¿Se extinguirá finalmente la raza humana?

Dado el gran número de posibles formas en que podríamos ser eliminados, ¿qué tan resistentes somos como especie?

Nick Longrich, profesor titular de biología evolutiva y paleontología en la Universidad de Bath, Inglaterra, profundiza en el posible destino de nuestra especie y nuestra resistencia a la extinción.

¿Se extinguirá nuestra especie? La respuesta corta es sí. El registro fósil muestra que todo se extingue, eventualmente. Casi todas las especies que alguna vez vivieron, más del 99,9%, se extinguieron.

Algunas dejaron descendientes. La mayoría, plesiosaurios, trilobites, brontosaurios, no lo hicieron. Eso también es cierto para otras especies humanas. Neandertales, Denisovanos, Homo erectus, todos desaparecieron, dejando sólo al Homo sapiens. Los humanos están inevitablemente encaminados a la extinción. La pregunta no es si nos extinguimos, sino cuándo.

Los titulares a menudo sugieren que esta extinción es inminente. La amenaza de los asteroides que pastan en la Tierra es una de las favoritas de los medios de comunicación. Marte es regularmente discutido como un agujero de perno. Y está la continua amenaza de la emergencia climática.

Los humanos tienen vulnerabilidades. Los animales grandes y de sangre caliente como nosotros no manejan bien las alteraciones ecológicas. Las pequeñas tortugas y serpientes de sangre fría pueden durar meses sin comida, por lo que sobrevivieron. Los animales grandes con metabolismos rápidos – tiranosaurios, o humanos – requieren mucha comida, constantemente. Eso los deja vulnerables a incluso breves interrupciones de la cadena alimentaria causadas por catástrofes como los volcanes, el calentamiento global, las edades de hielo o el impacto del invierno tras la colisión de un asteroide.

También somos longevos, con largos tiempos de generación y pocas crías. La reproducción lenta dificulta la recuperación de las colisiones de la población, y frena la selección natural, dificultando la adaptación a los rápidos cambios ambientales. Eso condenó a los mamuts, los perezosos terrestres y a otra megafauna. Los grandes mamíferos se reprodujeron demasiado lentamente para soportar, o adaptarse, a la sobrecaza humana.

Así que somos vulnerables, pero hay razones para pensar que los humanos son resistentes a la extinción, tal vez de manera única. Somos una especie profundamente extraña, extendida, abundante, supremamente adaptable, lo que sugiere que nos quedaremos por un tiempo.

En todas partes y en abundancia

Primero, estamos en todas partes. A los organismos geográficamente extendidos les va mejor durante las catástrofes como el impacto de un asteroide, y entre los eventos de extinción masiva. Una gran extensión geográfica significa que una especie no pone todos sus huevos en una sola cesta. Si un hábitat es destruido, puede sobrevivir en otro.

Los osos polares y los pandas, con pequeñas áreas de distribución, están en peligro de extinción. Los osos pardos y los zorros rojos, con grandes áreas de distribución, no lo están. Los humanos tienen la mayor extensión geográfica de cualquier mamífero, habitando todos los continentes, islas oceánicas remotas, en hábitats tan diversos como los desiertos, la tundra y la selva tropical.

Y no estamos en todas partes, somos abundantes. Con 7.800 millones de personas, estamos entre los animales más comunes de la Tierra. La biomasa humana excede la de todos los mamíferos salvajes. Incluso asumiendo que una pandemia o una guerra nuclear pudiera eliminar el 99% de la población, millones de personas sobrevivirían para reconstruirse.

También somos generalistas. Las especies que sobrevivieron al asteroide asesino de dinosaurios raramente dependían de una sola fuente de alimento. Eran mamíferos omnívoros, o depredadores como caimanes y tortugas mordedoras que comen cualquier cosa. Los humanos comen miles de especies animales y vegetales. Dependiendo de lo que esté disponible, somos herbívoros, piscívoros, carnívoros, omnívoros.

