«Bienvenido a Narnia»: Las casas congeladas cerca del lago Erie son un espectáculo espeluznante…

El frío del invierno convirtió recientemente el lago Erie en el «Lago Eerie», ya que las frías temperaturas transformaron un trío de casas junto al lago en Hamburgo, Nueva York, en inquietantes esculturas de hielo. El frío glacial y el viento sellaron las casas dentro de gruesas capas de hielo sólido, coronadas con aún más capas congeladas de «pelo» de carámbano ondulado.

A partir del 27 de febrero y durante 48 horas, los vientos soplaron sobre el lago Erie a velocidades de hasta 60 mph (97 km/h), llevando el agua del lago tierra adentro hasta el vecindario de Hoover Beach, informó AccuWeather.

Allí, las temperaturas heladas solidificaron el agua dondequiera que fuera llevada por el viento, formando una capa de hielo en varias casas – y el hielo siguió acumulándose, según el Weather Channel.

En esta época del año, la cubierta de hielo suele ser abundante en la superficie del lago Erie. Eso suele impedir que la costa se empape de agua fría durante las fuertes tormentas; sin embargo, el extremo oriental del lago Erie está casi sin hielo este año, lo que deja la costa vulnerable a las salpicaduras de las olas azotadas por las tormentas, informó el Canal del Tiempo.

Se estima que el hielo que cubre las casas tiene alrededor de 1 metro de espesor y es tan sólido que incluso bloquea la luz del día que entra por las ventanas, dijo Ed Mis, residente de Hoover Beach, a CNN.

«Está oscuro en el interior de mi casa», dijo Mis. «Parece falso, parece irreal». El vecindario había experimentado algunas capas de hielo como esta antes, pero este evento fue el más extremo en casi una década, dijo Mis a CNN.

«Bienvenidos a Narnia», escribió John Kucko, un presentador de televisión de Rochester, Nueva York. El 29 de febrero, Kucko twiteó una foto que mostraba las casas congeladas.

Kucko luego tweeteó otra foto revelando por qué las tres casas se congelaron mientras que sus vecinos más cercanos no lo hicieron. Las casas congeladas carecían de una zona de amortiguación de rocas en la playa frente a ellas; los grandes montones de roca rompieron el impulso de las olas y redujeron la cantidad de agua que salpicaba de los vientos fuertes a esas otras casas, dijo Kucko.

Comparte en:
Ariadna Moreno

Ariadna Moreno Marín ha sido escritora y blogger de de numerosas revistas online desde 2008. Comenzó cubriendo la ciencia ambiental, desde ranas deformadas hasta el derretimiento de las plataformas de hielo de la Antártida.