El Efecto Mandela se produce cuando una gran masa de personas cree que ocurrió un evento cuando en realidad no fue así. Exploraremos ejemplos y posibles explicaciones.

Orígenes

El término «Efecto Mandela» fue acuñado por primera vez en 2009 por Fiona Broome, después de descubrir que ella, junto con muchas otras personas, creía que Nelson Mandela había muerto en la década de 1980 (cuando en realidad murió en 2013).

Fiona Broome estuvo en una conferencia hablando con otras personas sobre cómo recordaba la tragedia de la muerte del expresidente sudafricano Nelson Mandela en una prisión sudafricana en la década de 1980. Sin embargo, Nelson Mandela no murió en la década de 1980 en una prisión, sino que falleció en 2013. A medida que Broome comenzó a hablar con otras personas sobre sus recuerdos, descubrió que no estaba sola. Otros también recordaban haber visto cobertura de noticias sobre su muerte, así como un discurso de su viuda.

A Broome le sorprendió que una gran masa de personas pudiera recordar el mismo evento idéntico con tanto detalle cuando nunca sucedió. Animada por su editorial, comenzó su sitio web para discutir lo que ella llamó el Efecto Mandela y otros incidentes similares.

Ejemplos notables del Efecto Mandela

La historia de Nelson Mandela no es el único ejemplo de este tipo de falsa memoria colectiva. A medida que el concepto del Efecto Mandela creció junto con el sitio web de Broome, comenzaron a surgir otros recuerdos falsos grupales.

  • Enrique VIII comiendo una pierna de pavo: La gente tenía el recuerdo de un cuadro de Enrique VIII comiendo una pierna de pavo, aunque nunca existió tal pintura. Sin embargo, se han creado caricaturas similares.
  • «Luke, yo soy tu padre«: Si viste Star Wars: Episodio V – El Imperio Contraataca, probablemente recordarás a Darth Vader pronunciando la famosa frase «Luke, yo soy tu padre». Te sorprenderá saber que en realidad la frase es «No, yo soy tu padre». La mayoría de las personas recuerdan la primera versión.
  • «Espejito, espejito en la pared«: Si viste Blancanieves y los siete enanitos, probablemente recuerdes la frase «Espejito, espejito en la pared, ¿quién es la más bella del lugar?». Te sorprenderá saber que en realidad la frase comienza con «Espejo mágico en la pared» en lugar de «Espejito, espejito en la pared».
  • Oscar Mayer: Existe controversia sobre la ortografía de la famosa marca de hot dogs Oscar Mayer. Algunas personas aseguran recordar que la marca se escribía «Meyer» en lugar de «Mayer» (la ortografía correcta).
  • Ubicación de Nueva Zelanda: ¿Dónde se encuentra Nueva Zelanda en relación a Australia? Si miras un mapa, verás que está al sureste del país. Sin embargo, hay un grupo de personas que afirman recordar que Nueva Zelanda estaba al noreste en lugar de “sudeste”.
  • Los Ositos Berenstain: La famosa serie de libros infantiles «Los Ositos Berenstain» tampoco se escapa del Efecto Mandela. Muchas personas recuerdan que el nombre era «Berenstein Bears» (con una «e» en lugar de una «a»). Esto es similar al problema de Oscar Mayer y sugiere una razón cognitiva subyacente para el Efecto Mandela en lugar de realidades paralelas, como algunos creen.
  • «Shazaam«: Uno de los ejemplos más conocidos del Efecto Mandela es el recuerdo colectivo de una película llamada «Shazaam» protagonizada por el actor y comediante Sinbad en la década de 1990. En realidad, no existe tal película, aunque hubo una película infantil llamada «Kazaam» y algunas otras coincidencias que podrían ayudar a explicar cómo esta película fue creada (o recordada) en la mente de muchas personas.
  • Pikachu: Muchas personas recuerdan que Pikachu, un personaje de Pokémon, tenía la cola con la punta negra. En realidad, el personaje siempre ha tenido una cola completamente amarilla.
  • Mickey Mouse: Mickey Mouse puede ser el personaje de dibujos animados más famoso del mundo, pero incluso la famosa ratón de Disney a menudo es recordado de manera incorrecta por sus fanáticos. Muchas personas recuerdan que el personaje lleva tirantes cuando en realidad no es así.

Explicaciones para el Efecto Mandela

Entonces, ¿por qué ocurre este efecto? Vamos a explorar algunas posibles explicaciones.

  • Falsos recuerdos: Una explicación más probable para el Efecto Mandela involucra falsos recuerdos. Cuando recordamos algo, nuestros recuerdos no siempre son perfectos y están influenciados por distintos factores. Esto puede llevar a errores y falsos recuerdos. Es común que las personas cometan errores al recordar la información.
  • Confabulación: La confabulación ocurre cuando el cerebro llena los vacíos en los recuerdos para hacerlos más coherentes. No es mentir, sino recordar detalles que nunca sucedieron. La confabulación tiende a aumentar con la edad.
  • Información engañosa posterior al evento: La información que se aprende después de un evento puede cambiar el recuerdo del evento. Incluso la información sutil puede afectar la memoria y explicar por qué el testimonio de los testigos puede ser poco confiable.
  • Priming: El priming se refiere a cuando un estímulo previo influye en la respuesta a un estímulo posterior. Por ejemplo, si alguien menciona el nombre de una película protagonizada por Sinbad, es posible que eso active en la mente de las personas recuerdos o asociaciones que involucren al actor interpretando a un genio en una película, lo cual podría explicar la asociación falsa con la película «Shazaam».
  • Sugerencia colectiva: Cuando las personas comparten y discuten sus recuerdos o percepciones, hay una tendencia a que se influyan mutuamente y que sus recuerdos se moldeen en base a la información compartida. Esto puede llevar a la formación de recuerdos falsos o distorsionados.
  • Efecto de misericordia: El efecto de misericordia se refiere a la tendencia de las personas a percibir información familiar como más verosímil o correcta, incluso si es incorrecta. Esto puede explicar por qué las personas pueden aferrarse a recuerdos incorrectos y rechazar evidencias en contra.
  • Sesgo de confirmación: El sesgo de confirmación es la tendencia a buscar, interpretar y recordar la información de una manera que confirme nuestras creencias previas. Esto puede llevar a un rechazo de la evidencia en contra del Efecto Mandela y a la persistencia de las falsas memorias.
  • Impacto de internet: El internet juega un papel importante en la difusión de información y la formación de comunidades en línea. A medida que más personas discuten y comparten sus recuerdos falsos en plataformas digitales, esto puede afectar la memoria colectiva y hacer que los falsos recuerdos parezcan más reales y extendidos.

Aunque el Efecto Mandela sigue siendo objeto de debate, las explicaciones más plausibles apuntan a la fallibilidad de la memoria humana y otros factores cognitivos y sociales. Es importante ser consciente de cómo nuestros recuerdos pueden ser influenciados y distorsionados, y no saltar automáticamente a conclusiones de realidades alternativas o universos paralelos.

No sabemos todo y, a medida que el Efecto Mandela continúa ocurriendo, tal vez más investigaciones puedan arrojar luz sobre sus causas. Sin embargo, hasta ahora, la evidencia sugiere que muchas de estas falsas memorias colectivas pueden ser explicadas por fenómenos psicológicos más simples y comprensibles.