Los ingenieros del MIT fueron capaces de crear un material especial que es 10 veces más negro que cualquier otro hecho antes. Este material está hecho de tubos de carbono alineados verticalmente, cultivados por expertos en lámina de aluminio pretaladrada. Se sabe que la lámina es capaz de capturar más del 99,96 por ciento de cualquier luz dirigida, lo que la convierte en el material más negro de la historia de la ciencia.

Más negro que el negro.

A pesar de que el material más negro del planeta fue desarrollado por un profesor de aeronáutica y astronáutica del Instituto Tecnológico de Massachusetts, black foil participó en una exposición en la Bolsa de Nueva York titulada «Atonement of Vanity». Según las estimaciones, el material creado tiene un costo estimado de 2 millones de dólares y puede ser utilizado en la óptica, reduciendo el resplandor no deseado para ayudar a los telescopios modernos en la búsqueda de nuevos exoplanetas.

Según los propios investigadores del MIT, no iban a crear un material súper negro, trabajando en la producción de nanotubos de carbono en materiales eléctricamente conductores para mejorar sus propiedades térmicas. Sin embargo, al tratar de cultivar un nanotubo sobre una fina capa de aluminio, los expertos se enfrentaron de repente al problema de la aparición de óxido de aluminio bajo la influencia del aire, ya que la capa de óxido actúa como aislante, bloqueando la electricidad y el calor necesarios. Mientras buscaban una solución al problema, los investigadores pudieron encontrar la solución correcta en el cloruro de sodio, que corroe la superficie del aluminio y disuelve su capa de óxido.

Más en Nanova ||  Descubierta el origen de la espiritualidad, se origina en la corteza parietal

Al descubrir que el papel de aluminio humedecido cuando se coloca en un ambiente libre de oxígeno y en un horno especial para el cultivo de nanotubos de carbono contribuye al crecimiento del material, los investigadores se sorprendieron por las propiedades térmicas y eléctricas de la sustancia. Al mismo tiempo, el descubrimiento más inesperado para los científicos fue el color de la sustancia, cuya medición óptica mostró un resultado increíble: la materia absorbió más del 99,995% de toda la luz entrante. De hecho, si el material tuviera alguna convexidad u otras características, todos serían simplemente invisibles, quedando completamente ocultos por un vacío negro.

Los científicos no están muy seguros del mecanismo que contribuye a la opacidad absoluta del material. Así, uno de los especialistas que se ocupa del problema de la creación de nanotubos de carbono, cree que el color de la materia creada está relacionado con la combinación de acciones realizadas sobre el aluminio grabado. Además, un gran número de nanotubos son capaces de convertir la parte principal de la luz entrante en calor, prácticamente sin reflejarla y adquiriendo así un tono negro.