Un anciano tiene una burbuja de aire muy grande en el cerebro.

(Last Updated On: marzo 20, 2018)

Los médicos de Irlanda del Norte se asombraron al ver el escáner cerebral de un paciente de 84 años. El viejo parecía vivir casi sin problemas con una burbuja de aire de 9 centímetros en su cerebro.

Al principio no parecía un caso especial. Un irlandés del Norte de 84 años de edad se reportó a Primeros Auxilios porque se había caído repetidamente en pocas semanas. Su brazo izquierdo y su pierna izquierda también se habían debilitado durante unos días.

Sobre la base de pruebas de rutina, el hombre parecía estar en muy buen estado de salud. Pero entonces sus médicos se enfrentaron a una tomografía computarizada de su cerebro. Justo detrás de su frente, Irlanda del Norte resultó tener una burbuja de aire de 9 centímetros en su cerebro, más grande que una pelota de tenis. Una gran parte de su cráneo está vacío.

El vacío está localizado en el lóbulo frontal derecho. Esta área del cerebro desempeña un papel en todo tipo de funciones motoras y psicológicas. Por ejemplo, es activo en todas las formas de movimiento voluntario, desde una simple caminata hasta tocar un complicado solo de guitarra. El lóbulo frontal también le ayuda a pensar de antemano en las consecuencias sociales de una determinada decisión, por ejemplo, si presentarse o no a un cumpleaños.

Agujero en el hueso del tamiz

Vista superior del cerebro del hemisferio norte del hombre de 84 años. Imagen: Casos clínicos de BMJ.

Aparte de las recientes caídas, el viejo no parecía preocupado por el enorme agujero en su cerebro. ¿Cómo puede una mordedura de una parte tan importante del cerebro permanecer sin consecuencias?

Su médico, Finlay Brown, tenía una sospecha inmediata: el cerebro en el lugar del orificio no había desaparecido, sino que gradualmente presionaba contra el resto del cerebro. Esto creó una burbuja de aire sin que el cerebro perdiera sus funciones.

Una resonancia magnética confirmó esta sospecha y también reveló la causa de la burbuja de aire – oficialmente neumatocele, que en griego antiguo significa “rotura por aire”. Un tumor benigno en el cráneo resultó haber roído parte del hueso del tamiz – un hueso entre la nariz y el cerebro. El agujero resultante gradualmente hizo que el aire fluyera hacia el cerebro, donde formó el notable vacío.

Ninguna operación

Las neumatocélulas en el cerebro son más comunes, pero generalmente como resultado de una lesión facial, infección o cirugía cerebral. Un tumor benigno y persistente que causa una burbuja de aire es mucho más raro. Además, una burbuja de aire formada de esta manera suele ser mucho más pequeña.

La resonancia magnética también mostró que la burbuja había causado un pequeño derrame cerebral al anciano. Esto explica sus caídas y sus miembros izquierdos debilitados. Brown dice a la página web de Live Science que nunca antes había visto un caso en el que las trampas estén asociadas con una neumatocélula en el cerebro. Para enfatizar que incluso los síntomas ordinarios a veces requieren una investigación exhaustiva, publicó el caso en la revista BMJ Case Reports.

Los médicos le dieron al paciente medicamentos para reducir el riesgo de una nueva apoplejía. También le ofrecieron la opción de extirpar quirúrgicamente el tumor benigno y la burbuja de aire. Dado que esa operación entrañaba ciertos riesgos, la dura parte septentrional del país se abstuvo de hacerlo. Doce semanas después de su hospitalización se sintió de nuevo como un pollo.

 

Si te fue útil, Comparte esta Información
  • 7
  •  
  •  
  •  
  •  
    7
    Shares

Comenta

Fuentes & Referencias
http://casereports.bmj.com/content/2018/bcr-2017-222892.full?sid=dc43cb31-06f4-440b-8895-5087d9fe74ca

Deja un comentario