es la causa raíz en este caso. ¿Una enfermedad mental aumenta la probabilidad de fumar, o fumar es un factor de riesgo para la enfermedad mental?

Para averiguarlo, el equipo aplicó un enfoque analítico llamado aleatorización mendeliana. Este método nos permite sacar conclusiones sobre las relaciones causales, basadas en variantes genéticas y predisposiciones que pueden ser la causa de la patología. Para esto, el mapeo de genes humanos es necesario, y los científicos tienen  esta información. Después de analizar los datos de 462,690 personas de ascendencia europea (entre los cuales se encontraban el 8% de los fumadores y el 22% de los exfumadores), los expertos concluyeron que fumar tabaco aumenta el riesgo de depresión y esquizofrenia.

Las personas con enfermedades mentales a menudo se pasan por alto como parte de sus programas de reducción de tabaquismo, dice el autor principal, el Dr. Robin Wootton. Pero nuestro trabajo muestra que debemos hacer todo lo posible para evitar fumar y alentarlo a dejar de fumar debido a las consecuencias negativas para la salud física y mental.

Todas las personas cuyos datos se utilizaron para el experimento se dividieron en 3 categorías: no fumadores, fumadores y aquellos que dejaron de fumar. Como resultado, resulta que el segundo y el tercer grupo tenían signos de depresión (y en algunos casos esquizofrenia) 2.2 veces más a menudo que aquellos que no fumaban en absoluto. Al mismo tiempo, curiosamente, la duración del consumo de tabaco no jugó un papel especial.

Más en Nanova ||  El volcán Etna se desliza varios milímetros al año hacia el mar

Según los científicos, incluso después de un corto período de abuso del tabaco, después de un tiempo, las personas mostraron signos de trastorno de ansiedad. La imagen opuesta, cuando la violación del equilibrio mental condujo al uso de tabaco, prácticamente no se observó. Entonces, si fumas repentinamente, abandona este hábito abruptamente y reemplázalo con algo útil.

Por supuesto, este estudio se basa principalmente en datos estadísticos, pero los propios autores enfatizan que definitivamente existe una relación entre la esfera psicológica y el tabaquismo. Este trabajo alienta a los científicos a comenzar un estudio a gran escala sobre los efectos del tabaquismo en el desarrollo de trastornos mentales, que los expertos planean hacer en el futuro cercano.