Pero lo más importante es que nos adaptamos como ninguna otra especie, a través de comportamientos aprendidos – la cultura – no el ADN. Somos animales, somos mamíferos, pero somos unos mamíferos muy raros y especiales. Somos diferentes.

Más en Nanova ||  Usando una nueva herramienta, astrónomos detectan la imagen real de la luz del planeta Beta Pictoris c

En lugar de tardar generaciones en cambiar nuestros genes, los humanos usamos la inteligencia, la cultura y las herramientas para adaptar nuestro comportamiento en años o incluso minutos. Las ballenas tardaron millones de años en evolucionar las aletas, los dientes puntiagudos, el sonar. En milenios, los humanos inventaron los anzuelos, los botes y los buscadores de peces. La evolución cultural supera incluso la evolución viral. Los genes virales evolucionan en días. Toma un segundo pedirle a alguien que se lave las manos.

La evolución cultural no sólo es más rápida que la genética, sino que es diferente. En los seres humanos, la selección natural creó un animal capaz de diseño inteligente, uno que no se adapta ciegamente al medio ambiente, sino que conscientemente lo remodela a sus necesidades. Los caballos evolucionaron moliendo muelas y tripas complejas para comer plantas. La gente domesticó las plantas, y luego taló los bosques para los cultivos. Los guepardos evolucionaron rápidamente para perseguir a sus presas. Criamos vacas y ovejas que no corren.

Somos tan singularmente adaptables, que incluso podríamos sobrevivir a una extinción masiva. Dada una década de advertencia antes del impacto de un asteroide, los humanos probablemente podrían almacenar suficiente comida para sobrevivir años de frío y oscuridad, salvando a gran parte o la mayoría de la población. Las perturbaciones a largo plazo, como las edades de hielo, podrían causar conflictos generalizados y colapsos de la población, pero las civilizaciones probablemente podrían sobrevivir.

Pero esta adaptabilidad a veces nos convierte en nuestros peores enemigos, demasiado listos para nuestro propio bien. Cambiar el mundo a veces significa cambiarlo para peor, creando nuevos peligros: armas nucleares, contaminación, superpoblación, cambio climático, pandemias. Así que hemos mitigado estos riesgos con tratados nucleares, controles de contaminación, planificación familiar, energía solar barata, vacunas. Hemos escapado de todas las trampas que nos pusimos.

Hasta ahora.

Mundo interconectado

Nuestra civilización global también inventó formas de apoyarse mutuamente. La gente en una parte del mundo puede proporcionar alimentos, dinero, educación y vacunas a las personas vulnerables en otros lugares. Pero la interconexión y la interdependencia también crean vulnerabilidades.

El comercio internacional, los viajes y las comunicaciones conectan a las personas de todo el mundo. Así, las apuestas financieras en Wall Street destruyen las economías europeas, la violencia en un país inspira un extremismo asesino al otro lado del mundo, un virus procedente de una cueva en China se propaga para amenazar la vida y los medios de subsistencia de miles de millones de personas.

Esto sugiere un optimismo limitado. El Homo sapiens ya ha sobrevivido más de 250.000 años de eras de hielo, erupciones, pandemias y guerras mundiales. Podríamos fácilmente sobrevivir otros 250.000 años o más.

En los escenarios pesimistas podrían producirse desastres naturales o provocados por el hombre que llevarían a una ruptura generalizada del orden social, incluso de la civilización, y a la pérdida de la mayor parte de la población humana: un mundo sombrío y post-apocalíptico. Aún así, los humanos probablemente sobrevivirían, recogiendo los restos de la sociedad, al estilo de Mad Max, quizás volviendo a la agricultura de subsistencia, incluso convirtiéndose en cazadores-recolectores.

La supervivencia pone un listón muy bajo. La cuestión no es tanto si los humanos sobreviven los próximos trescientos o trescientos mil años, sino si podemos hacer algo más que sobrevivir.

Nick Longrich, profesor titular de Biología Evolutiva y Paleontología, Universidad de Bath

Este artículo es republicado de The Conversation, bajo una licencia de Creative Commons.

Comparte en: