Incapacidad Crónica para Dormir : Insomnio , que lo causa y sus posibles soluciones

Puede haber una causa médica

Las personas que sienten que duermen perfectamente bien pueden seguir teniendo problemas por la somnolencia diurna excesiva debido a una variedad de enfermedades médicas subyacentes. Un trastorno del sueño o la Incapacidad Crónica para Dormir puede ser un síntoma de un problema de salud o un efecto adverso de la terapia para tratar el problema.

El estrés de las enfermedades crónicas también puede causar Incapacidad Crónica para Dormir o insomnio y somnolencia diurna. condiciones comunes a menudo asociados con problemas de sueño incluyen acidez estomacal, diabetes, enfermedades cardiovasculares, trastornos musculoesqueléticos, enfermedades renales, problemas de salud mental, trastornos neurológicos, problemas respiratorios, y enfermedades de la tiroides.

Además, un número de medicamentos recetados y de venta libre usados para tratar estos y otros problemas de salud pueden dañar la calidad y cantidad del sueño (ver tabla a continuación).

Afecciones físicas crónicas

Acidez estomacal

Acostarse en la cama a menudo empeora la acidez estomacal, que es causada por la acumulación de ácido estomacal en el esófago. Usted puede evitar este problema absteniéndose de comer alimentos pesados o grasos, así como café y alcohol, por la noche. También puede utilizar la gravedad a su favor elevando la parte superior de su cuerpo con una cuña debajo del colchón o bloques colocados debajo de los postes de la cama. Los medicamentos de venta libre y los medicamentos recetados que suprimen la secreción de ácido estomacal también pueden ayudar.

Diabetes

La diabetes es un trastorno común y crónico caracterizado por niveles elevados de glucosa o azúcar en la sangre. Ocurre cuando sus células no responden apropiadamente a la insulina (una hormona secretada por el páncreas), y cuando su páncreas no puede producir más insulina en respuesta. Las personas con diabetes cuyos niveles de azúcar en la sangre no están bien controlados pueden experimentar problemas de sueño debido a:

  • sudores nocturnos
  • necesidad frecuente de orinar, o
  • síntomas de hipoglucemia (nivel bajo de azúcar en la sangre)

Si la diabetes ha dañado los nervios de las piernas, los movimientos nocturnos o el dolor también pueden perturbar el sueño.

Insuficiencia cardíaca

La insuficiencia cardíaca es una enfermedad caracterizada por una disminución gradual de la capacidad del corazón para «bombear» o hacer circular la sangre adecuadamente. La insuficiencia cardíaca puede hacer que se acumule líquido en los pulmones y los tejidos. Los pacientes con insuficiencia cardíaca pueden despertarse durante la noche sintiendo falta de aliento porque se acumula líquido corporal adicional alrededor de sus pulmones cuando están acostados. El uso de almohadas para elevar la parte superior del cuerpo puede ayudar. Estas personas también pueden ser despertadas justo cuando se están quedando dormidas por un patrón de respiración característico llamado respiración Cheyne-Stokes, una serie de respiraciones cada vez más profundas seguidas de una breve interrupción de la respiración.

Los medicamentos benzodiazepínicos para el sueño ayudan a algunas personas a permanecer dormidas a pesar de este trastorno respiratorio, pero otras pueden necesitar oxígeno suplementario o un dispositivo que aumente la presión en las vías respiratorias superiores y la cavidad torácica para ayudarlas a respirar y dormir más normalmente.

Los hombres con insuficiencia cardíaca suelen tener apnea obstructiva del sueño, un trastorno respiratorio caracterizado por múltiples despertares nocturnos, que pueden interrumpir el sueño, causar somnolencia diurna y empeorar la insuficiencia cardíaca. En las personas con enfermedad de las arterias coronarias, las fluctuaciones naturales en los ritmos circadianos pueden desencadenar angina (dolor en el pecho), arritmia (latidos cardíacos irregulares) o incluso ataque cardíaco mientras duermen.

Trastornos musculoesqueléticos

El dolor de la artritis puede dificultar que las personas se queden dormidas y se reasienten cuando cambian de posición. Además, el tratamiento con esteroides frecuentemente causa insomnio. Usted puede encontrar útil tomar aspirina o un medicamento antiinflamatorio no esteroide (AINE) justo antes de acostarse para aliviar el dolor y la hinchazón en sus articulaciones durante la noche.

Las personas con fibromialgia, una afección caracterizada por ligamentos y tendones dolorosos, es probable que se despierten por la mañana sintiéndose fatigadas y tan rígidas y adoloridas como una persona con artritis. Los investigadores que analizaron el sueño de los pacientes de fibromialgia han encontrado que al menos la mitad tiene un sueño profundo anormal, en el que las ondas cerebrales lentas se mezclan con ondas que generalmente se asocian con una vigilia relajada, un patrón llamado sueño alfa-delta.

Enfermedad renal

Las personas con enfermedad renal tienen riñones que están dañados hasta el punto de que ya no pueden filtrar líquidos, eliminar desechos y mantener los electrolitos en equilibrio tan eficientemente como lo hacían cuando estaban sanos. La enfermedad renal puede hacer que los productos de desecho se acumulen en la sangre y puede provocar insomnio o síntomas del síndrome de las piernas inquietas. Aunque los investigadores no están seguros de por qué, la diálisis renal o el trasplante no siempre devuelven el sueño a la normalidad.

Nocturia

Es la necesidad de levantarse frecuentemente para orinar durante la noche. Es una causa común de pérdida de sueño, especialmente entre los adultos mayores. Un caso leve hace que una persona se despierte por lo menos dos veces durante la noche; en casos severos, una persona puede levantarse hasta cinco o seis veces.

La nocturia puede ser un producto de la edad, pero otras causas incluyen ciertas condiciones médicas (insuficiencia cardíaca, diabetes, infección urinaria, agrandamiento de la próstata, insuficiencia hepática, esclerosis múltiple, apnea del sueño), medicamentos (especialmente diuréticos) e ingesta excesiva de líquidos después de la cena.

Las terapias para la nicturia se dividen en tres categorías:

  • tratamientos para corregir causas médicas
  • intervenciones conductuales
  • medicación

El primer paso es tratar de identificar la causa y corregirla. Si esto no tiene éxito, trate de aplicar enfoques conductuales como reducir la cantidad de alcohol que bebe en las dos horas previas a la hora de acostarse, especialmente cafeína y alcohol. Si la nicturia persiste, el médico puede recetar uno de los muchos medicamentos aprobados para tratar la vejiga hiperactiva.

Enfermedad de la tiroides

Una glándula tiroides hiperactiva (hipertiroidismo) puede causar problemas de sueño. El trastorno sobreestimula el sistema nervioso, haciendo que sea difícil quedarse dormido, y puede causar sudores nocturnos, llevando a despertares nocturnos. Sentir frío y sueño es un rasgo distintivo de una tiroides hipoactiva (hipotiroidismo).

Debido a que la función tiroidea afecta a todos los órganos y sistemas del cuerpo, los síntomas pueden ser muy variados y a veces difíciles de descifrar. Revisar la función tiroidea requiere sólo una simple prueba de sangre, así que si usted nota una variedad de síntomas inexplicables, pídale a su médico que le haga una prueba de tiroides.

Problemas respiratorios

Los cambios relacionados con la circadiana en el tono de los músculos que rodean las vías respiratorias pueden hacer que éstas se constriñan durante la noche, lo que aumenta la posibilidad de ataques de asma nocturnos que despiertan a la persona que duerme abruptamente.

Las dificultades respiratorias o el miedo a tener un ataque pueden hacer que sea más difícil quedarse dormido, al igual que el uso de esteroides u otros medicamentos respiratorios que también tienen un efecto estimulante, similar al de la cafeína.

Las personas que tienen enfisema o bronquitis también pueden tener dificultad para conciliar el sueño y permanecer dormidas debido a la producción excesiva de esputo, la dificultad para respirar y la tos.

Medicamentos

Trastornos de salud mental

Casi todas las personas con ansiedad o depresión tienen problemas para conciliar el sueño y permanecer dormidas. A su vez, el no poder dormir puede convertirse en el foco del miedo y la tensión continuos de algunos pacientes, lo que provoca una mayor pérdida de sueño.

Ansiedad general

La ansiedad grave, también conocida como trastorno de ansiedad generalizada, se caracteriza por sentimientos persistentes y persistentes de preocupación, aprensión o inquietud. Estos sentimientos son inusualmente intensos o desproporcionados en relación con los problemas y peligros reales de la vida diaria de la persona.

Las personas con ansiedad general típicamente experimentan preocupación excesiva y persistente todos los días o casi todos los días durante un período de seis meses o más. Los síntomas comunes incluyen dificultad para conciliar el sueño, dificultad para permanecer dormido y no sentirse descansado después de dormir.

Fobias y ataques de pánico

Las fobias, que son miedos intensos relacionados con un objeto o situación específica, rara vez causan problemas de sueño a menos que la fobia esté relacionada con el sueño (como el miedo a las pesadillas o al dormitorio). Los ataques de pánico, por otro lado, a menudo ocurren de noche. De hecho, el momento de los ataques nocturnos ayudó a convencer a los psiquiatras de que estos episodios tienen una base biológica.

Los ataques de pánico relacionados con el sueño no ocurren durante el sueño, sino más bien en el estadio N2 (sueño ligero) y el estadio N3 (sueño profundo), que están libres de desencadenantes psicológicos. En muchas fobias y trastornos de pánico, reconocer y tratar el problema subyacente, a menudo con un medicamento ansiolítico, puede resolver el trastorno del sueño.

