El Universo podría vivir más de lo esperado. O no?

Nuevos cálculos hacen avanzar las estimaciones de la esperanza de vida del Universo, pero destacan una incertidumbre sobre el bosón de Higgs, que podría anticipar el fin del Cosmos.

(Última Actualización: abril 19, 2018)

El bosón de Higgs podría destruir el Universo. Parece que existe la posibilidad de que esta partícula ya se haya “colapsado” en un rincón remoto de nuestro Universo, y que este evento haya producido una burbuja de energía negativa en expansión capaz de envolverlo todo, destruirlo.

Esta es la hipótesis de la que estamos hablando, aunque parezca contradecir la predominante basada en el Modelo Estándar del Universo, que nos dice que el Universo morirá lentamente, después de que todas las estrellas y galaxias se hayan convertido en partículas subatómicas y se hayan alejado unas de otras en espacios infinitos.

Esperanza de vida. El estudio recientemente publicado en Physical Review D ha propuesto una nueva estimación de la esperanza de vida del Universo: el último acto debería ser entre 10^139 (1 seguido de 139 ceros) años. Hemos ganado algunos eones: la estimación anterior ponía el final de los juegos de aquí a 10^100 años.

Para lograrlo, Anders Andreassen, William Frost y Matthew Schwartz, del Departamento de Física de la Universidad de Harvard, se han basado en todo nuestro conocimiento de la masa de partículas (tal como se describe en el Modelo Estándar) y sus interacciones, incluyendo, por supuesto, el bosón de Higgs, la partícula que da masa a todas las demás.

El extraño bosón. Sin embargo, también sabemos que el valor de la masa del bosón de Higgs (que corresponde a una energía de unos 125 gigaelettronvolt), puede no ser el valor más bajo posible para esta partícula, sino un punto de estabilidad, y que podría cambiar en cualquier momento.

Si el bosón de Higgs colapsa, asumiendo un nivel de energía más bajo, crearía una burbuja de energía negativa expandiéndose a la velocidad de la luz, y hay quienes dicen que ya pudo haber ocurrido.

El concepto es realmente muy complejo, pero trate de imaginar el problema con una hipotética partícula de Higgs en el fondo de un valle: este es el punto actual de estabilidad, o la masa actual.

Más allá de una colina hay un valle más profundo que, en nuestro panorama imaginario, correspondería a una masa y energía potencialmente más baja que el bosón podría asumir. Sin embargo, nuestra partícula no puede moverse de un valle a otro: debe permanecer bloqueada en su configuración actual.

Esta inmovilidad sólo es válida para la parcela: el Higgs puede comportarse como una ola (confíe en él, la física subatómica lo dice), por lo que no tiene una posición perfectamente definida y hay cierta probabilidad de que cruce la colina y llegue al valle inferior.

Entonces, ¿qué pasa? Abandonamos los valles y volvemos a la física. Puesto que el Higgs da masa a todas las partículas del Universo, si su masa disminuyera… desestabilizaría todo el Cosmos: la química, la vida y todo lo que está en el Universo sería completamente borrado.

Puesto que el Universo es inmensamente grande (aunque no infinito, por lo que sabemos), no podemos excluir que el colapso de un nivel de energía a otro, más bajo, ya haya ocurrido. Esto es lo que podría producir la famosa burbuja de energía negativa expandiéndose a la velocidad de la luz.

Un día pudo alcanzarnos y abrumar nuestra parte del Universo: “Nada puede viajar más rápido que la luz, así que la burbuja no sería anticipada de la nada, no la veremos llegar”, dice Andreassen. Sería una mera llegada.

Si te fue útil, Comparte esta Información
  • 8
  •  
  •  
  •  
  •  
    8
    Shares
Via
https://journals.aps.org/prd/abstract/10.1103/PhysRevD.97.056006