Algunos de nuestros alimentos contienen nanopartículas, ¿Deberíamos preocuparnos?

Las nanopartículas se encuentran de forma natural en algunos alimentos y a otros se les agregan.

(Última Actualización: mayo 21, 2019)

Hola, si te gusta lo que publicamos en Nanova, síguenos también en Facebook.

Elegimos gastar dinero en artículos para el hogar basándonos en cómo se ven, se sienten y saben, y cómo pensamos que podrían mejorar nuestras vidas.

Los fabricantes aplican la nanotecnología -un campo de la tecnología que utiliza los efectos que se producen en la nanoescala- para crear las propiedades que queremos en dichos elementos. Por ejemplo, la blancura en la pasta de dientes o la prevención del crecimiento de bacterias en los calcetines.

Un nanómetro es la milmillonésima parte de un metro. Las interacciones químicas y físicas a nanoescala son mucho más pequeñas de lo que nuestros ojos pueden ver. Medicamentos, sensores diminutos, computadoras rápidas y ciencias de la alimentación son todas formas en las que podemos poner en práctica la nanotecnología.

Pero a algunas personas les preocupa que las nanopartículas puedan presentar riesgos para la salud. Recientemente, Francia anunció que un aditivo alimentario a nanoescala será prohibido a partir de 2020 debido a la falta de pruebas sobre su seguridad.

Esto es lo que sabemos sobre la nanotecnología en los alimentos.

También te puede interesar :

¿Como son fabricadas las Nanopartículas?

¿Qué son las nanopartículas?

Las nanopartículas son partículas extremadamente pequeñas. Sus dimensiones exteriores son inferiores a 100 nanómetros, es decir, 0,0001 milímetros. ¡Eso es muy pequeño!

No todas las nanopartículas son iguales. Pueden estar hechos de todo tipo de cosas diferentes – metales como la plata y el oro, el carbono o incluso la arcilla – y pueden tener diferentes estructuras y química. Estas propiedades determinan en última instancia cómo se comportan las nanopartículas, sus funciones y si son seguras o no.

Las nanopartículas se producen de forma natural y también pueden fabricarse. Las nanopartículas naturales se pueden encontrar en cenizas, vías fluviales, arena fina y polvo, e incluso en materia biológica como los virus. Cuando se utilizan en medicina, tecnología o ciencia, las nanopartículas se fabrican normalmente para controlar mejor sus propiedades.

Los beneficios de las nanopartículas provienen de sus tamaños extremadamente pequeños. Por ejemplo, los materiales pueden hacerse más fuertes, más ligeros o mejores conductores eléctricos. En medicina, las nanopartículas se pueden fabricar para llegar a lugares del cuerpo de difícil acceso. Esto es útil en el tratamiento o diagnóstico de enfermedades como el cáncer y las infecciones.

Pero a veces las nanopartículas que no se intentaban ingerir entran en el cuerpo, o se consumen en pequeñas cantidades en productos. Esto deja a algunas personas preguntándose cómo sabemos que están a salvo.

Las nanopartículas se encuentran de forma natural en los alimentos

En primer lugar, las nanopartículas en los alimentos no son nuevas. Las partículas nanométricas se encuentran de forma natural en algunos alimentos: un buen ejemplo es la leche. Las micelas de caseína en la leche son esferas de tamaño nanométrico hechas de proteínas. Al unirse naturalmente de esta manera, los nutrientes en las micelas están más disponibles para que los absorbamos.

Además de la leche, también es posible que algunos ingredientes alimentarios se ensamblen de forma natural en unidades del tamaño de nanopartículas, como las micelas. Durante la digestión, nuestros cuerpos utilizan la bilis que proviene de nuestra vesícula biliar para «nanofabricar» las grasas que comemos en micelas para poder absorberlas.

Las micelas también permiten que las grasas se mezclen más eficazmente con el agua – creamos micelas cuando lavamos los platos con detergentes.

Las nanopartículas se pueden crear durante el procesamiento de alimentos, como en la homogeneización y emulsificación, y en la molienda y molienda. También se desprenden de los cubiertos metálicos y otros instrumentos de cocina con el paso del tiempo.

Las nanopartículas están en algunos aditivos

Los aditivos comunes como el dióxido de titanio, un agente blanqueador, y el dióxido de silicio, un agente antiapelmazante, pueden contener nanopartículas. Esto se debe a que se añaden como polvos, y algunas de las partículas de polvo serán de tamaño nanométrico. Estos ingredientes sólo constituyen un pequeño porcentaje de los alimentos y sólo una pequeña fracción de ellos son en realidad de tamaño nanométrico.

El dióxido de titanio recientemente fue noticia porque un estudio demostró que tenía un efecto sobre las bacterias en las vísceras de los ratones. Esto suena aterrador, pero los efectos se observaron cuando a los ratones se les dio una gran dosis (alrededor de 50 mg por kilogramo de peso corporal cada día). Esto es de 50 a 25 veces la exposición estimada en humanos. También se añadía a su agua potable, por lo que no había comida alrededor para que las partículas se unieran a través de la digestión (como es el caso cuando comemos productos con nanopartículas en ellos).

Dos revisiones encargadas por Food Standards Australia New Zealand en 2015 encontraron evidencia actual de que las nanopartículas de dióxido de titanio y dióxido de silicio no se absorben mejor que las partículas de tamaño micro (partículas mil veces más grandes) y que la mayoría se excretan.

Se están explorando nuevos usos

Los investigadores están estudiando cómo las nanopartículas pueden aportar nuevos beneficios a los alimentos. Por ejemplo, añadir nutrientes a los alimentos podría ayudarnos a proporcionar una mejor nutrición a partir de los alimentos procesados, ralentizar la descomposición de los nutrientes y ayudar a que los nutrientes se absorban mejor.

La sal y el azúcar de tamaño nanométrico podrían ayudar a que los alimentos sean más saludables. Cuanto más pequeñas sean las partículas, más rápido y más fácilmente pueden acceder a las papilas gustativas de la lengua, por lo que es posible que necesitemos comer menos para obtener ese toque dulce o salado. Del mismo modo, el uso de nanopartículas puede significar menores niveles de aditivos al ayudarles a mezclarse más fácilmente a través de los productos.

Las nanopartículas también podrían prolongar la vida útil, mejorar la seguridad de los alimentos y reducir la necesidad de grasas añadidas. Las pruebas de toxicidad serán una parte importante de la comercialización de estas nuevas tecnologías.

Pero en general, hemos estado comiendo nanopartículas -que se producen naturalmente y en aditivos- durante mucho tiempo sin evidencia de daño.

Hola, si te gusta lo que publicamos en Nanova, síguenos también en Facebook.

Si te fue útil, Comparte esta Información
  • 24
  • 11
  • 2
  •  
Fuentes & Referencias
https://nanotech.lawbc.com/2019/04/france-bans-titanium-dioxide-food-additive-beginning-in-2020/https://academic.oup.com/bioscience/article/68/4/241/4915956https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1878535217300990https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1369702113002253https://www.understandingnano.com/nanoparticles.htmlhttps://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S2214799315001058https://courses.washington.edu/conj/bess/fats/fats.htmlhttps://sydney.edu.au/news-opinion/news/2019/05/13/common-food-additive-found-to-effect-gut-microbiota.htmlhttps://link.springer.com/chapter/10.1007/978-3-319-96719-6_4