Depresión

Debido a que casi el 90% de las personas con depresión grave experimentan insomnio, un médico que evalúa a una persona con insomnio considerará la depresión como una posible causa. Despertarse demasiado temprano en la mañana es una característica de la depresión, y algunas personas deprimidas tienen dificultad para conciliar el sueño o tener un sueño irregular durante toda la noche.

En la depresión crónica de bajo grado (también conocida como distimia), el insomnio o la somnolencia pueden ser los síntomas más prominentes. Los estudios de laboratorio han demostrado que las personas que están deprimidas pasan menos tiempo en el sueño de onda lenta y pueden entrar en el sueño REM más rápidamente al comienzo de la noche.

Trastorno bipolar

La alteración del sueño es una característica prominente del trastorno bipolar (también conocido como enfermedad maníaco-depresiva). La pérdida de sueño puede exacerbar o inducir síntomas maníacos o aliviar temporalmente la depresión. Durante un episodio maníaco, es posible que la persona no duerma durante varios días. A menudo, estos acontecimientos van seguidos de un «choque» durante el cual la persona pasa la mayor parte de los días siguientes en la cama.

Esquizofrenia

Algunas personas con esquizofrenia duermen muy poco en la etapa temprana y más grave de un episodio. Entre episodios, es probable que sus patrones de sueño mejoren, aunque muchas personas con esquizofrenia rara vez obtienen una cantidad normal de sueño profundo.

Trastornos neurológicos

Ciertos trastornos cerebrales y nerviosos pueden contribuir al insomnio.

Demencia

La enfermedad de Alzheimer y otras formas de demencia pueden alterar la regulación del sueño y otras funciones cerebrales. El vagabundeo, la desorientación y la agitación durante la tarde y la noche, un fenómeno conocido como «atardecer», puede requerir una supervisión constante y ejercer una gran presión sobre los cuidadores. En tales casos, pequeñas dosis de medicamentos antipsicóticos son más útiles que los medicamentos benzodiazepínicos.

Epilepsia

Las personas con epilepsia (una afección en la que una persona es propensa a las convulsiones) tienen el doble de probabilidades que otras de sufrir insomnio. Las alteraciones de las ondas cerebrales que causan convulsiones también pueden causar déficits en el sueño de ondas lentas o en el sueño REM. Los medicamentos anticonvulsivos pueden causar cambios similares al principio, pero tienden a corregir estos trastornos del sueño cuando se usan durante mucho tiempo.

Aproximadamente una de cada cuatro personas con epilepsia tiene convulsiones que ocurren principalmente por la noche, causando trastornos del sueño y somnolencia diurna. La privación del sueño también puede desencadenar una convulsión, un fenómeno que se observa en las enfermerías de las universidades durante los períodos de exámenes, ya que algunos estudiantes sufren sus primeras convulsiones después de quedarse despiertos hasta tarde para estudiar.

Dolores de cabeza, derrames cerebrales y tumores

Las personas que son propensas a los dolores de cabeza deben tratar de evitar la privación de sueño, ya que la falta de sueño puede promover los dolores de cabeza. Tanto las cefaleas en racimo como las migrañas pueden estar relacionadas con cambios en el tamaño de los vasos sanguíneos que conducen a la corteza cerebral; el dolor ocurre cuando las paredes de los vasos sanguíneos se dilatan.

Los investigadores teorizan que a medida que el cuerpo se pone al día con la falta de sueño, pasa más tiempo en el sueño delta, cuando los vasos están más estrechos, lo que hace que la transición al sueño REM sea más dramática y probablemente provoque un dolor de cabeza. Los dolores de cabeza que despiertan a las personas a menudo son migrañas, pero algunas migrañas pueden aliviarse con el sueño. La somnolencia junto con mareos, debilidad, dolor de cabeza o problemas de visión pueden indicar un problema grave, como un tumor cerebral o un derrame cerebral, que requiere atención médica inmediata.

Enfermedad de Parkinson

Casi todas las personas con la enfermedad de Parkinson tienen insomnio. El sólo hecho de acostarse y levantarse de la cama puede ser una lucha, y la enfermedad a menudo interrumpe el sueño. Algunas excitaciones son por los temblores y movimientos causados por el trastorno, y otras parecen ser el resultado del trastorno en sí. Como resultado, la somnolencia diurna es común.

El tratamiento con pastillas para dormir puede ser difícil porque algunos medicamentos pueden empeorar los síntomas del Parkinson. Algunos pacientes que toman medicamentos utilizados para tratar el tratamiento del Parkinson pueden desarrollar pesadillas severas; otros experimentan interrupción del sueño REM. Sin embargo, el uso de estos medicamentos en la noche es importante para mantener la movilidad necesaria para cambiar de posición en la cama. Una barra de la cama o una barra superior (conocida como trapecio) puede hacer más fácil que las personas con Parkinson se muevan y, por lo tanto, que duerman mejor.

Iniciamos con nuestra pagina de Facebook, apoyanos