El espíritu en la máquina: el robot que entiende la emoción

Furhat Robotics está en la búsqueda de crear una máquina con un rostro 'humano' que pueda interactuar con la gente de la misma manera que lo hacemos nosotros.

(Última Actualización: abril 19, 2018)

Es el material amado de la ciencia ficción: un robot que parece y suena como un ser humano. Un robot con el que puedes chatear, que reconoce cuando estás triste, y que puede animarte con sus bromas.

Pero, ¿es esa perspectiva tan lejana de la realidad? Samer Al Moubayed, y sus colegas de Furhat Robotics, están intentando que esto suceda.

La startup de “inteligencia artificial conversacional y robótica social”, fundada en Estocolmo en 2014, ha desarrollado Furhat OS, un sistema operativo que permite a la gente interactuar con las máquinas de la misma manera que nosotros interactuamos entre sí. El sistema operativo no sólo le permite tener una conversación con un robot. Es tan sofisticado que los robots pueden leer señales sociales y medir tus emociones.

El sistema operativo puede colocarse dentro de una máscara impresa en 3D que se asemeja a quien quieras que se asemeje, con la capacidad de “ver”, “oír” y “hablar” para que parezca que estás interactuando con otro humano. Un mini proyector dentro de la cabeza del robot crea las expresiones faciales.

También te puede interesar :

Medicamentos a partir de insectos: Bioprospección de insectos para combatir superinsectos

“Operamos en esta área llamada robótica social”, dice Al Moubayed, CEO y cofundador. “Esta loca idea de que si creas una máquina que parezca y suene como gente, puedes usarla de maneras extremadamente únicas y valiosas.” Al Moubayed y los cofundadores Gabriel Skantze, Jonas Beskow y Preben Wik se reunieron y trabajaron en estrecha colaboración en el Instituto Real de Tecnología KTH de Suecia, comenzando lo que él describe como una “búsqueda intelectual”.

“Hicimos nuestra investigación tratando de entender a los humanos para poder crear máquinas que interactúen con ellos de la misma manera que los humanos interactúan entre sí”, dice Al Moubayed. Furhat trata de encajar todas las piezas, dice, combinando máquinas que pueden hablar, entender e incluso tener “cuerpos”.

“Con Furhat lo que estamos tratando de crear es esa etapa final y llevar esa máquina al mundo físico – un robot que puede sentarse contigo, entender tu espacio físico, interactuar con más de una persona”.

El año pasado, la empresa, que cuenta con 17 empleados, recaudó fondos de Balderton Capital y LocalGlobe. Trabaja con empresas globales como Disney, Intel y KPMG y, en asociación con Deutsche Bahn, ha lanzado un concierge robot multilingüe en el aeropuerto de Frankfurt, que puede proporcionar información a los pasajeros sobre los horarios de salida y dar indicaciones para llegar a los lugares del aeropuerto.

Pero crear el material de la ciencia ficción no viene sin sus obstáculos. “Tenemos desafíos en todos los frentes”, dice Al Moubayed. “Construir un robot social significa construir una máquina que se parezca a nosotros. Cada vez que la gente ve un robot, tiene muchas suposiciones sobre cómo debería verse, cómo debería comportarse, sólo porque el robot se parece a un ser humano, la gente espera que se comporte como tal.

“Esperan que sepa todo lo que un humano normal sabría – sentido común, humor, etc., así que eso son muchas expectativas muy altas. Y luego, por supuesto, tenemos el problema de construir la empresa”, añade. “¿Cómo podemos hacer que el robot salga a la luz, construir la cadena de suministro, asociarnos con las empresas para invertir en robots sociales antes de que haya aplicaciones para ellos?

Furhat’s’ ‘robot concierge’ en el aeropuerto de Frankfurt. El robot puede proporcionar información de vuelos y aeropuertos a los pasajeros. Fotografía: Fraport AG

Mientras Furhat crea el sistema operativo, son otras empresas y organizaciones las que probablemente presentarán aplicaciones para su uso. Cuando se le pregunta cuáles podrían ser algunos de sus usos cotidianos, Al Moubayed se muestra reacio a especular, pero dice: “Hay algunos mercados obvios. Una es tener robots en las escuelas, robots hablando con los niños sobre química y geografía, así que una experiencia mucho más atractiva. O robots para aprender idiomas”.

La startup ha desarrollado un proyecto piloto en escuelas suecas que incluye un juego interactivo de preguntas y respuestas educativas, y también tiene una asociación con Honda que incluye el desarrollo de un hogar de atención “inteligente” para personas mayores.

Psicológicamente [los robots] están muy cerca de nosotros lo que nos causa pánico – cuestiona nuestro propósito en la vida

 

Uno de los mayores desafíos, sin embargo, podría ser el miedo que acompaña a la ciencia ficción: que los robots acaben tomando el relevo. Es un tema que Al Moubayed está de acuerdo en que debe ser discutido. “Estamos muy comprometidos en esta conversación económica, ética y social”, dice. Una tecnología como ésta conlleva riesgos que no deben ignorarse, dice, pero eso no significa que no debamos perseguirla.

“Esto no es algo en lo que debamos dejar de trabajar, pero debemos ser responsables a la hora de hablar de ello y comprender las consecuencias para poder centrarnos en el impacto positivo. Deberíamos tener esta conversación, debería ser pública, deberíamos pensar en las consecuencias de todo, el mercado laboral, el sistema económico”.

 

También hay algo desconcertante en un robot que se parece a un humano. Es natural que temamos a algo que se ve y se comporta como nosotros, dice Al Moubayed. “Estamos tratando de entender lo que es único acerca de los humanos y replicarlo. Psicológicamente está muy cerca de nosotros, lo que nos causa pánico, es una reacción muy natural – cuestiona nuestro propósito en la vida”.

Sostiene que, en lugar de escuchar ese miedo, deberíamos centrarnos en las formas en que esta tecnología puede ayudarnos a recuperar esa mercancía siempre esquiva: el tiempo. “Hay tantas maneras en las que podemos usar esta tecnología para mejorar, que podemos pensar en aplicaciones que hagan que la gente sea más social, ya sean niños o ancianos.

“Queremos centrarnos en aplicaciones que mejoren la vida de las personas”.

 

También te puede interesar :

Un nuevo invento que salva vidas está a punto de salir a volar.

Si te fue útil, Comparte esta Información
  • 7
  •  
  •  
  •  
  •  
    7
    Shares