Un asteroide de tamaño considerable apunta a la Tierra y, según los científicos de la NASA, que dicen estar extremadamente preocupados, corre el riesgo de destruir la vida en nuestro planeta. Las posibilidades de impacto son altas, pero en la actualidad no existe una gran preocupación en el mundo científico, sobre todo porque el impacto se espera para el 16 de marzo de 2880 (PDF). 1950 DA, así se llama la roca, tiene la capacidad de generar una explosión comparable a la de un millón de bombas atómicas, o la energía necesaria para arrasar en pocos segundos una zona del tamaño de Francia y generar un cráter de 40 kilómetros de ancho y 3000 metros de profundidad.
Pero existe un sistema para salvar al mundo.

La tecnología actualmente disponible para las agencias espaciales no es suficiente para prevenir una catástrofe, pero los científicos de la NASA, que ya están en contacto con otras agencias alrededor del mundo, ya están trabajando para encontrar una manera de desviar o destruir el espacio rocoso. Los científicos estadounidenses llevan mucho tiempo elaborando un plan para hacer frente a esta emergencia.

Entre los sistemas más prometedores, pero aún en desarrollo, está sin duda la Misión de Mitigación de Asteroides a Hipervelocidad para Respuesta de Emergencia (HAMMER), literalmente «Misión para la contención de un asteroide a hipervelocidad para intervenciones de emergencia». Se trata de una nave espacial nacida (en papel) de la colaboración de los mejores expertos de la NASA, la Administración Nacional de Seguridad Nuclear (NNSA) y dos laboratorios de armas del Departamento de Energía.

Más en Nanova ||  10 increíbles avances tecnológicos que los científicos están esperando para el 2020
También te puede interesar :

Una teoría sobre el fin del mundo y el Multiverso: el último regalo de Stephen Hawking antes de morir

El primero es un choque directo con el asteroide, de modo que es expulsado de su curso. La segunda, en cambio, prevé la explosión de una ojiva nuclear instalada a bordo para aplastar la roca espacial. «Si el asteroide es lo suficientemente pequeño, y podemos detectarlo a tiempo – comentó el físico David Dearborn – podemos usar el impactador. Este dispositivo no es tan flexible como la opción nuclear cuando queremos cambiar rápidamente la velocidad del cuerpo. Desafortunadamente, el vehículo HAMMER sigue siendo teórico. Los expertos no han conseguido hacer una estimación hipotética de los costes en blanco y negro, lo que significa que el mundo y toda la humanidad tendrán que esperar por el momento que nunca tendrán que enfrentarse a tal peligro.