Un médico dice que encontró un punto G en un cadáver de 83 años….

El ginecólogo Adam Ostrzenski, del Instituto de Ginecología de la ciudad de San Petersburgo, Florida, EE.UU., dice que ha encontrado evidencia de la existencia anatómica del mítico «punto G», una zona erógena que promete dar a las mujeres orgasmos más intensos. Según el investigador, el lugar es una estructura bien delineada ubicada en la pared «frontal» de la vagina. La información es del periódico Telegraph.

El estudio, que contradice investigaciones anteriores que decían que el «punto G» no existía, fue publicado este miércoles 25 de abril en The Journal of Sexual Medicine . Adam Ostrzenski dijo que confirmó la presencia de la zona erógena después de analizar el cadáver de una mujer de 83 años.

«Este estudio confirmó la existencia anatómica del punto G, que puede conducir a una mejor comprensión y mejora de la función sexual femenina», dijo Ostrzenski. El concepto del «punto G» fue propuesto por primera vez en 1950 por el científico alemán Ernst Gräfenberg, y se dice que es una zona muy sensible de la vagina que, cuando se estimula, da un orgasmo poderoso.

Sin embargo, los críticos ponen en duda el descubrimiento, señalando que el supuesto «punto G» sólo parece excitar a algunas mujeres, y que su importancia puede ser exagerada por los comerciantes de productos sexuales. «Es un estudio de caso único que involucra la disección del cuerpo de una mujer cuyas experiencias sexuales no conocemos», escribió la investigadora Debby Herbenick.

El Daily Telegraph también informó que a principios de este año, Amichai Kilchevsky del Yale-New Haven Hospital en Connecticut dijo que no había evidencia concluyente de su existencia después de revisar 100 estudios.

El profesor Kevan Wylie, consultor en medicina sexual, dijo que la existencia de la zona no puede ser confirmada por un solo caso. Hay otras teorías que no se basan en la existencia del «punto G» para explicar los orgasmos. Para Petra Boynton, profesora de investigación en atención de la salud en el University College London, tratamos persistentemente de probar que hay piezas únicas de los genitales femeninos que deben o no ser alentadas para estimular el orgasmo. Estamos obsesionados con probar o no que los orgasmos «suceden» en el «punto G».

 

Iniciamos con nuestra pagina de Facebook, apoyanos