e-cigarrillo – Un gadget innovador que se alza sobre el formato clásico

El cigarrillo analógico o clásico es uno de los diseños más demandados por el público y su utilización se remonta a épocas antiguas, cuando Colón descubrió que los nativos americanos utilizaban la hoja seca de una planta para quemarla y consumirla para respirar su humo. Con el tiempo, la ciencia dio nombre a la planta…

El cigarrillo analógico o clásico es uno de los diseños más demandados por el público y su utilización se remonta a épocas antiguas, cuando Colón descubrió que los nativos americanos utilizaban la hoja seca de una planta para quemarla y consumirla para respirar su humo.

Con el tiempo, la ciencia dio nombre a la planta y hoy se conoce como tabaco, la parte fundamental de los cigarrillos; no obstante, las nuevas innovaciones han dado paso a alteraciones que cautivan la consideración de la cultura actual, y el cigarrillo electrónico es una de ellas, profundiza en ello haciendo click en esta página.

Se trata de un gadget que prescinde de la combustión y que utiliza una sustancia que al calentarse, produce vapor en lugar de humo. Este sistema lo ha llevado a situarse de lleno como posiblemente las creaciones más discutibles de los últimos tiempos.

Cualidades del e-cig

A pesar de que los e-cigarrillos han tenido un impacto abrumador, sus ventajas aún siguen siendo examinadas y discutidas. Además, no hay que rechazar que un número cada vez mayor de clientes están apostando por este sistema a causa de los beneficios claros que se pueden ver inicialmente.

Lo más importante es que fumar con el cigarrillo clásico produce la combustión del tabaco, así como liberación de otras sustancias venenosas como la nicotina y el alquitrán. Mientras que con los e-cigs, el vapor se respira desde el e-líquido y ofrece un amplio surtido de sabores asombrosos equipados para satisfacer los encuentros sensoriales de los usuarios más exigentes.

Contrastes evidentes entre los cigarrillos analógicos y los e-cigs

Muchos califican el ascenso de los cigarrillos electrónicos a la época innovadora, e inequívocamente hay una distinción de ambos formatos; no obstante, los contrastes entre los dos sistemas se fijan en los componentes que los conforman.

En primer lugar, posiblemente la diferencia más clara es que en el cigarrillo convencional la ignición del tabaco se produce a una temperatura de unos 800 grados; mientras que en el e-cig, la temperatura llega a unos 350 grados y apenas es suficiente para convertir el fluido en vapor, en este sentido, no hay interacción de combustión.

Después de la quema que ocurre en el cigarrillo clásico, el usuario respira el humo y con él cada una de las sustancias venenosas que se dejan salir del ciclo; asimismo, el impacto perjudicial aumenta para los fumadores secundarios debido al humo reciclado. Con los e-cigs, de nuevo, no hay peligro de respirar el humo, ya que se libera solo vapor obtenido del líquido, y éste puede ser sin nicotina suponiendo que el cliente así lo desee.

Otra distinción es el enorme número de sabores accesibles o que se pueden crear con un dispositivo e-cig solitario, una situación que está totalmente restringida con el cigarrillo convencional.

Una ventaja más de los cigarrillos electrónicos que hace que gane adeptos, es la forma en que no crea ningún residuo, ya que es notable que las colillas de los cigarrillos convencionales son uno de los principales impulsores de la contaminación y los incendios.

En cuanto a los sabores, hay un abanico nada despreciable, ya que el mercado actual ofrece una amplia gama de líquidos para los cigarrillos electrónicos, desde los más dulces y apetecibles hasta los más sorprendentes, con o sin nicotina.

cigarrillos electrónicos

Por si fuera poco, a nivel social, es evidente para cualquiera que los fumadores activos no son del todo respetados por la sociedad, sobre todo por los perjuicios que ocasiona el humo reciclado a los fumadores pasivos. No obstante, desde la llegada de los cigarrillos electrónicos, ha habido más reconocimiento debido a la escasez de humo y el desagradable olor que retrata este formato.

Parece ser que los cigarrillos electrónicos siguen sumando puntos, ya que ofrecen al cliente la posibilidad de administrar o no nicotina, por lo que son del agrado de aquellos novatos que necesitan incorporarse al patrón de vaping sin caer en las redes de la nicotina y de aquellos fumadores normales que necesitan aventurarse y dejar encaminarse a dejar la adicción al tener la opción de disminuir la utilización de esta sustancia continuamente.

Hoy en día, una de las opciones más favorecedoras para comprar cigarrillos electrónicos es a través de las tiendas online, y Terpy es una de ellas.

Encontrarás un amplio surtido de artículos de valor y que son merecedores de toda tu confianza por ser los líderes del mercado europeo.