Los científicos de la Federación de Rusia y los Estados Unidos han descubierto un nuevo factor que controla la evolución del virus de la gripe

evolución del virus de la gripe

Los evolucionistas rusos y sus colegas estadounidenses han descubierto un nuevo factor que controla la evolución del virus gripal y lo ayuda a eludir constantemente la inmunidad colectiva de los humanos, aves y mamíferos, informa TASS. Este mecanismo oculto publicó la revista científica Proceedings of the National Academy of Sciences.

Cada año, las epidemias de gripe llevan a cabo la vida de decenas de miles de personas en todo el mundo, que generalmente son causadas por diversas cepas de virus de la gripe tipo A. pueden transmitirse de persona a persona debido a la hemagglutinina, una proteína especial de su cáscara, que «se aferra» a crecimientos de carbohidratos especiales en la superficie de las células pulmonares.

Gracias a las vacunas y al hecho de que las personas desarrollan rápidamente la inmunidad colectiva a la versión más común del virus, la estructura de esta proteína, así como otra molécula importante, la enzima neurominidasa, está cambiando constantemente. Como resultado, en la naturaleza se originó una especie de ciclo de cepas de gripe, que cambian entre sí cada temporada.

Esto obliga a los médicos a crear constantemente nuevas vacunas, y los científicos han estado tratando de descubrir durante mucho tiempo los mecanismos de trabajo de este ciclo y encontrar la manera de su «hacking». La solución de esta tarea ayudará a predecir con mayor precisión cómo se verá la próxima epidemia de gripe y prepararse con anticipación para su Inicio.

Otros artículos interesantes que puedes leer

El grupo de evolucionistas rusos y sus colegas extranjeros, bajo la dirección de Georg Bazykin, biólogo del Instituto Skolkovsky de ciencia y tecnología y Del Instituto de problemas de transferencia de información de la Academia rusa de Ciencias, dio un gran paso para resolver este problema, siguiendo las» relaciones » de las mutaciones en dos proteínas clave del virus y la inmunidad de sus víctimas.

Mutaciones

En este caso, los científicos no solo estaban interesados en cómo los pequeños cambios en la estructura de la hemagglutinina y la neuraminidasa influyeron en el éxito de la infección en el momento actual, sino también en cómo la tasa cambió con el tiempo. Por ejemplo, el virus puede llegar a ser demasiado mortal, lo que limitará su propagación, o demasiado visible para la inmunidad, lo que también acortará la «vida» evolutiva de estas mutaciones y toda la cepa en general.

Para encontrar una respuesta a esta pregunta, los científicos recopilaron todos los ejemplos conocidos de la gripe H1N1 y H3N2, incluida la» española » de 1918 y la gripe porcina de mediados de la década pasada, y examinaron la estructura de las partes de su genoma que codifican dos proteínas clave. A continuación, los investigadores los compararon entre sí. En total, los evolucionistas siguieron el destino y la propagación de aproximadamente cuatro cientos de mutaciones puntuales en la hemagglutinina y la neuraminidasa.

Esta comparación reveló dos tendencias inusuales. Por un lado, resultó que las mutaciones que surgen en esa parte de las proteínas, que entra en contacto directo con las células humanas, gradualmente «envejecen». Como explican los investigadores, esto se ha manifestado en el hecho de que con el tiempo fueron reemplazados por otras variaciones de estos genes, menos familiarizados con la inmunidad colectiva de los seres humanos y los animales. Al mismo tiempo, tales mutaciones alternativas comenzaron a aparecer cada vez más. Esto fue especialmente típico de los enlaces de proteínas, que más a menudo atacan la inmunidad.

Al mismo tiempo, las regiones internas de las proteínas han cambiado en un principio diferente – cuanto más tiempo la mutación «vivió» dentro de la proteína, mayor fue la posibilidad de que aparezcan en las nuevas generaciones de virus. Según los científicos, este crecimiento se ha relacionado con el hecho de que las áreas circundantes de proteínas se han Adaptado gradualmente a la aparición de una nueva opción, más rentable, y han optimizado su estructura y funciones, mejorando la adaptabilidad de todo el virus en general.

Estas diferencias, según los científicos, deben tenerse en cuenta al predecir el curso de la evolución del virus y prepararse para las nuevas epidemias de gripe, que no se hace ahora. Esto puede explicar por qué los desarrolladores de vacunas no siempre adivinan cómo se verá la nueva cepa contagiosa del virus. Esto complica la lucha contra él y ayuda a la gripe a infectar a más personas.